¿Cuales opiniones importan? Parten 3: Los Angeles Times

Comunicado del 24 de Julio del 2013 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl
Esta es la tercera parte de nuestra serie de análisis sobre cómo las columnas de opinión de los periódicos más importantes de Estados Unidos brindan cobertura sobre Israel. En nuestros estudios anteriores llegamos a la conclusión de que el New York Times demostró una tendencia clara y consistente anti-Israel en la cantidad y contenido de sus artículos de opinión. También vimos que a pesar de los problemas que hemos documentado en la cobertura sobre Israel en el Washington Post, las columnas de opinión eran mucho más equilibradas cuando se trata de Israel; artículos de opinión y editoriales que reflejen la posición israelí se publicaron con frecuencia.
Pasamos ahora a Los Angeles Times. La última vez que informamos sobre el LA Times, notamos lo siguiente respecto a la cobertura general de Israel:

“Al pintar un cuadro del conflicto en el que Israel se representa negativamente y los palestinos son ignorados, el LA Times, inevitablemente, moldea la opinión pública sobre Israel y el conflicto.”

Esta serie está especialmente enfocada en artículos de opinión. Se trata de personal de la editorial y columnistas de opinión que, por definición, están escritos con una tendencia. Estos son, por naturaleza, subjetivos y aunque – a diferencia de la cobertura de las noticias- no esperamos objetividad en cada pieza, sí esperamos un equilibrio entre los que expresan una postura de apoyo hacia Israel y los que son críticos. Por lo tanto, hubo una amplia gama de opiniones sobre Israel representadas en las páginas de opinión de LA Times en el 2012?
Hemos encontrado que este no era el caso.
De hecho, de los 30 artículos de opinión que hemos analizado, 21 de ellos (70%) expresaron una opinión negativa sobre las políticas israelíes. Tres de ellos eran de apoyo hacia Israel (10%), mientras que seis (20%) podrían ser definidos como neutrales o equilibrados (crítico de ambas partes por igual.)

Editoriales del personal del periódico

El LA Times, sí explica lo que son las editoriales:
“¿Qué es exactamente una editorial? La respuesta es simple: un artículo sin firma que expresa la opinión del periódico sobre un asunto de interés público. Es el único lugar en el periódico que The Times le dice a Ud.  lo que piensa como institución.
Así que, qué piensa LA Times sobre Israel? De las editoriales en nuestro estudio, seis fueron críticas sobre las acciones israelíes, mientras que sólo dos podrían ser consideradas neutrales. La negativa que las editoriales argumentan principalmente es que los retrasos en el proceso de paz fueron, en su mayoría, responsabilidad única de Israel.
En Mitt Romney: complacencia en el escenario mundial, en la editorial dice (énfasis añadido):
“El afán de Romney por complacer a los votantes que percibe son pro-Israel abrumó su sentido común …… Los comentarios de Romney han enfurecido a palestinos porque se olvidó de señalar los efectos devastadores de las restricciones comerciales israelíes en Cisjordania y el bloqueo casi total impuesto a Gaza después de que Hamas tomó el poder.”
¿Por qué es complacencia si la culpa por el estancamiento del proceso de paz se atribuye a la negativa palestina para entrar en negociaciones de paz? Desde que la editorial planteó el tema de las restricciones al comercio y el bloqueo, no deberían haber puesto en contexto cada uno de estos temas? Por el contrario, la editorial está impulsando una opinión crítica de Romney, como también de las políticas israelíes.
En ¿Está muerta la solución de dos Estados?, se nos dice que (énfasis añadido):
“Son días oscuros para el proceso de paz. Las conversaciones están paralizadas. Varios huelguistas de hambre palestinos están deteriorando su salud después de más de dos meses sin comida. Israel legalizó retroactivamente tres controvertidos asentamientos de avanzada en Cisjordania.”

No se menciona nada sobre la incitación palestina, la corrupción y los ataques de cohetes palestinos contra Israel como razones para que la solución de dos estados podría estar muerta. Todos estos ejemplos reflejan mal y de manera unilateral a Israel. Las conversaciones están “paralizadas” porque la Autoridad Palestina se niega a hablar, no a causa de ningún huelguista de hambre.
En La paz en Medio Oriente recibe una paliza, los editores cínicamente preguntan:
“Bueno, perdónennos, pero a qué negociaciones y proceso de paz que se refieren? Para todos los efectos, el proceso ha estado muerto desde hace varios años. Los palestinos se niegan a participar en las conversaciones debido a la continua expansión de asentamientos. Los israelíes no desean comprometerse a una moratoria sobre la construcción de asentamientos …..
Pero a medida que responde (a los continuos ataques con cohetes), Israel debería recordar la brutal guerra que libró en Gaza hace cuatro años que mató a 1.200 palestinos sin lograr desalojar a Hamas o la paralización definitiva de los militantes y de sus cohetes. Israel fue condenado por todo el mundo por ese asalto desproporcionado y poco se benefició. Regresar por ese camino conocido sería catastrófico.”
Como hemos visto en muchos lugares, la cifra de 1.200 “palestinos” es citada sin notar que esto es de acuerdo a fuentes de Hamas y agrupa tanto a terroristas como a civiles. Aún más significativo, aunque la operación israelí no logró silenciar por completo los cohetes, la respuesta israelí expulsó a los líderes de Hamas y limitó los ataques continuos una vez. 
Una vez más los editores han elegido escribir en un estilo que muestra Israel a la luz menos favorable.

Columnas y artículos de opinión

Al explicar cuáles artículos de opinión se seleccionan para publicar, el Los Angeles Times dice:
“Nuestro mandato, tal como lo vemos, es sencillo: ofrecer provocación, comentarios reflexivos que se razonan aún obstinadamente en una amplia variedad de temas. La página en sí no tiene ninguna inclinación ideológica o agenda política, queremos ofrecer la más amplia gama posible de opiniones – de la izquierda, de la derecha y, esperamos, de los autores cuyas políticas son mucho más difíciles de encasillar.
A veces recibimos correos electrónicos quejándose de que las piezas que publicamos son parciales. A lo que contestamos: Por supuesto que lo son! A diferencia de los artículos en nuestras páginas de noticias (donde los reporteros tratan de ser objetivos), nuestros artículos son artículos de opinión, tendencias y puntos de vista son esperables.”
Con el peso del equipo editorial del periódico viene claramente hacia abajo contra Israel, uno esperaría diferentes opiniones en los artículos de opinión que el LA Times elige publicar. Sin embargo, este no fue el caso. La mayoría de los colaboradores externos seleccionados para su publicación comparten el sesgo del LA Times contra Israel. Dentro de veintidós artículos de opinión en nuestro estudio, quince (el 68%) fueron escritos con un sesgo anti-Israel.
El verdadero problema de Obama respecto de Israel – y no es Bibi, por Phyllis Bennis es una diatriba contra Israel. Aparece una lista entera de los abusos israelíes (sin crítica de la Autoridad Palestina) – se resume en:
“El problema no es el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu o su partido Likud, o incluso el actual gobierno de extrema derecha de Israel. La política fundamentalista de Israel hacia los palestinos es el problema, y que la política no ha cambiado, a pesar de la secuencia aparentemente diversa de partidos de izquierda, derecha y centro que han estado en el poder.”
Estrategia fallida de Israel por Daoud Kuttab, plantea la idea irracional de que las medidas de defensa israelíes para proteger a sus ciudadanos deben ser limitadas, ya que sólo “algunos” civiles han sido asesinados por los ataques con cohetes:
“Es cierto que los ataques de misiles de Gaza han matado a algunos civiles israelíes. Sin embargo, las recientes acciones militares de Israel han sido escandalosamente desproporcionadas, dirigidas a zonas densamente pobladas en las que la población civil de Gaza sitiada no tienen lugar para escapar de la potencia de fuego israelí abrumador y exagerado.”
Él deja de mencionar que el Ejército israelí realiza medidas extraordinarias para tratar de evitar víctimas civiles, a pesar de las dificultades que plantea la estrategia palestina de disparar desde zonas civiles densamente pobladas.
“Israelíes cínicamente se refieren a las rondas repetidas de violencia con los árabes como “felicidad”, como en ‘ésto es feliz hoy.’ Antes del cese al fuego, mientras que Hamas disparó 1.000 cohetes contra Israel, esto fue de hecho muy ‘feliz’.”
Es absurdo sugerir que alguien en Israel estuviera “feliz” por tener miles de cohetes disparados contra civiles casi a diario. Sin embargo, Frielich crea una imagen engañosa de Israel como provocador y que prefiere la guerra por sobre la paz.

Conclusión

Está consciente el LA Times que tanto las editoriales como los artículos de opinión se inclinan fuertemente en contra de Israel? La cuestión del equilibrio se aborda en “Explicación sobre Artículos de Opinión” que está vinculada a la página de opinión. Aquí está lo que dice (énfasis añadido):
“Las personas a menudo quieren saber si buscamos el equilibrio en la página. La respuesta, la mejor que puedo dar, es la siguiente: Queremos una página que sea equilibrada políticamente a través del tiempo – que no se incline demasiado hacia la izquierda o la derecha – pero nosotros no vigilamos esto día a día, o contamos demócratas  versus republicanos. Del mismo modo, buscamos la diversidad de pensamiento y la diversidad de los contribuyentes – queremos ideas provocativas de la gente de todas las razas, sexos, religiones, etc. – pero de nuevo, no tratamos de equilibrar el número de mujeres y hombres en cada página.”
Así, mientras que el LA Times afirma que espera mantener el equilibrio en el tiempo, esto no es algo que se ve día a día. Sin embargo, cuando el valor de los artículos de opinión de un año completo se inclina hacia un mismo lado, algo está mal.
Nuestra conclusión luego de analizar un año de artículos y columnas editoriales del Los Angeles Times es que la misma tendencia anti-Israel impregnada en su cobertura de noticias también se ve reflejada en sus artículos de opinión.
Puede escribir al LA Times aquí.
Este es el tercero de nuestros análisis sobre los grandes medios de comunicación.
Lea los previos:

¿Por qué Sólo a Judíos se le aplica el término de “Terroristas” en los Medios?

Comunicado del 10 de abril del 2013
Artículo traducido y editado por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker

Llevamos un tiempo de realizar una larga campaña para que los medios de comunicación internacionales llamen terrorismo exactamente a lo que es, en lugar de utilizar un lenguaje neutral como “militantes”, “extremistas”, “combatientes” o “pistoleros”.

Yaakov “Jack” Teitel, nacido en Estados Unidos y ciudadanizado israelí residente en Cisjordania, fue sentenciado el martes a dos cadenas perpetuas consecutivas en la cárcel por asesinar a un taxista palestino en Jerusalén y un pastor palestino cerca de Jebrón. También fue condenado por otros ataques incluso contra un profesor israelí de izquierda y judíos mesiánicos. También atacó una estación de policía durante una marcha del orgullo gay. Estas son sólo algunas de las actividades terroristas y criminales Teitel. 

Los medios de comunicación israelíes, entre ellos el JPost, Ynet, y el Times of Israel no tuvieron ningún problema en referirse a él como un “terrorista judío”, mostrando una consistencia impresionante en el uso del lenguaje. Reconocieron que Teitel lleno y motivado por el odio ideológico y político se ajusta a la definición de terrorismo. Esto demuestra que el uso de las palabras “terrorismo”, “terrorista” o “terror” no tiene por qué ser un término aplicado sólo a los palestinos que matan judíos por motivaciones religiosas o políticas.

Es que el ejemplo de Teitel es, afortunadamente, muy poco frecuente y, ciertamente, en contraste con la parte palestina.

Así que después de haber evitado referirse a los terroristas palestinos como tales, ¿cómo cubren la historia los medios de comunicación internacionales?

Esto de Sky News:

Traducción: Nacido en Estados Unidos `terrorista judío’ condenado por asesinatos

El Times de Londres también siguió el ejemplo:

Traducción: `Terrorista Judío’ que llevó a cabo un ataque con bomba es encarcelado de por vida.

El LA Times y Reuters se refirieron a Teitel como habiendo sido “bautizado ‘El terrorista judío’ por los medios de comunicación israelíes”, mientras que el New York Times escribió que Teitel era “conocido como “el terrorista judío”.
En español, el medio MonitorBC publica: 

Pero ¿dónde está la coherencia?

Si los medios están dispuestos a reconocer el uso del término por parte de los medios israelíes cuando se aplica a un terrorista judío, ¿por qué entonces, no están todavía preparados para aplicarlo a los terroristas palestinos?

Cuando se trata de la coherencia, es difícil de igualar la larga aversión de la agencia AFP de etiquetar a los terroristas palestinos como algo más que “militantes” o “activistas”. Curiosamente, AFP en su cobertura, se refiere a Teitel como un “activista religioso”. Puede leer la publicación de AFP en español aquí

Mientras que el término “activista” es coherente con el enfoque de la AFP, tenemos que preguntarnos si las agencia de noticias siempre se refieren a terroristas musulmanes religiosamente motivados como “activistas religiosos” o es este término sólo está reservado para los judíos?

Por lo menos la Associated Press ha demostrado consistencia cuando se refirió a Teitel como un “radical” y “extremista”.

Reiterando – la descripción de Yaakov Teitel como un “terrorista” no es la cuestión. Lo que es preocupante, sin embargo, es la aceptación repentina del término por parte de algunos medios de comunicación como una referencia legítima a un judío de Israel y cómo evitan usarlo cuando se hace referencia a los palestinos u otros árabes implicados en el asesinato de judíos. ¿No es momento ya para que exista un poco de coherencia en el uso de la palabra que comienza con “T”?

¿Cuáles opiniones importan? Parte 2: El Washington Post

Comunicado del 4 de Abril del 2013
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl 
En la segunda parte de nuestro análisis del trato hacia Israel en los artículos de opinión de los principales medios de comunicación, echamos un vistazo al diario The Washington Post, uno de los periódicos más influyentes del mundo.
En comparación con el New York Times, nos encontramos con un enfoque mucho más equilibrado hacia Israel, incluyendo un número de editoriales, columnas y artículos de opinión que expresaron su simpatía por la posición de Israel o criticaron a Autoridad Palestina y a Mahmoud Abbas.
Menos es más
Mientras que el New York Times tenía 75 editoriales, columnas y artículos de opinión concernientes a Israel durante el 2012, el Washington Post sólo publicó alrededor de un tercio. Este número menor de artículos de opinión resulta mucho más representativo de diversos puntos de vista del conflicto que los que aparecieron en el Times. Diversos artículos de opinión, a diferencia de los del  New York Times,  expresan  apoyo o por lo menos la comprensión de la posición israelí. Varios de ellos eran incluso crítico sobre Mahmoud Abbas y la Autoridad Palestina.
Editoriales – ¿Qué piensa del Post?
Todos los editoriales del Washington Post publican la importante renuncia de responsabilidad:
Los Editoriales representan las opiniones del The Washington Post como institución, tal como se determina a través del debate entre los miembros del consejo editorial. Los periodistas y los editores no contribuyen a los debates del comité editorial, y los miembros del consejo editorial no tienen ninguna función en la cobertura de noticias.
Esta declaración le deja en claro al lector que hay una distinción entre las opiniones y lo que se supone que es información factual. También da licencia completa a los editores para escribir lo que realmente piensan. La clara separación podría explicar por qué, en general, las páginas editoriales parecen mucho más objetivas que la cobertura de noticias
Lo que surge es una visión muy pragmática de la situación, que no apunta a que toda la culpa por la falta de un proceso de paz se sitúa en Benjamín Netanyahu. De los doce editoriales centradas en Israel durante el año, siete analizan el proceso de paz. Y de esos siete, cinco fueron críticos contra la Autoridad Palestina, Hamas, o el enfoque desproporcionado en los asentamientos. Una culpó a ambos lados y sólo uno era abiertamente crítico de Israel.
Ejemplos de los editoriales que expresaron comprensión por las posiciones de Israel:
  • ¿Qué van a hacer los palestinos después de la votación en la ONU?: Aunque promocionado por el gobierno de Obama como un pacificador, el líder palestino no parece dispuesto a comprometerse a las concesiones que se necesitarían para un acuerdo con cualquier gobierno israelí.
  • ¿Un ‘reset’ en las relaciones Estados Unidos-Israel?: Obama trató de distanciarse públicamente de Israel al comienzo de su mandato, y se equivocó al centrar su esfuerzo para negociaciones palestino-israelíes como una cuestión secundaria – construcción de asentamientos israelíes en la Ribera Occidental y en Jerusalén.
  • La táctica de Mahmoud Abbas ante la ONU: Durante este tiempo el Sr. Abbas ha rechazado en su mayoría las negociaciones con Israel, alegando como pretexto la continuación de la construcción de los asentamientos israelíes en la Ribera Occidental. Israel ha ofrecido a la Autoridad Palestina una serie de concesiones a cambio de reanudar el proceso de paz, incluida la liberación de prisioneros y una concesión de gas natural potencialmente lucrativo. Pero Abbas no está de acuerdo.
Mientras que el Consejo de Redacción también fue crítico de Israel y del gobierno de Netanyahu, estas críticas se expresaron dentro de un contexto más amplio. Esto está en marcado contraste con el New York Times que en repetidas ocasiones ha dado a entender que si Israel haría más concesiones, un acuerdo de paz podría estar a la mano.
Columnas y artículos de opinión: En referencia al bebé muerto
También hubo veintiséis columnas y artículos de opinión que trataron sobre Israel durante los últimos trece meses. Estas opiniones variaron en todo el espectro. Algunos criticaron a Israel. Sin embargo, otros siguieron la línea editorial y profundizaron en la Autoridad Palestina. Uno en particular nos llamó la atención, porque se refiere a la labor de los defensores de la justa cobertura de los medios sobre Israel.
Este tipo de guerra aplasta el carácter de la gente decente, por lo que los palestinos se puedan alegrar cuando se enteran de cohetes dirigidos a las familias en Tel Aviv, o los partidarios de Israel pueden denunciar a periódicos por publicar una fotografía de un periodista palestino llorando acunando a su hijo muerto, o enviar mensajes de correo electrónico encabezados por “En referencia al bebé muerto.” – [haciendo clara referencia a un artículo que explicaba que el bebé no había sido muerto por el ejército de Israel, sino por Hamas]  
Pero esta es una comparación falsa y engañosa. Cuando HonestReporting y otros escriben sobre los números de bajas de palestinos no es en absoluto para tratar de disminuir o menospreciar el sufrimiento. Mejor dicho, cuando las fotos son escenificadas para hacer que Israel parezca culpable de atrocidades horribles, procuramos exponer la tendencia de los periodistas más que dispuestos a reportar las acusaciones infundadas en contra de Israel.
Al buscar en Google la frase que Ignatius usa, usted encontrará una entrada del blog de Atlas Shrugs que evidencia los detalles de la puesta en escena de fotos de niños muertos por parte de Hamas. Estas imágenes se utilizan para acusar a Israel, cuando en realidad los niños fueron asesinados por Hamas. Sin embargo, Ignatius quiere que en lugar de utilizar estas decepcionantes fotos como evidencia para desestimar la simpatía de quienes apoyan a Israel.
Comparar a aquellos que señalan falsedades en los medios de comunicación con los que alientan los ataques con misiles sobre Tel Aviv es absurdo. Una cosa es tener una opinión crítica de Israel. Es algo completamente distinto a escribir falsedades disfrazadas de meras opiniones.
Por otro lado, el Post tiene columnistas como Richard Cohen (que no debe confundirse con Roger Cohen del New York Times). Cohen ciertamente no siempre apoya las políticas israelíes. Pero él entiende la distinción entre Israel y sus enemigos, y es  más crítico que los que comparan a los dos. Aquí está un ejemplo:
Lo que varios escritores editoriales y otros parecen no entender es que el acuerdo de paz que acusan a Israel de boicotear es, de hecho, impedido por el uso de la violencia por parte de Hamas. ¿Quién quiere hacer la paz con extremistas? ¿Quién quiere renunciar a territorio por promesas ofrecidas por fanáticos que leen a Hitler como inspiración? Israel ya se retiró de Gaza una vez. Invernaderos que fueron reformados por los filántropos judíos en Estados Unidos quedaron abandonados. Los invernaderos fueron destrozados y con ellos lo que ahora parece optimismo ingenuo. Pronto, Hamas tomó el control y los cohetes comentaron a golpear contra Israel.
Un artículo de opinión en el Washington Post que también lleva a la tarea de los medios de comunicación por su equivalencia moral fue escrito por el embajador israelí para los Estados Unidos, Michael Oren.
Pero Hamas también tiene una estrategia mediática. Su propósito es retratar los esfuerzos sin precedentes de Israel para minimizar las bajas civiles en Gaza como los disparos indiscriminados contra las mujeres y los niños, para convertir las acciones de autodefensa a las que Israel tiene derecho en crímenes de guerra. Sus objetivos son para aislar a Israel a nivel internacional, para atar las manos y no devolver el golpe a aquellos que tratan de matar a nuestros ciudadanos y para deslegitimar al Estado judío. Hamas sabe que no puede destruirnos militarmente, pero cree que podría hacerlo a través de los medios de comunicación.
Y en una refutación directa a la afirmación de Ignatius:
Los medios naturalmente gravitan hacia historias dramáticas y altamente visuales. Informes de 5,5? millones de israelíes se reunieron todas las noches en refugios antibombas apenas compiten con el padre palestino entrevistado después de perder a su hijo. Ambos son, por supuesto, de interés periodístico, pero el primero narra una historia más completa, mientras que el segundo despierta emociones.
En general, de los dieciocho artículos de opinión y columnas que podrían identificarse ya sea como críticos o de apoyo a las acciones y políticas de Israel, hubo nueve en cada lado. Una buena parte de estos artículos de opinión trataron sobre si un ataque militar contra Irán sería eficaz o no. Es apropiado que en un asunto tan polémico, un amplio espectro de voces fueran publicadas. (A diferencia de un solo artículo de opinión argumentando a favor de un ataque militar del NY Times.)
Conclusión
Nuestra conclusión de relevamiento de todo un año de artículos de opinión del Washington Post es que al periódico se le debe reconocer que: 
a) Es evidente que separa la opinión de la cobertura de noticias; y
b) La presentación de una serie de opiniones y un gran número de artículos de opinión que proporcionan una visión equilibrada de las políticas israelíes.
El problema real es por qué la cobertura noticiosa del Post no refleja el mismo compromiso de proporcionar el contexto y el equilibrio como las páginas de opinión. Creemos que las mismas normas reflejadas en las páginas de opinión se deben aplicar a todos los informes.
Este es el segundo segmento en nuestra serie de análisis de las páginas de opinión de los medios de comunicación más importantes. El primer segmento, “¿Cuáles opiniones importan: una mirada al New York Times”  concluyó que el número abrumador de editoriales, columnas y artículos de opinión en el New York Times representan perspectivas anti Israel o en contra de políticas israelíes.
Manténgase atento. El siguiente segmento examinará Los Angeles Times.

¿Cuáles opiniones importan? Una mirada al New York Times

Comunicado del 20 de Febrero del 2013 
Artículo traducido por ReporteHonesto, de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl.
¿El New York Times incluirá todas las opiniones que se consideren aptas para su publicación?
¿Está grandes medios de comunicación dando una indebida preferencia a las opiniones anti-Israel? ¿Existe alguna obligación de publicar piezas que representen los dos lados de los temas controversiales?
Típicamente nos enfocamos en cómo Israel es tratado en las secciones de noticias de los principales medios de comunicación, pero las páginas de opinión también influyen en gran medida sobre la percepción de Israel.
Este es el primero de una serie de informes que examinarán cuáles de las opiniones serán dignas de publicación para varias organizaciones de noticias. Comenzamos con el New York Times, donde encontramos que la inmensa mayoría de los editoriales, columnas y artículos de opinión representan perspectivas que se oponen a Israel o a las políticas israelíes. Cualquier lector expuesto a estos puntos de vista, casi exclusivamente, en el transcurso de doce meses, constituirá sin duda una perspectiva sesgada con una tendencia en contra de Israel.
El Rol de las Opiniones en el Periodismo
Publicación de opiniones – ya sea la propia o de expertos externos – permite a los medios de comunicación exponer al público a las diferentes formas de ver y entender los acontecimientos actuales. Mientras que es claro para el lector que se trata más de una opinión que de un hecho, los editoriales, columnas y artículos de opinión tienen un papel importante que cumplir en la publicación de las noticias.
Con esto en mente, hemos revisado todo un año de artículos de opinión del New York Times. Se analizaron casi 100 editoriales, columnas y artículos de opinión. Cualquier artículo de opinión que hablara sobre Israel o el proceso diplomático, fue estudiado. Si bien se puede argumentar si existe algún nivel de impacto en un solo artículo crítico en contra de Israel, no hay duda de que un año de material de una variedad de fuentes diferentes tendrá un impacto real.
Nuestra conclusión? The New York Times publica muchas más opiniones en contra de Israel que las que apoyan a Israel o son críticas hacia la Autoridad Palestina.
Editoriales
Editoriales, escritas por el propio editor de una organización de noticias, revelan las opiniones de las mismas personas responsables de la supervisión de la cobertura de noticias. En el 2012, el New York Times publicó 20 editoriales que tratan directamente sobre Israel o sobre política israelí. Todas menos 6 de estas (80%) eran críticas. La gran mayoría fueron atacando la posición de Israel sobre los asentamientos o ridiculizando cualquier sugerencia de la acción militar israelí contra Irán.
Algunas de estas editoriales:
  • Error estratégico del Sr. Netanyahu: Israel comete un error al retener los ingresos fiscales de la Autoridad Palestina, y avanzar en nuevos asentamientos en lugar de tratar de revivir las conversaciones de paz.
  • Mal momento para nuevos asentamientos: Las afirmaciones de que las conclusiones de la Comisión Levy sobre la legalidad de los asentamientos atentan contra la posibilidad de un acuerdo de paz.
  • La democracia Israel bajo ataque: Marca el punto de que la salida del Partido Kadima de la coalición de gobierno pone en peligro la democracia de Israel.
Si bien estas opiniones pueden tener un lugar apropiado en las páginas editoriales del Times, ellas apenas reflejan todo el espectro de perspectivas. ¿No debería haber también editoriales que se ocupen de la falta de voluntad palestina para continuar con las negociaciones? ¿No debería el New York Times señalar que el mandato de Mahmoud Abbas expiró hace años, y no hay evidencia de un compromiso hacia los valores democráticos dentro de la Autoridad Palestina? El Times no parece dispuesto a exponer a sus lectores a estos puntos de vista.
Columnas y Artículos de Opinión
De acuerdo con las editoriales publicadas en el New York Times, los editores creen que la política de Israel sobre los asentamientos es la responsable de la falta de avances en el proceso de paz. También creen que un ataque militar contra Irán sería contraproducente. La sección de artículos de opinión, que son opiniones escritas por otros, no ofrece puntos de vista discrepantes sobre estos temas. De las 63 columnas y artículos de opinión que el Times publicó, unos 43 eran directamente crítico hacia Israel, ya sea en general, en lo que respecta a los asentamientos, o con respecto a Irán.
Apuntalando la perspectiva de los editores del Times de que los asentamientos son el principal obstáculo para la paz, fueron los “expertos externos” los que en sus artículos de opinión repetían los argumentos de las editoriales. Por ejemplo, en la “Fallida política palestina de Estados Unidos”, Yousef Munayyer dice:
La paciencia de los palestinos adelgazó mientras el número de colonos israelíes se triplicaron entre el comienzo del “proceso de paz” en 1991 y hoy. Los palestinos aprendieron que el mensaje que inicialmente tuvieron sobre un proceso de paz que conlleva a la condición de Estado fue hecho ya sea de mala fe o una mentira.
El autor se identifica como el Director Ejecutivo del Fondo de Jerusalém. Los lectores no pueden saber que la misión de esta organización de defensa es la de “darle voz a la perspectiva palestina”. Munayyer es un autor prolífico, con una historia bien documentada de prejuicios anti-israelíes.
Un ejemplo de un artículo de opinión que también es compatible con la perspectiva de las editores de que un ataque militar contra las instalaciones nucleares iraníes sería un terrible error es “Previniendo un Irán Nuclear, Pacíficamente”. Escrito por los académicos Shibley Telhami y Steven Kull, el artículo sostiene que:
Atacar Irán podría retroceder su programa nuclear unos años, pero lo más probable es que alentaría a Irán a buscar agresivamente – y probablemente desarrollar – armas nucleares.
Por supuesto, este punto de vista no sería una sorpresa para los lectores de The New York Times, ya que es una de las opiniones más repetidas que aparecen regularmente en las páginas de opinión.
Y no es como si hubieran columnistas regulares trabajando en el Times que aclaren la perspectiva de Israel a los lectores. Richard Cohen y Tom Friedman, los columnistas que escriben con más frecuencia acerca de Israel, son claramente críticos del gobierno de Netanyahu y sus políticas. Esto se expone a través de la combinación de 22 columnas los dos escribieron en el 2012.
El Times no previene completamente opiniones discrepantes en las páginas de opinión. Dos artículos mostraron apoyo de la política israelí. Uno defendía la legalidad de los asentamientos, mientras que el segundo exponía su desacuerdo con aquellos que han dicho que un ataque militar contra Irán no sería eficaz. Sin embargo, estos dos artículos difícilmente constituyen  un “equilibrio”.
En general, el 68 por ciento de los artículos de opinión en el New York Times en el 2012 fueron críticos hacia Israel, mientras que poco más del 2 por ciento fueron de apoyo.
Puntos de estilo
No son sólo las cifras brutas las que pintan un cuadro anti-Israel. Puesto que se trata, por definición, de artículos subjetivos, el lenguaje es por lo general mucho más exagerado. Un artículo de opinión (Siete años de escasez de establecimiento de la paz) dice:
.. los años desde 2005 al 2012 han sido decididamente siete magros para establecer la paz y la retirada y siete glotonamente grasas para afianzar la ocupación israelí y los asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este.
Un editorial (Israel e Irán) en contra de las opciones militares contra Irán dice:
Los líderes israelíes vuelven a hablar de una posible acción militar contra Irán. Esto es, en el mejor de los casos, perjudicial y, en el peor de los casos, irresponsable, especialmente cuando la diplomacia tiene tiempo para correr.
Un artículo de opinión (La solución de dos estados en la línea) a favor de los palestinos, (exitosamente) propone que se eleve el estatus a un estado sin derecho a voto en las Naciones Unidas, advirte que:
Si esta resolución falla, probablemente marcará la muerte de la solución de dos estados y nos acerca más al resultado del surgimiento de un solo Estado, con consecuencias inciertas y potencialmente catastróficos para los israelíes y los palestinos.
Si los lectores están siendo inundados con artículos que combinan conclusiones y estilo en una orientación muy crítica anti-Israel, no hay duda de que terminaremos con una visión retorcida del conflicto.
Por ejemplo, al pensar en los pros y los contras de un ataque militar israelí contra Irán, los lectores del Times han estado expuestos a una gran variedad de voces disidentes, mientras que sólo una pieza única en todo el año propuso un caso sólido a favor del ataque. Asimismo en el tema de los asentamientos, es poco probable que un lector sabría que en realidad hay opiniones encontradas acerca de la legalidad de los asentamientos. 
Después de un goteo continuo de artículos que reflejan negativamente al gobierno de Israel, el Times estaría informando al pública las obvias diferencias entre la democracia israelí y el gobierno autocrático de la Autoridad Palestina?
Nosotros no pedimos que New York Times se abstenga de publicar artículos críticos hacia Israel. Pero sí exigimos que reconozcan su obligación periodística y provean a los lectores legítimos puntos de vista de ambas partes de las historia, incluyendo aquellas que apoyan las políticas israelíes.
Póngase en contacto con el Times y pregunte dónde están los editoriales, columnas y artículos de opinión que expresan la perspectiva de Israel. Puede escribir haciendo clic aquí.  
Prontamente estaremos publicando la segunda parte de esta serie, que analiza lo publicado en el Washington Post.

El Trauma de los niños Israelíes es ignorado por el Washington Post

Comunicado del 7 de Enero 2013
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker
El Washington Post publicó un artículo examinando el trauma sufrido por los niños de Gaza como consecuencia del conflicto. La escena se fija con una introducción vívida y emotiva:
Fátima todavía sueña con Ahmed. A veces están jugando con los juguetes como solían hacer. Sin embargo, en otros sueños, ella está mirando sobre el borde de la terraza el cuerpo destrozado y ensangrentado de su hermano, su cerebro rosado derrama de su cráneo, su padre gritaba a través de sus lágrimas.
Ahmed tenía 7 años cuando fue asesinado por un ataque aéreo israelí durante la invasión de Israel a Gaza en el 2008. Fátima tenía 8 en el momento -, pero era “bastante grande como para recordar”, dijo su padre, Mohamed Osama Qurtan.
Y aquí radica el problema fundamental de la historia – la descripción de una “invasión” israelí  pinta un cuadro donde los niños de Gaza sufren a causa de la maldad de Israel. En efecto, más adelante en el artículo leemos:
Gaza fue atacada, según ellos, por la misma razón que Israel atacó en el 2008 – para matar palestinos y confiscar más tierras palestinas. (Israel dice que sus aviones de guerra llevan a cabo ataques de precisión sobre objetivos terroristas identificadas con cuidado.)
Una breve frase entre paréntesis es lo único que le brinda a Israel algún tipo de narrativa según el Washington Post. Este artículo no puede ser más subjetivo. En ninguna parte se hace referencia alguna a los miles de cohetes disparados contra objetivos israelíes desde Gaza. Mientras que la escritora se refiere a que Gaza tuvo que experimentar dos guerras en cuatro años, ¿qué hay de Sderot y las zonas circundantes del sur de Israel que han experimentado apenas un día de silencio durante la última década? Niños israelíes han sido criados experimentando alertas casi a diario que les dan unos 15 segundos para cubrirse o correr al refugio más cercano.
Mientras que el trauma de los niños sirios ha aparecido en el Washington Post, parece que los niños israelíes simplemente no sufren. Se deberá esto a que han muerto un número menor de niños israelíes que de niños palestinos? Esto reduciría la historia a una basada puramente en el conteo de cuerpos desiguales e ignoraría el panorama más amplio.
Nadie discute que los niños de Gaza han sufrido como resultado de un conflicto. Pero el recurso a la instintiva y recurrente “culpa de Israel” ignora por completo la realidad. Una realidad donde los niños palestinos están expuestos a un peligro como resultado directo de los terroristas que operan desde dentro de zonas civiles, convirtiendo a los niños en escudos humanos. Una realidad en la que Israel hace esfuerzos supremos para evitar causar daños a los civiles palestinos, mientras que los terroristas palestinos hacen todo lo posible para matar y mutilar indiscriminadamente a israelíes inocentes.
En efecto, como lo hace gran parte de los principales medios de comunicación, el Washington Post exhibe la tendencia a absolver a los palestinos de cualquier responsabilidad de su situación. En este encuadre de la historia, los palestinos sólo pueden ser víctimas y nunca son capaces de afectar a sus propias circunstancias.
Pero no podría Ud. saber esto por el  The Washington Post para el que Israel es responsable del trauma de los niños palestinos, mientras que el trauma de los niños israelíes ni siquiera es registrado.
Puede enviar sus considerados comentarios al Washington Post – letters@washpost.com.
Para encontrar las directrices para escribirle al Washington Post pulse aquí.
Por favor, considere hacer clic +1, Tweetear, y compartir este artículo.
Este artículo sólo es eficaz si se llega a un gran número de lectores, especialmente a través del motor de búsqueda de Google. 

Tiempo para poner fin a la incitación contra Israel

Comunicado del 21 de Marzo del 2012
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Alex Margolin
Es muy posible que Muhammed Merah, el tirador Toulouse, nunca haya visto la foto publicada por el empleado de la ONU y activista palestino Khulood Badawi en Twitter. Es posible que nunca haya oído hablar de Twitter en absoluto, o cualquiera de las instancias previas de imágenes falsas en contra de Israel que se extendieron como reguero de pólvora a través de Internet.
No sabemos exactamente lo que desencadenó su violencia inexplicable.
Pero sí sabemos que tres niños judíos, y un rabino fueron brutalmente asesinados para vengar la muerte de niños palestinos.
Y sabemos que el ataque en Francia tuvo lugar una semana después de que activistas pro-palestinos fueron capturados difundiendo imágenes falsas, incluyendo una foto particularmente sugerente de una niña sangrando en los brazos de su padre. La niña, resultó que murió en un accidente, no por Israel.
No hay ninguna razón para unir los dos eventos directamente. Pero he aquí que sabemos otra cosa: la desinformación lleva a la incitación y la incitación conduce a la violencia.
Hemos visto cómo la incitación directa puede extenderse a la desgarradora violencia contra los niños judíos. Casi exactamente hace un año, los terroristas palestinos mataron a cinco miembros de la familia Fogel en su propia casa. El más pequeño tenía dos meses de edad.
En ese momento, el primer ministro Benjamin Netanyahu culpó a la glorificación de los terroristas palestinos por crear un ambiente que podría conducir al asesinato. “Una sociedad que permite la incitación salvaje, termina provocando la muerte de los niños”, dijo.
En un comunicado, Joe Hyams, Director Ejecutivo de HonestReporting, dijo:
En la guerra mediática en contra de Israel, vemos más y más desinformación que amenaza con cruzar la línea hacia la incitación. El discurso se infiltra en las acusaciones hiperbólicas de todo tipo de delitos, incluído el genocidio. Cada aumento de la violencia constituye otro capítulo de la serie de grandes mentiras en contra de Israel.
En los últimos 12 años solamente, hemos visto la desinformación en torno al caso Al-Dura, la denominada masacre de Jenin, el incidente de la playa de Gaza, y las imágenes retocadas de la Guerra del Líbano. También se han distorsionado las imágenes del asalto a la Flotilla a Gaza en 2010, junto con numerosas caracterizaciones erróneas de Israel en los medios de comunicación.
Esta misma semana, en una señal de que la falta de información se había filtrado en el discurso dominante en Europa, la jefa de política exterior de la Unión Europea, Catherine Ashton, pareció equiparar  el tiroteo en la escuela judía en Francia con las muertes de niños en Gaza, como si las tropas israelíes abrieron fuego cruelmente contra los niños de Gaza.
La situación es aún peor en Internet.
La gente asume identidades anónimas y expresa toda clase de odio hacia Israel. Se puede ver en los comentarios debajo de los artículos o vídeos relacionados con Israel. La gente publica material sin tener en cuenta la verdad en Facebook y Twitter con la intención de generar odio hacia Israel.
Si bien no es rara la incitación directa a la violencia contra Israel, hay una gran cantidad de información errónea. Y la desinformación puede deslizarse fácilmente hacia la incitación si no se controla. Y esto puede desencadenarse en violencia.
Así que mientras nos recuperamos de la conmoción de la masacre en Toulouse, tenemos que asegurarnos de que no seamos más víctimas de la incitación. Tomar acción haciendo que los gobiernos y los medios de comunicación sean conscientes de la relación directa entre la incitación y la posibilidad de actos violentos de odio. Actuar para asegurarse de que el discurso del odio sea reconocido y procesado con todo el rigor de la ley. Educar para que nunca se da un acto horrible, como en Toulouse, para mostrar la correlación entre lo que la gente ve, lee, oye y lo que.

¿Los medios tergiversan la encuesta?

Comunicado del 18 de Julio del 2011
Artículo traducido de HonestReporting, escrito por Simon Plosker

Una importante conferencia de prensa tuvo lugar en Jerusalén la semana pasada, con el lanzamiento de una encuesta de las actitudes palestinas encargada por The Israel Project. Los resultados presentados son muy dispares, algunos positivos y otros muy preocupantes.

Hubo algunas cosas positivas a ser tomadas de la encuesta, como que la mayoría de los palestinos están a favor de negociaciones directas por sobre la violencia y una caída en el apoyo a Hamas.

Sin embargo, los resultados de la encuesta también apuntan a un claro problema en la forma en que los palestinos creen el concepto de paz con Israel y el apoyo que continúa recibiendo la incitación palestina  y la negativa a reconocer la legitimidad de Israel, son los principales obstáculos para la paz y potencialmente, son el corazón del conflicto.

Como el Jerusalem Post informa:

Sólo uno de cada tres palestinos (34 por ciento) acepta dos Estados para dos pueblos como solución al conflicto palestino-israelí, de acuerdo con un programa intensivo, una encuesta cara a cara,en árabe de 1.010 adultos palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza completada esta semana por el encuestador americano, Stanley Greenberg. …

  • Se les preguntó sobre la declaración del presidente de EE.UU., Barack Obama, sobre que “deberían haber dos estados:. Palestina como la patria del pueblo palestino e Israel como la patria del pueblo judío” Sólo 34% dijo que aceptó ese concepto, mientras que el 61% lo rechazó .
  • Sesenta y seis por ciento dijo que el objetivo real de los palestinos debería ser comenzar con una solución de dos estados, pero luego pasar a todo ser un Estado palestino.
  • Consultados sobre el destino de Jerusalén, el 92% dijo que debería ser la capital de Palestina, el 1% dijo la capital de Israel, el 3% capital de ambos, y el 4% una ciudad internacional neutral.
  • Setenta y dos por ciento respaldó la negación de los miles de años de historia judía en Jerusalén, el 62% apoyó el secuestro soldados de las FDI y mantenerlos como rehenes, y el 53% estuvo a favor de enseñar canciones de odio hacia los  Judios en las escuelas palestinas.
  • Cuando se les dio una cita de la Carta de Hamas sobre la necesidad de batallones del mundo árabe e islámico para derrotar a los Judios, el 80% estuvo de acuerdo. Setenta y tres por ciento estuvo de acuerdo con una cita de la Carta (y un hadiz o tradición atribuida al profeta Mahoma) sobre la necesidad de matar Judios y esconderlos detrás de piedras y árboles.

Pero, ¿cómo algunos de los medios de comunicación cubren (o no cubren) la encuesta?

El peor ofensor fue Karl Vick de la revista Time. Recordemos que Vick ganó el Premio 2010 al Reporte Deshonesto por su artículo “¿Por qué Israel no le importa la paz?”. Esta fue su conclusión basada en anecdóticas entrevistas en la calle que representa a unos pocos israelíes. Pero qué sucedió cuando a Vick le fueron presentadas evidencias estadísticaa de que pueden ser palestinos y no los israelíes los que tienen problemas con la paz?

De acuerdo con Vick:

Los palestinos están caminando por el mismo largo camino que los israelíes. Sí, ellos quieren la paz. No, no creo que la otra parte juegue la pelota. Así que por ahora su prioridad es la vida privada: Poner comida sobre la mesa y mantener a los niños a salvo.

Así que tratemos de aclarar la lógica difusa de Vick. Cuando algunos israelíes al azar priorizan cuestiones privadas por sobre la diplomacia, ellos no están interesados en la paz, de acuerdo con el artículo previo de Vick. Pero en su último ofrecimiento, cuando los palestinos dicen lo mismo, son presentados como pro-paz a pesar de rechazar la solución de dos Estados y exponer el odio Judío.

Y Vick ahora está renunciando a su artículo “¿Por qué a Israel no le importa la paz?”, presentando a ambos, israelíes y palestinos, como queriendo las mismas cosas? Invitamos a Vick a repudiar públicamente el artículo si éste es realmente el caso.

Mientras que Vick al menos menciona algunos de los resultados de las encuestas negativas sin sacar las conclusiones obvias, AFP no cubre ninguno de los aspectos negativos. ¿Podría ser que la AFP es tan unilateral pro-palestina que cualquier cosa que perturbe su marco conceptual es convenientemente ignorado?

Mientras tanto, The Guardian, otro medio de comunicación que muestra una constante tendencia pro-palestina, entierra la cobertura de la encuesta en un artículo examinando el giro de la unidad palestina hacia la declaración de un estado. La encuesta se justifica en un solo párrafo que no dice nada de los resultados más amplios:

Una encuesta de opinión reciente llevada a cabo en Gaza y Cisjordania por el respetado encuestador de EE.UU.  Stanley Greenberg, descubrió que en la parte superior de la lista de prioridades para los palestinos se encuentran el trabajo, la salud, la escasez de agua y la educación. Protestas masivas en contra de Israel, e incluso proseguir las negociaciones de paz, quedaron hasta abajo. Puestos a escoger, las dos terceras partes favorecieron el compromiso diplomático con Israel por sobre la violencia.

Uno de los principales defectos de los informes sobre el Medio Oriente es la tendencia a perder el contexto vital. Verdades incómodas que revelan la mentalidad persistente o el rechazo en el lado palestino se esconden bajo la alfombra con el fin de ajustarse al marco aceptado – de que Israel, y no los palestinos, es el principal obstáculo para la paz.

La revista Commentary Magazine tomó los resultados del sondeo mismo y llegó solamente a esta especie de conclusión:

He aquí una encuesta que no verá cubierta en su diario, ya que arroja la verdadera causa del conflicto palestino-israelí en una incomodidad dura. …

Todos estos hallazgos contradicen la creencia aceptada de que la raíz del problema es la “ocupación” israelí de Cisjordania y Gaza, así que si Israel acabaría de arrasar los asentamientos, la paz estallaría mañana. Retirarse de Cisjordania y Gaza no servirá de nada si los palestinos no aceptan la existencia de un Estado Judío en cualquier frontera y ven la solución de dos estados como un mero escalón hacia el objetivo final, la erradicación de Israel – como lo prescribió el famoso Plan de Fases de 1974, de la OLP, que pidió el establecimiento de una “autoridad nacional palestina” en todo el territorio disponible y luego usarlo como una base para “completar la liberación de todos los territorios palestinos.” Parece que para la mayoría de los palestinos, casi 20 años de las conversaciones de paz no han cambiado ni un ápice de este objetivo final.

Cobertura sobre Libia Expone la Doble Moral de los Medios

Comunicado del 19 de Junio de 2011
Artículo traducido de HonestReporting, por Simon Plosker


Con la confusión y la agitación en el Medio Oriente, siempre es interesante analizar cómo los medios de comunicación cubren los sucesos en comparación con la cobertura de Israel. Especialmente en una situación donde los países occidentales están implicados en una campaña militar, como en el caso de Libia, puede ser esclarecedor para contrastar cómo la cobertura se pone de pie a situaciones comparables que se han encontrado en Israel.

Algunos cambios deliberados de este artículo original de Associated Press que cita a una portavoz de la OTAN hablando de escudos humanos en Libia , ilustra el punto:

“Estamos salvando innumerables vidas cada día en todo el país”, dijo. “Estamos llevando a cabo operaciones con el mayor cuidado y precisión para evitar víctimas civiles. Cifras de víctimas civiles mencionados por el régimen libio régimen de Hamas son pura propaganda. “


fuerzas del gobierno terroristas de Hamas “han estado bombardeando ciudades, minando puertos y usando mezquitas y parques infantiles como escudos”.


Lungescu  El portavoz de las FDI comentó también las denuncias contra el Primer Ministro de Libia, Al-Baghdadi al Mahmoudi  el Primer Ministro de Hamas, Ismail Haniyeh, quien acusó a la OTAN al ejército israelí el Viernes de un “nuevo nivel de agresión” y dijo que la alianza militar dirigida intencionalmente contra edificios civiles los últimos días, incluyendo un hotel y una universidad.


“Se ha vuelto claro para nosotros que la OTAN el ejército israelí se ha trasladado a atacar deliberadamente edificios civiles. … Esto es un crimen contra la humanidad “, dijo a periodistas en la capital.

¿Suena familiar? Reemplace referencias a la OTAN y a Libia en la historia con el ejército israelí y Hamas y la historia tiene una marcada similitud con la operación israelí Plomo Fundido.

Pero aquí es donde termina la similitud. Durante la Operación Plomo Fundido y las consecuencias del Informe Goldstone, Israel también dejó en claro que Hamas se escondió detrás de la población civil, mientras que los medios del mundo repitieron las acusaciones de que las FDI atacaron deliberadamente a civiles y cometieron “crímenes de guerra”.

¿Por qué es que los medios están dispuestos a aceptar el concepto de que un enemigo puede ser tan cínico como para almacenar armas en una casa de culto o misiles en los alrededores de una escuela cuando el enemigo es el régimen libio, pero no cuando es acusado Hamas de la misma causa por parte de Israel?

¿Por qué los medios de comunicación correctamente dudan de la veracidad de las afirmaciones del coronel Gadaffi sobre las cifras de víctimas pero no tienen problema en publicar las cifras de bajas proporcionadas por los terroristas de Hamas?

La OTAN reconoció el Sábado que su avión había impactado por error contra una columna de vehículos militares rebeldes la semana pasada cerca del puerto petrolero líbio de Brega, y el Domingo por la mañana el gobierno de Gadafi mostró a los periodistas la destrucción de bloques de hormigón de una casa que los vecinos y el gobierno dijeron que fue atacada por un errante ataque aéreo de la OTAN en la capital. …


Fue la primera vez en tres meses de ataques aéreos, que el gobierno de Gadafi ha presentado pruebas fehacientes de lo que parecían ser víctimas civiles de los ataques de la OTAN. Aunque el gobierno ha reclamado a menudo un gran número de civiles muertos, nunca se han presentado previamente cuerpos ni los hechos consistentes sobre los muertos.


El edificio destruido está lejos de cualquier instalación militar evidente, en la zona de Souq al Juma, que es conocida por su hostilidad hacia el Coronel Muammar el-Gaddafi, y algunos vecinos que dijeron que se oponían a él, no obstante, confirmaron la versión del gobierno de un ataque aéreo. Sin embargo, los periodistas que visitaron el sitio no encontraron piezas de una bomba. La OTAN no pudo ser contactada para hacer comentarios, y fue imposible descartar otra explicación.

Así reza un informe del New York Times. En la niebla de la guerra, no están claras las circunstancias exactas detrás de los incidentes antes mencionados. Claramente, sin embargo, hay un nivel de aceptación de que incluso los ejércitos más sofisticados pueden cometer errores y que los enemigos pueden realizar propaganda deliberadamente engañosa.

Como lo informa Sky News:

No pudo ser verificada de inmediato si acaso los tres cuerpos provenían desde el edificio destruido en el distrito de Arada.


Arada es un vecindario en el distrito de Souq-al-Juma, el cual es conocido por su sentimiento anti-Gaddafi.


Un hombre dijo a periodistas en el lugar que baterías antiaéreas se encuentran cerca, alimentando las sospechas de que el atque podría haber estado destinado cerca de la zona de impacto real.


Hace dos semanas, las autoridades del gobierno libio fueron acusadas por un miembro del personal en el mismo hospital en una nota entregada a periodistas de etiquetar falsamente a un niño herido víctima de un choque de autos como una víctima de un ataque de la Otan.

Sin embargo, nadie (excepto el régimen libio) acusa a la OTAN de atacar deliberadamente a civiles o está pidiendo una investigación al estilo Goldstone. Del mismo modo, la OTAN sufrió errores similares en Afganistán, con lo que se refiere a “daños colaterales”.

¿Entonces por qué la doble moral?

Libia no es el único ejemplo. Eche un vistazo al trato que los medios dieron a  Israel, cuando el líder de Hamas, Sheikh Yassin, fue asesinado en comparación con el asesinato de  Osama bin Laden perpetrado por Estados Unidos. (Cortesía de The Israel Project)

Haga Clik aquí para obtener más fuentes y citas.

Argentina: Perfil parece sugerir que la creación del Estado es, en efecto, La Catástrofe.

Comunicado del 18 de Mayo de 2011

La editorial argentina Perfil, muy renombrada por la cantidad de revistas que publica, tiene también un sitio web. Desde él, a su vez, puede ingresar a muchos y  muy diversos sitios.

El día 16 de Mayo Perfil.com publicó una extensa nota que intentó dar cobertura a los sucesos acaecidos durante el domingo 15, cuando miles de palestinos marcharon violentamente y se manifestaron desde todas las fronteras de Israel al mismo tiempo.

Comprendemos que el artículo fue redactado por los periodistas mismos de Perfil puesto que fue publicado en la página principal y no se declaró la autoría ni se acreditó a otra empresa de noticias.
 
Los artículos afirman que se trató de un “Ataque israelí que deja 21 muertos”, tal y como sugiere el título, en lugar de aclarar que fue la reacción de Israel al defender sus fronteras. 

El título, omite un hecho fundamental: el suceso descrito en el título ocurrió en reacción a la invasión masiva y violenta en todas las fronteras de Israel.

Bajo ningún concepto, el acto de defender las fronteras reconocidas internacionalmente y aprobadas por la ONU, puede considerarse, tal como el título declara, un “ataque israelí”.

Falta contundente de fuentes israelíes que den su versión de los hechos.

La fuente principal citada en la primera versión del artículo es el Ejército Libanés. El lado israelí aparece escondido debajo de los extensos párrafos iniciales. En la segunda versión del artículo, simplemente se borró por completo la perspectiva israelí. Algunas de las citas que lo demuestran:

“…diez personas murieron por disparos israelíes en la frontera libanesa cuando refugiados palestinos manifestaban en la localidad de Marun ar-Ras, a un kilómetro de Israel”, según el ejército libanés.

“…Los uniformados reaccionaron disparando contra los manifestantes”, según los servicios de seguridad libaneses.

¿Acaso no han consultado a fuentes israelíes al tratarse de una manifestación violenta en contra del territorio de Israel?

Cuando la fuente israelí fue citada, se utilizó para corroborar las acusaciones en contra de Israel, no para presentar la perspectiva israelí. Algunos datos citados de fuentes israelíes: 

  • El ejército israelí disparó contra manifestantes palestinos provenientes de Siria que habían ingresado en el Golán ocupado.
  • El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu ordenó a su ejército defender las fronteras.

Es evidente la intencionalidad de citar fuentes pro palestinas contabilizando muertos, y la del gobierno israelí en actitud lógica de batalla.

¿Acaso no es legítimo que cualquier país soberano defienda sus fronteras? ¿Israel es una excepción?
Destaquemos otro párrafo del artículo:

“En algunos puntos lograron ingresar decenas de personas, y en la mayoría de los puntos fronterizos donde se registraron manifestaciones hubo enfrentamientos con guardias israelíes.

Este fue un evidente intento de violar las fronteras de un Estado.

¿Cómo es posible que se critique al ejército cuando lo que está haciendo es defender su territorio?

Segunda Versión

En la segunda versión del artículo, el sesgo y la demonización se realizan de forma descarada.
El mismo artículo, publicado en otra página del mismo medio de Perfil, llamada Orbe, supuestamente resume la versión anterior. Sin embargo:

  • Literalmente cortaron, borraron, omitieron y eliminaron toda referencia a la perspectiva de Israel que se presentaba en el artículo original.
  • El titular, al no utilizar comillas, asevera que el nacimiento de Israel fue, en efecto, “La Catástrofe” (título: Incidentes en Israel en recuerdo de La Catástrofe).

Quince imágenes acompañan este artículo. En su mayoría, muestran a los manifestantes. Todas poseen el mismo epígrafe, cortesía de la agencia EFE:

Ataque israelí en el recuerdo de La Catástrofe – Foto: EFE.

Incluso la que muestra a policías árabes conteniendo la manifestación, también la de dos niñas caminando entre lo que pareciera ser un campamento improvisado,  o la que expone a todas luces a un manifestante pro palestino recogiendo piedras a punto de lanzarlas.

Entonces, desde EFE y Orbe nos dicen que el ataque lo cometió Israel.

¿Es esto cierto?

Definitivamente NO. Sin embargo, el artículo demoniza efectivamente a Israel, haciéndolo parecer como el agresor y el culpable de los sucesos.

Invitamos a nuestros lectores a exigir que la Editorial Perfil  exponga los hechos tal cual sucedieron, sin omisiones, sin inducirnos a creer en lo que no sucedió, con las comillas correctas, y cuidando que sus titulares y epígrafes reflejen la verdad de la noticia.

Les solicitamos que escriban a perfilcom@perfil.com.ar , también pueden completar el formulario de contacto en línea y adicionalmente comentar debajo del artículo de Orbe

Les sugerimos un texto que pueden copiar y pegar o usarlo como guía:

Respetables editores y periodistas de Perfil:

Encuentro que tanto en el artículo publicado en perfil.com como en orbe.perfil.com sobre los sucesos acontecidos en las fronteras de Israel el pasado 15 de Mayo, Uds. Han cometido graves omisiones de contexto, no han publicado la verdadera intención de los violentos manifestantes y han acusado a Israel sin presentar argumentos que lo representen.
En el caso de la publicación en Orbe, específicamente, han omitido, cortado y eliminado gran parte del artículo original, colocando así a Israel como el culpable de los hechos.
Ambos titulares y los epígrafes de las imágenes que acompañan el artículo de Orbe atacan directamente a Israel, cuando la realidad de los sucesos nos indica que el ejército israelí estaba cumpliendo con su deber legal de defender las fronteras de su Estado.
Exijo que realicen a la mayor brevedad una retracción sobre ambos artículos.
Atentamente,

Flotilla 2: el New York Times Omite y Hunde la Verdad

Comunicado del 15 de Mayo de 2011
Artículo traducido de HonestReporting, escrito por Simon Plosker 

Según un informe del New York Times, una segunda flotilla de buques encabezada por la turca Mavi Marmara está pronta a navegar a Gaza en los próximos meses. La última vez, los verdaderos motivos y la agenda de los involucrados en la flotilla sólo se hicieron evidentes después de que comandos israelíes fueron atacados por extremistas blandiendo las armas.

La última vez, a los organizadores de la flotilla se les permitió vender una falsa narrativa de “activistas por la paz” entregando ayuda humanitaria a los habitantes de Gaza que sufren una crisis humanitaria como consecuencia de un bloqueo israelí.

Esta vez, no hay excusa para que los medios de comunicación no cuestionen los intereses detrás de una segunda flotilla y que incluyan el contexto pertinente. El New York Times, sin embargo, ha publicado una pieza de tan mala calidad periodística que es difícil de creer cómo esta clase artículo fue permitido en el periódico.

¿Dónde está el contexto?

Según el New York Times:

Hace casi un año, comandos navales israelíes irrumpieron en una flotilla anterior hacia Gaza, matando a nueve activistas pro-palestinos en el Mavi Mármara, uno de los seis buques de la flota.

Sólo este mes de enero, La Comisión Turkel de investigación sobre los hechos que rodearon el 31 de mayo de 2010 sobre la flotilla de Gaza, llegó a la conclusión de que los soldados israelíes sólo intervinieron en defensa propia después de haber sido violentamente atacados por los pasajeros del barco y sus medidas cumplieron con el derecho internacional.

Habiendo adoptado la narrativa simple sobre los acontecimientos de mayo de 2010, el artículo continúa describiendo a los propietarios del Mavi Mármara como “una Fundación de Ayuda Humanitaria“, una “organización no gubernamental turca“.

¿Por qué el New York Times usa una descripción tan benigna, especialmente cuando la organización es más conocida por su acrónimo del IHH,  al que el artículo no hace referencia? No es ningún secreto que el IHH tiene una orientación islámica radical anti-occidental, apoya redes de radicales islámicos, incluyendo a Hamas, y por lo menos en el pasado, incluso elementos de la yihad mundial.

Después de haber entrevistado a alguien del IHH, Susanne Gusten, la periodista del New York Times, no consideró que esa información de antecedentes sobre el IHH es pertinente para la historia?

¿Dónde está el punto de vista israelí?

En ninguna parte del artículo se presentra que Gusten haya entrevistado a algún israelí. En cambio, se basa en gran medida en un ciudadano turco académico. Sin embargo, esto sólo pone el marco de la historia en un contexto exclusivamente turco. ¿Por qué ella no entrevistó a ningún representante del gobierno o militar israelí o a algún académico?

Esto es particularmente poco profesional, dado que Gusten presenta a la flotilla como un problema puramente bilateral entre Turquía e Israel. De hecho, Israel ha estado en constante contacto con muchos otros estados cuyos ciudadanos han tenido la intención de navegar con la última flotilla. Los miembros del Congreso de los EE.UU. han instado a Turquía a evitar la flotilla. Francia ha advertido a sus ciudadanos a no unirse a la flotilla, que también ha sido objeto de críticas por parte de Miembros del Parlamento Europeo, tal como la Jefa de Política Exterior de la UE, Catherine Ashton, dijo: “No considero que una flotilla sea la respuesta correcta. “

Gusten también cita un informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas relativo a la flotilla, que critica a Israel. Este es el misma CDH que incluye como pilares de virtud y derechos humanos a países como Arabia Saudita, Bahrein, Pakistán, China, Qatar, Rusia y, hasta hace poco Libia. ¿Por qué entonces este desacreditado organismo de la ONU puede considerarse más creíble que los resultados detallados por la Comisión Turkel de Israel?

El CEO de HonestReporting, Joe Hyams, dijo que el artículo del New York Times no pasó la prueba de periodismo adecuado. “El ABC del buen periodismo demanda igualdad de referencias y citas para todos los aspectos de cualquier asunto”. “En el proceso, el New York Times está alimentando un relato falso que abarata el concepto de verdadera ayuda humanitaria.”

Una provocación flagrante

Quienes están detrás de la flotilla afirman que transportan ayuda humanitaria a Gaza. Sin embargo, incluso el director adjunto de la Cruz Roja en Gaza ha declarado que “no hay crisis humanitaria en Gaza“, y agregó: “Si vas al supermercado, hay productos. Hay restaurantes y una playa bonita. “

La vida en Gaza no es en absoluto fácil. Sin embargo, los habitantes de Gaza no están ciertamente muriendo de hambre e Israel constantemente facilita miles de toneladas de ayuda humanitaria a Gaza.

No hay otra razón para esta nueva flotilla que no sea para provocar una nueva confrontación con Israel y con las FDI con la intención expresa de crear titulares similares y los problemas políticos de Israel como los que provocaron con la primera flotilla de Mavi Mármara.

¿Por qué Israel debería prevenir el desembarco de la flotilla en Gaza sin control?

Durante la última década, han habido numerosos intentos de contrabando de armas por mar de los grupos terroristas en Gaza. Tan recientemente como el 15 de marzo de 2011, la Marina israelí capturó un cargamento de armas iraníes con destino a los grupos terroristas de Gaza. A bordo del Victoria habían unas 50 toneladas de armas. Los misiles de alcance cada vez mayor siguen siendo disparados contra ciudades israelíes, mientras que en abril, Hamás disparó un misil antitanque contra un autobús escolar, matando a un israelí de 16 años.

Teniendo en cuenta esto, es obvio por qué Israel considera vital revisar la carga de cualquier buque en dirección a Gaza – algo que tiene derecho a hacer en virtud de la ley internacional. Israel también ha dejado claro que está totalmente preparada para la transferencia de ayuda humanitaria una vez que ésta se haya sometido a los controles de seguridad.

El artículo del New York Times sobre la última flotilla es una pieza de mala calidad de periodismo, carente de contexto vital, la falta de cualquier comentario israelí y la adopción de la falsa narrativa proporcionada por activistas anti-Israel, muy versados en la manipulación de los medios de comunicación para su causa.

Por favor, envíe sus comentarios considerados al New York Times y manténgase atento a cualquier cobertura adicional en los medios de comunicación que no presenten la realidad detrás de la última flotilla – letters@nytimes.com. Recuerde –  para su publicación, las cartas no debe ser mayores de 150 palabras y deben incluir la dirección del escritor y números de teléfono.