TeleSur sentencia: la culpa es de Israel

Comunicado del 29 de octubre de 2015

En esta oportunidad y a raíz de la ola de terror que se está viviendo en Israel durante el último mes, hemos analizado las publicaciones que realiza el medio venezolano TeleSur.

Encontramos, sin ninguna sorpresa, que TeleSur determina que Israel es el único y pleno culpable de la situación.

Veamos algunos ejemplos.

Alarmantes titulares:

Palestina pide protección especial ante violencia israelí

Fuerzas israelíes siguen matando a palestinos en Cisjordania

Israel ha detenido a unos 70 niños palestinos en un mes

Soldados israelíes dispararán a palestinos que les arrojen piedras

Falsas equivalencias

Algunos pocos artículos procuran realizar equivalencias entre el pueblo palestino y el israelí.

Observemos algunos ejemplos:

“Cuando los medios de comunicación ocultan los crímenes de Israel como ocupante o igualan su brutalidad con la resistencia palestina no están haciendo una cobertura objetiva.”

Desafiando la narrativa de los medios de comunicación sobre Palestina

Es una verguenza internacional que el heroico pueblo palestino siga siendo masacrado por uno de los ejércitos más poderosos del mundo y la Comunidad Internacional guarde silencio. El pueblo palestino No cuenta con un ejército regular. 

El pasado sábado, dos palestinos murieron en Cisjordania ocupada y en Jerusalén Este, tras supuestamente intentar apuñalear a israelíes. 

El mal uso de los términos correctos

TeleSur se ha esforzado sobre manera para no nombrar a los terroristas como tales.

Encontramos:

Jóvenes palestinos protestan contra Israel en el Día de la Ira

No podemos evitar mencionar que la gran mayoría de imágenes que acompañan este artículo poseen un alto contenido de violencia palestina. Sin embargo, los epígrafes hacen mención a “jóvenes palestinos” que se ‘expresan’ contra Israel, en lugar de llamarlos por lo que son, terroristas.





Y hablando de imágenes que acompañan los artículos, no podemos omitir la selección sumamente sesgada que realiza el medio para ilustrar su contenido.

Los niños palestinos sufren viendo a su pueblo masacrado. (Foto: Reuters)

El canciller palestino señaló que, a pesar de las amenazas, su nación está decidida a continuar la lucha justa por la libertad. (Foto: Hispantv).

Lo invitamos a escribirle sus respetuosas opiniones a TeleSur a través de la página de Facebook.

Sangrado Periodismo en las Calles

Comunicado del 28 de Octubre del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl

Usted puede ver lo que el New York Times está tratando de generar desde su titular.

Las narrativas en duelo del conflicto palestino-israelí” es un intento de proporcionar “equilibrio” periodístico en una historia donde no lo hay.

Podríamos decir mucho sobre el artículo, con su dependencia desequilibrada en fuentes palestinas y la referencia a Hanan Ashrawi que había realizado cargos sobre que la policía ‘plantaba’ cuchillos para inculpar a inocentes palestinos (un cargo del que incluso ella admitió no tener “ninguna evidencia” que la respalde.)

Pero el peor ejemplo del sesgo del artículo es el siguiente párrafo.

Los videos que los israelíes comparten incluyen una película de un empleado palestino de la compañía telefónica israelí que chocó su carro contra un Judío ortodoxo y luego lo cortó con un cuchillo de carnicero. Palestinos pasan alrededor de clips no de los ataques, sino de sus repercusiones, como un niño sangrando en la calle mientras los judíos lo maldicen y los oficiales israelíes permanecen inactivos.

En el artículo, las palabras “niño sangrando en la calle” están vinculadas a un vídeo de YouTube subido por el Ministerio de Información Palestina. No compartimos aquí el link ya que hacerlo sería difundir propaganda palestina completamente falsa, algo que el Times no tuvo ningún problema en hacer.

Hay algunas cosas que ni el artículo ni el video aclaran.

  1. El niño acababa de apuñalar a un israelí de 13 años.
  2. Estaba tendido en la calle, porque después de que apuñaló al niño israelí, corrió por la calle y fue atropellado por un carro.
  3. Un hombre judío iracundo, en efecto, maldice al joven terrorista herido. El vídeo no muestra que hubo más gente que lo hizo. 
  4. La policía no permaneció inactiva. Mantuvieron al hombre iracundo lejos del terrorista herido y se aseguraron de que los médicos israelíes podrían proporcionarle tratamiento.
  5. El terrorista herido fue atendido en la escena y luego trasladado para el tratamiento adicional a un hospital israelí.

El New York Times no incluyó estos cinco puntos, porque no son parte de la “narrativa” palestina. Eso es justo si su objetivo era simplemente demostrar que palestinos e israelíes tienen “narrativas en duelo” sobre lo que ha estado sucediendo.

Pero eso también significa que es fundamental que el Times le explique a sus lectores que en casos como este la narrativa palestina simplemente no es verdad. En lugar de intentar ser “equilibrado”, el Times tiene que dejar claro que la “narrativa” Palestina se basa en mentiras y verdades a medias.

Puede enviar sus respetuosos comentarios a: public@nytimes.com

Porquería en las Páginas del New York Times

Comunicado del 20 de Octubre del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden  Frankl.

La reciente columna del New York Times escrita por Nathan Thrall es una diatriba llena de errores que no tiene cabida en las páginas de ningún periódico legítimo. Peor que simplemente engañar a los lectores, su argumento es aterrador. Afirma que los esfuerzos para restaurar la calma y para prevenir la violencia en realidad no son constructivos:

Pero lo que sí parece garantizado es que la mayoría de los palestinos continuarán creyendo que si la ocupación no tiene costo, habrá pocos incentivos para acabar con ella.

En otras palabras, el camino a la paz radica en hacer el conflicto más “costoso” para los israelíes en vez de negociar la paz. Se entiende de esta columna (en la que el autor cita el “éxito” de la Intifadas anteriores) que lo que Thrall entiende por “costo” es la violencia mortal contra los israelíes.

Pero primero contaremos las mentiras que utiliza el autor para llegar a su venenosa conclusión.

1. “JERUSALÉN – Las calles de Jerusalén Occidental Judía están calmadas.”

FALSO: Si bien hay menos gente fuera de casa, reclamar que las calles están calmadas no es preciso. Aclaro, estoy escribiendo esto desde la oficina HonestReporting en el centro de Jerusalén. Las calles afuera de nuestra oficina no están calmadas. (Por ahora dejaré fuera el nombre ficticio Jerusalén Occidental Judía). 

2. “El alcalde de Jerusalén, que es portador de armas, ha pedido a los civiles israelíes que que también las porten.”

PARCIALMENTE CIERTO: El alcalde Nir Birkat en efecto, porta un arma. Estuvo seis años como oficial en la División Paracaidista israelí. Él ha hecho un llamado a los ex soldados con entrenamiento de armas para que porten sus armas con licencia. Esto es lo que en realidad dijo:

Aquí hemos entrenado soldados de combate, que cuando terminan su servicio militar, quedan como reservistas,” explicó Barkat. “Ellos están bien entrenados, y algunos de ellos tienen licencias civiles para portar armas.”

“Ellos no son los novatos en la guerra, ellos son ‘profesionales’”, dijo.

“Estoy llamando a estos profesionales para portar sus armas, porque no se sabe donde puede suceder un ataque terrorista.”

Thrall hace que esto suene como si el alcalde estuviera incitando a ataques contra los árabes, lo cual, sin duda, no está haciendo.

3. “Hay turbas judías en las calles coreando ‘Muerte a los árabes.‘”

FALSO: Si bien no podemos dar fe de lo que cada individuo israelí ha dicho en respuesta a los ataques terroristas con cuchillo, pistola y atropellos, la idea de que las turbas racistas están cantando por las calles es evidentemente falso.

4. “Los padres palestinos mantienen a sus hijos dentro de sus casas, con miedo de ser arrestados o lesionados de bala.”

FALSO: A los únicos palestinos a quienes les han disparado son a los que han cometido actos de terrorismo. Declaraciones como esta aportan a la mentira de que los israelíes han estado disparándole a niños palestinos inocentes sin razón. Del mismo modo se han realizado arrestos, como razonablemente podría esperarse, mientras Israel responde a una ola de terrorismo, promovida por líderes palestinos.

5. “Le habían dejado claro al primer ministro Benjamín Netanyahu, dijo, que una línea roja está delante de Al Aqsa;”

ENGAÑOSO: Israel ha protegido el status quo, que prohíbe la oración judía en el Monte del Templo y no se ha realizado ningún cambio. Son los palestinos quienes han utilizado la mezquita como un lugar para almacenar piedras y bombas. La Autoridad Palestina contrata a grupos para acosar judíos que visitan el sitio. Si alguien ha cruzado las “líneas rojas” son los palestinos. Una vez más, Thrall apoya la mentira que es la razón principal de la mayor parte del terrorismo actual.

6. “Los palestinos en Jerusalén y Cisjordania no ofrecerán un período de calma indefinido a Israel, mientras no correspondan frenando la ocupación.”

ENGAÑOSO: Nunca ha habido un “período de calma” extendido. La constante incitación a la violencia y la glorificación de ataques terroristas por parte de la Autoridad Palestina han llevado a la violencia contra los israelíes durante años.

Thrall se niega a decirle a sus lectores que el camino hacia la paz es a través de negociaciones, y que es la Autoridad Palestina quien ha boicoteado las conversaciones de paz. El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, ha pedido negociaciones directas una y otra vez, pero ha sido rechazado por la Autoridad Palestina.

Esta pieza de Thrall está en las páginas de opinión, y él tiene derecho a su propia opinión. Pero cuando justifica sus conclusiones con una mentira tras otra, el Times no debería publicar su trabajo.

El New York Times tiene la responsabilidad de asegurarse de que hayan normas mínimas para artículos de opinión. De lo contrario, su columna no es más que propaganda.

En otras palabras, porquería.

Imagen: Ibraheem Abu Mustafa/Reuters

MSNBC Admite que las Gráficas Anti-Israel Eran ‘Erróneas’

Comunicado del 21 de Octubre del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de The Washington Free Beacon, escrito por Adam Kredo 

MSNBC ha admitido que los gráficos altamente controversiales transmitidos en la red, las cuales representan a Israel como robándole tierras a los palestinos eran “factualmente erróneos” y que la emisora los corregiría el lunes, según un portavoz de la red.

La cadena de noticias por cable ha estado luchando contra las críticas después de sacar al aire estas gráficas y análisis, incluyendo un mapa vinculado a grupos de conspiración antisemitas, que muestra a Israel existiendo en territorio expropiado a Palestina.

Las gráficas generaron críticas por parte defensores pro-Israel que han llevado a que la red reconociera que eran muy engañosas.

“En un intento de mostrar el contexto geográfico del conflicto palestino-israelí, transmitimos un mapa que,  de hecho, estaba mal”, dijo la portavoz el domingo.

Dos reporteros de MSNBC, Kate Snow y Martin Fletcher, “explicarán el mapa durante un segmento este lunes y hablarán sobre agendas y la desinformación en ambos lados del conflicto palestino-israelí,” dijo el vocero. 

Fletcher, un analista del Medio Oriente, dijo el domingo que el mapa y análisis estaban “totalmente equivocados.”

MSNBC transmitió imágenes que sugieren que Israel le ha robado la mayor parte de sus tierras a los palestinos desde la creación del estado judío en 1948. Las imágenes promovidas por la red han sido criticadas como propaganda anti-israelí durante mucho tiempo por expertos y grupos vigilantes de antisemitismo.

Los mapas representan propaganda difundida por organizaciones anti-Israel que apoyan el boicot del estado judío y tratan de presentarlo como robo de tierra que una vez perteneció a Palestina, un estado que nunca ha existido formalmente. 

Fletcherle condenó el mapa y le dijo al Washington Free Beacon que se arrepiente de no señalar el error en el momento.

“El primero de los cuatro mapas estaba totalmente equivocado y no debió haberse incluido,” dijo Fletcher. “Me hubiera gustado haberlo señalado al verlo por primera vez.”

Esta emisión salió al aire junto con críticas hacia funcionarios de la administración de Obama de acusar a los israelíes de “terrorismo” y culpándolos por el aumento de la violencia por lo que llaman crecimiento de “asentamiento”, o la construcción de viviendas judías en barrios judíos. 

Las observaciones de la administración han causado llamadas del Senador Ted Cruz (R., Texas), entre otros, exigiéndole al Secretario de Estado, John Kerry, que detenga las críticas hacia Israel.  La Rep. Martha McSally (R., Ariz.) ha presentado una resolución para suspender la ayuda estadounidense a los palestinos por causa de la ola de terror. 

Kate Snow, reportera de MSNBC, dijo en la polémica emisión que “tenemos un mapa que muestra históricamente las áreas que solían ser de Palestina en 1946 y cómo luego se contrae hasta básicamente Gaza y Cisjordania.”

“Entonces, ¿qué muestra esto, Martin, que el área donde los palestinos están viviendo ha disminuído significantemente?” le preguntó Snow a Fletcher durante la emisión.

“Bueno, absolutamente, por supuesto, de esto trata todo esto,” respondió Fletcher. “Debo decir que es bastante sorprendente cuando se presenta de esta manera.”

Sin embargo, los mapas son inexactos y altamente engañosos, según los expertos e informes.

Los mapas recibieron mucha atención después de que fueron publicados en Twitter y criticados por Omri Cerén, director gerencial del Israel Project, una organización que trabaja con periodistas sobre temas del Medio Oriente. 

“Es lamentable que este tipo de desinformación se encuentre en este tipo de medios de comunicación, pero no hay duda en que los profesionales de MSNBC se preguntan ahora quién exactamente intentó convertir su estación en  un medio de propaganda, y al servicio de qué tipo de agenda,” dijo Cerén.

Una publicación por The Economist en 2010 señaló una gráfica similar como “claramente diseñada con fines propagandísticos” y señaló que distorsiona los hechos de una manera que “maximiza tendenciosamente la impresión de que los judíos se han apoderado de tierras palestinas.” 

La izquierdista Liga Anti Difamación ha criticado mapas similares como “intencionalmente diseñados para engañar al público.” 

La emisión de MSNBC fue celebrada por activistas y periodistas no simpatizantes con Israel. Dena Takruri, presentadora y productora de Al Jazeera, elogió a la red por “mostrar la cantidad de tierra palestina robada por Israel desde 1946 hasta hoy” y como “contexto importante.” 

El incidente ha causado acusaciones hacia periodistas y analistas de MSNBC por sesgo sistémico anti-Israel.

A principios de semana, Ayman Mohyeldin, un corresponsal extranjero de NBC News, provocó críticas cuando dijo que tropas israelíes mataron a un terrorista cuando corría hacia ellos sin nada en sus manos, cuando realmente portaba un cuchillo. 

Mohyeldin, ex reportero de Al Jazeera, dijo a los televidentes que “ambas manos [del terrorista] estaban abiertas y sin cuchillo.” Videos del incidente filmados por un equipo de NBC mostraron en el momento que el sospechoso tenía un cuchillo en su mano. José Díaz-Balart, reportero de NBC, interrumpió a Mohyeldin para corregirlo.

Mohyeldin también falló en no mencionar que el terrorista llevaba un uniforme camuflajeado como de soldado, que se veía claramente en el video.

NBC News ha luchado durante años para hacerle frente a la controversia que causa Mohyeldin cuando reporta sobre Israel.

Durante la guerra del verano de 2014 entre Israel y Hamas en la Franja de Gaza, Mohyeldin publicó una serie de tweets atacando a Israel y al Departamento de Estado de Estados Unidos, después de que cuatro niños palestinos murieron accidentalmente durante un ataque israelí a infraestructura cercana de Hamas.

NBC News lo sacó brevemente de Gaza antes de enviarlo de regreso a los pocos días, en respuesta a las críticas de los defensores pro-palestinos.

Mientras tanto, el Secretario de Estado John Kerry tiene previsto reunirse esta semana con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, para discutir la creciente violencia en Israel. Kerry también se reunirá con Mahmoud Abbas, el presidente de la Autoridad Palestina, que ha sido criticado en las últimas semanas por tratar de incitar violencia contra el pueblo judío.

Rompiendo el Silencio: un intermediario para las fuentes anónimas

Comunicado del 5 de Mayo del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.

Demasiado a menudo, cuando se trata de informar sobre Israel y los palestinos, el uso de “testigos presenciales” sin verificar o fuentes anónimas son una característica de las historias de los medios, especialmente aquellos que tienen un impacto negativo en Israel.

Y así es con una historia relativa a la organización Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), que ha publicado una colección de testimonios de los soldados de la guerra de Gaza del año pasado. Está siendo cubierta ampliamente por los medios de comunicación internacionales, como CNN, BBC, NPR, The Guardian, Daily Telegraph, Sydney Morning Herald, The Independent (enlaces uno y dos), Financial Times (haga clic a través de Google News), y el London Review of Books (por el izquierdista radical profesor israelí Neve Gordon).  Reuters, por ejemplo, escribe:

Israel infligió “daño masivo y sin precedentes” a los civiles palestinos en la guerra de 2014 en Gaza con fuego indiscriminado y reglas laxas de compromiso, dijo un informe el lunes, citando testimonio dado por decenas de soldados anónimamente.

El informe de 237 páginas realizado por el grupo de defensa israelí Breaking the Silence describió cómo las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) dejaron franjas de devastación después de que invadieron Gaza en julio pasado con el objetivo declarado de detener el lanzamiento de cohetes de Hamás fuera del enclave.

“Estábamos disparando sin propósito durante todo el día. Hamas no estaba a la vista “, según fue citado un sargento del tanque.

El grupo dijo que su hallazgo echa “serias dudas sobre la ética de la FDI”.

Pero ¿qué pasa con la ética periodística deformada detrás de la notificación de esta historia? Es evidente que la historia de Rompiendo el Silencio se basa totalmente en testimonios anónimos. En esencia, los medios de comunicación están utilizando a Rompiendo el Silencio como un intermediario para evitar la debida diligencia en las fuentes.

El informe de Rompiendo el Silencio no cumple con los estándares aceptados que los propios periodistas aplican a sus propios informes.

Y qué decir sobre las motivaciones de Rompiendo el Silencio? Como el periodista Jake Wallis Simons relató en 2013 cuando él llevó a cabo entrevistas con el personal de esta organización:

Fue sólo una corazonada al principio. Pero más tarde, el sesgo de la organización se hizo más claro. Durante un descanso entre las entrevistas, le pregunté a Yehuda Shaul, uno de los fundadores de la organización, cómo se financia el grupo. Fue con cierta sorpresa que me enteré de que el 45 por ciento de ella es donado por los países europeos, entre ellos Noruega y España y la Unión Europea. Otros donantes incluyen UNICEF, Christian Aid y Oxfam GB. Para mí esto parecía potencialmente problemático.

Como es el caso en todas las democracias, las FDI es un órgano del Estado, no un ‘tomador de decisiones’ político. Si el objetivo de Rompiendo el Silencio era simplemente limpiar al ejército israelí, no sería tan problemático. En cambio, el objetivo es “poner fin a la ocupación” y sobre esta base se aseguró su financiación.

Parecía, pues, que estos ex soldados, algunos de los cuales reciben sueldos de Rompiendo el Silencio, fueron motivados por las preocupaciones financieras y políticas para promover una agenda pro-palestina. No estaban simplemente diciendo la verdad acerca de sus experiencias. Estaban bajo presión para obrar.

De hecho, más tarde descubrí que ha habido muchas denuncias en el pasado sobre que los miembros de la organización fabricaron o exageraron sus testimonios.

La ONG Monitor también toma nota de las donaciones de gobiernos y ONGs extrajeras que financian la última publicación de Rompiendo el Silencio, y expone:

Contrariamente a la afirmación de Rompiendo el Silencio que “el contenido y las opiniones en este folleto no expresan la posición de los proveedores de fondos,” la investigación de la ONG Monitor revela que una serie de proveedores de fondos hizo sus subvenciones condicionadas a la organización para la obtención de un número mínimo de “testimonios” negativos. Esto contradice las declaraciones de Rompiendo el Silencio y por lo tanto lo convierte en una organización que representa el interés de sus donantes extranjeros, dañando gravemente la fiabilidad de la ONG y su capacidad para analizar situaciones de combate complicadas.

Usted puede leer el análisis inicial de la ONG Monitor sobre la publicación de Rompiendo el Silencio aquí, el cual expone algunos defectos graves.

Pero esto no ha impedido que los medios confíen en testimonios anónimos para afirmar la culpabilidad israelí. Como HonestReporting previamente ha señalado en relación con fuentes anónimas, la falta de transparencia plantea dudas acerca de la calidad del periodismo y la confianza en el periodista. Es un acto de fe.

En este último caso, la ética periodística parece ser secundaria.

Editorial del New York Times Golpea la Democracia Israelí

Comunicado del 19 de Marzo del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting.

Mientras los votantes israelíes otorgaron más votos al partido del primer ministro Benjamín Netanyahu, el New York Times publica una editorial que sólo puede caritativamente ser etiquetada como un “diatriba”. (Una elección israelí se vuelve fea.) 

Por el título, se podría pensar que Netanyahu había arrestado a opositores políticos y amordazado a la prensa libre israelí – tácticas que reflejan el estado de la Autoridad Palestina y los vecinos del Medio Oriente de Israel. No, el New York Times parece estar genuinamente alarmado de que los votantes israelíes eligieron un partido político con posiciones contrarias a las de la junta editorial del Times.

No hay nada objetable en que el New York Times brinde sus opiniones sobre temas israelíes. De eso se tratan los artículos editoriales, después de todo. Sin embargo, algo anda mal cuando, en lugar de educar a los lectores sobre los temas, el Times surge con un alboroto verbal contra el jefe del partido ganador.

Israel tiene un fuerte proceso democrático en el que se elige un gobierno que refleje la voluntad de los ciudadanos. Aunque no es perfecto (como tampoco lo es cualquier democracia), el principio fundamental de que Israel ES una democracia no es un asunto menor. No hay ningún otro país del Medio Oriente que sea una democracia en el verdadero sentido de la palabra. No sólo que los vecinos de Israel no permiten los votos significativos, incluso no permiten los derechos básicos democráticos – la libertad de expresión, libertad de prensa, etc. – que los que vivimos en democracias reales damos por sentado.

En lugar de etiquetar a las elecciones israelíes como “feas”, tal vez debería ser la falta de elecciones en la región la que el Times debería encontrar más digna de tal etiqueta. Después de todo, han pasado varios años desde que los palestinos celebraron elecciones propias.

Resumiendo, la editorial del Times afirma que:

En su desesperación, el Sr. Netanyahu recurrió al alarmismo y ataques anti-árabes mientras falló en abordar las cuestiones sobre las que los israelíes dijeron que estaban más preocupados.

Pero la votación fue una oportunidad para que los israelíes hagan saber sus sentimientos. Si él realmente no tuvo en cuenta las cuestiones sobre las que los israelíes están “más preocupados”, el Likud no habría obtenido una victoria tan contundente. Incluso si el Times no lo aprueba, le corresponde a los ciudadanos israelíes elegir un gobierno que represente los intereses de la mayoría, un derecho negado a los que viven bajo la Autoridad Palestina y en los países vecinos.

Puede escribir sus comentarios debajo de la publicación del New York Times, haciendo clic aquí.

Chile: Falsa acusación contra Israel

Comunicado del 9 de Febrero del 2015 

El medio chileno El Ciudadano publicó hace dos días un artículo titulado “Israel encierra a niños palestinos en jaulas a la intemperie”.

En él, cita a un Comité Israelí contra la tortura, y afirma que se reveló un informe sobre el descubrimiento de niños palestinos encerrados en jaulas a la intemperie en lugares vallados o en jaulas durante el invierno.

Destaca también:

“Hace falta precisar que se trata exclusivamente de niños palestinos y que ningún niño israelí ha sido nunca sometido a tales prácticas”

Falsedad 1 – El Contenido es erróneo

El contenido del artículo, aunque el medio no informa de dónde fue extraído, es bastante similar a uno publicado por el británico The Independent en el pasado mes de Enero, que a su ves cita a otro publicado por el medio israelí Jerusalem Post. 

Lo que se debe destacar es que en éste artículo los periodistas hicieron una Actualización que resulta totalmente fundamental para la noticia en sí misma.


Actualización: Después de la publicación original de su informe, el Comité Público contra la Tortura en Israel lanzó una versión modificada, reconociendo que la información de la Oficina del Defensor Público sobre los niños presos que se mantienen en jaulas no se refirió específicamente a los palestinos. Hemos modificado nuestro informe en consecuencia y deseamos dejar en claro la posición.

Entonces, The Independent aclara que no se trata específicamente de niños palestinos, dicho por la misma ONG acusatoria.

Pero El Ciudadano no se toma el trabajo de recopilar la información correcta e imprescindible para el contexto de la noticia.

Cabe preguntar, Israel encierra o no a niños palestinos?

Falsedad 2 – La Foto que acompaña

Hemos explicado infinidad de oportunidades que la imagen que acompaña es tan o más importante que el contenido de la noticia misma.

Muchas veces los lectores nos quedamos sólo con el titular y la imagen; obteniendo en breves segundos una conclusión sobre el tema.

En este caso, El Ciudadano escogió una imagen falsa para acompañar a una noticia errónea.

La foto que utiliza data de Agosto del 2010, y se trata de un grupo de niños palestinos haciendo fila para recibir sopa.

Fue publicada por Los Angeles Times en un contexto totalmente distinto.

Nos toca preguntar entonces, ¿por qué El Ciudadano habrá decidido publicar un artículo falso, con contenido erróneo y una imagen recortada que se ajusta más a la intención de la supuesta ‘noticia’ que a la realidad?

Los invitamos a escribir sus respetuosos comentarios a contacto@elciudadano.cl para pedirles las explicaciones y retracciones pertinentes.

Resbalón freudiano de CNN

Comunicado del 26 de Noviembre del 2014 

Artículo traducido por ReporteHonesto de Times Of Israel, escrito por Izzy Lemberg

En un ataque terrorista violento en Jerusalén esta semana, dos hombres palestinos irrumpieron en una sinagoga llevando hachas y pistolas. Momentos más tarde, cuatro judíos estaban muertos y la sinagoga era un baño de sangre. Un policía de Israel más tarde sucumbió a sus heridas, sumando un total de cinco muertos.

Si la cobertura de la Operación de Margen Protector del verano pasado mostró un caso claro de sesgo de los medios de comunicación en contra de Israel, la información sobre el ataque terrorista horripilante de esta semana alcanzó un nuevo nivel de mala praxis por parte de los medios.

En una metedura de pata grave, la CNN publicó un titular reportando que una mezquita fue atacada, no una sinagoga. No es una coincidencia que la CNN mostrara una historia 100% equivocada en sus informes iniciales. Uno no tiene que cavar profundamente en el subconsciente para preguntarse cómo sucedió esto; CNN tenía en el cerebro una masacre en una mezquita por parte de los israelíes. No fue simplemente un error, fue un lapsus freudiano.

CNN también corrió el siguiente titular: “4 israelíes,  2 palestinos muertos en Jerusalén”, que equipara a las víctimas inocentes con los carniceros que los mataron.

De acuerdo con la página de Facebook del alcalde de Jerusalén, Nir Barkat, cuya imagen apareció con el gráfico de la mezquita mientras era entrevistado por la CNN, estaba tan molesto por la cobertura de la CNN que él llamó la red y exigió una explicación. CNN se disculpó con Barkat y posteriormente emitió una disculpa pública. CNN también dijo que llevaría a cabo una investigación interna para tratar de llegar al fondo de lo que realmente ocurrió. Buena suerte con eso.

Claro, la CNN se disculpó pero el daño causado de que millones de espectadores de todo el mundo fueran engañados sobre este horrible ataque ya estaba hecho.

La cobertura distorsionada a través de los medios de comunicación occidentales continuó, como algunas agencias de noticias deliberadamente dejaron fuera el hecho de que los palestinos eran responsables de los asesinatos violentos en la Sinagoga Har Nof. Hay algo en el aire que respiran estas agencias de noticias que les convence de que Israel es automáticamente culpable, no importa cuáles sean los hechos.

El CBC usó este titular: “policía de Jerusalén fatalmente disparó a 2 después de aparente ataque a sinagoga”.

The Guardian recibió un cable de Reuters que decía: “los palestinos matan a cuatro en ataque a la sinagoga de Jerusalén. Pero el sitio web de The Guardian cambió el titular dejando fuera la palabra ‘palestinos’ por completo: “Cuatro adoradores muertos en ataque en sinagoga de Jerusalén “

Nora O’Donnell, de CBS, dijo que el ataque ocurrió en un “lugar religioso impugnado” cuando en realidad Har Nof es una sinagoga en Jerusalén Oeste en un barrio ultraortodoxo 100%. Para que esta historia alcanzara su mal información, ni el que la escribió ni el que la copió se tomaron el trabajo de corroborar los datos, o será que la atmósfera en la sala de redacción está tan completamente corrompida por el odio a Israel que estaban dispuestos a sabotear su propia credibilidad. ¿Son estos realmente errores? O se trata de maldad?

Más tarde esa mañana, cuando el ministro de Economía Naftali Bennett mostró una foto de una de las víctimas judías del ataque, la BBC le pidió que no la mostrara, provocando que el periodista británico Jake Wallis Simons tuitera:

“BBC se niega a mostrar la imagen de feligrés judío asesinado. No tuvieron problema con los habitantes de Gaza muertos, que yo recuerde”.

La BBC ha alcanzado un nuevo nivel de hipocresía y negación. Durante la Operación de Margen de Defensa del verano pasado, los espectadores de la BBC fueron invitados a un desfile de imágenes de niños inocentes heridos en Gaza,  con muchas fotos que más tarde se demostraron no sólo ser de fuentes dudosas, si no que en muchos casos adulteradas o del conflicto en Siria. Fotos de víctimas judías sin embargo, no son aptas para el aire.

Como periodista de toda la vida, viendo la cobertura de noticias de este terrible acontecimiento, me hizo sentir totalmente derrotado. El hecho de que tantas organizaciones de noticias se equivocaron me indica que esto no es una cuestión de error casual, esta es la Gran Mentira en acción.

Ex Corresponsal de AP Expone la Obsesión de los Medios para con Israel

Comunicado del 26 de Agosto del 2014 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.

En una condenatoria publicación aún no revelada en la revista Tablet, el ex corresponsal de Associated Press, Matti Friedman explica cómo y por qué los periodistas hacen pasar tan mal a Israel y por qué es importante: 

Cuando la histeria disminuye, creo que los acontecimientos en Gaza no serán recordados por el mundo como particularmente importantes. Personas murieron, en su mayoría palestinos, incluidos muchos inocentes desarmados. Me gustaría poder decir que la tragedia de esas muertes, o la muerte de los soldados de Israel, van a cambiar algo, que marcan un punto de inflexión. Pero no lo hacen. Esta ronda no fue la primera en las guerras árabes con Israel y no será la última. La campaña israelí fue poco diferente en su ejecución de cualquier otra llevada a cabo por un ejército occidental contra un enemigo similar en los últimos años, a excepción de la naturaleza más inmediata de la amenaza a la propia población de un país, y los mayores esfuerzos, sin embargo inútiles, para evitar las muertes de civiles. 

La importancia duradera de la guerra de este verano, creo, no miente en la guerra misma. Se encuentra más bien en la forma en que la guerra se ha descrito y respondido en el extranjero, y la forma en que esto ha dejado al descubierto el resurgimiento de un viejo y retorcido patrón de pensamiento y su migración desde los márgenes de la corriente principal del discurso occidental, a saber, una hostil obsesión con los Judíos. La clave para entender este resurgimiento no se encuentra entre los webmasters yihadistas, teóricos de la conspiración de basa, o activistas radicales. En cambio se encuentra en primer lugar entre las personas educadas y respetables que pueblan la industria de las noticias internacionales; personas decentes, muchas de ellas y algunos de ellos mis antiguos colegas. 

Mientras que la manía mundial sobre las acciones israelíes ha llegado a darse por sentado, es en realidad el resultado de las decisiones tomadas por los seres humanos individuales que ocupan puestos de responsabilidad-en este caso, los periodistas y editores. El mundo no está respondiendo a los acontecimientos en este país, sino más bien a la descripción de estos eventos hecha por las organizaciones de noticias. La clave para entender la extraña naturaleza de la respuesta, por lo tanto,  se puede encontrar en la práctica del periodismo, y específicamente en los múltiples errores que están ocurriendo en esa profesión, mi profesión, aquí en Israel.

Friedman revela que la cantidad de periodistas de la AP, al igual que otros medios de comunicación, es tan desproporcionadamente alto en Israel y los territorios palestinos en comparación con otros lugares. 

Él invita a que los medios se tomen la tarea de tratar a los palestinos como víctimas pasivas de un Israel que es considerado como el único bando que merece escrutinio y cómo los medios de comunicación nunca se molestan en echar un vistazo a lo que es en realidad Hamás. 

Cita ejemplos de historias que fueron enterradas porque no encajaban en el marco aceptado que trata a Israel como el centro de una implosión en Oriente Medio. 

Inquietantemente, Friedman concluye: 

Israel no es una idea, un símbolo del bien o del mal, o una prueba de fuego para la opinión liberal en las cenas. Es un país pequeño en una aterradora parte del mundo que está cada vez más miedo. Se debe informar tan críticamente como en cualquier otro lugar y entenderse en su contexto y en su proporción. Israel no es una de las historias más importantes del mundo, o incluso en el Medio Oriente; cualquiera sea el resultado en esta región en la próxima década, tendrá que ver tanto con Israel como la Segunda Guerra Mundial tuvo que ver con España. Israel es una mancha en el mapa-un espectáculo que pasa a llevar una carga emocional inusual. 

Muchos en Occidente prefieren claramente la vieja comodidad de analizar las fallas morales de los Judíos y la familiar sensación de superioridad que esto les trae, a enfrentar una realidad triste y confusa. Ellos pueden convencerse de que todo esto es “un problema de los judíos y de hecho culpa de los Judíos.  Pero los periodistas se dedican a estas fantasías a costa de su credibilidad y la de su profesión. Y, como Orwell nos diría, el mundo entretiene fantasías en su cuenta y riesgo. 

La historia de Matti Friedman, escrita por un conocedor, merece ser leída en su totalidad.  

Por favor, comparta el artículo de Friedman a través de sus propias redes sociales y asegúrese de sea leído por el mayor y amplio público como sea posible.

El New York Times publica declaraciones no corroboradas de hijo de oficial de Hamás

Comunicado del 26 de Agosto del 2014 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker

A modo ilustrativo del continuo sesgo anti Israel del New York Times, un artículo que se parece más a propaganda que a periodismo genuino:

Un adolescente palestino dice que los soldados israelíes lo detuvieron durante cinco días el mes pasado, obligándolo a dormir con los ojos vendados y esposado en su ropa interior y buscar y excavar en busca de túneles en Khuza’a, su pueblo cerca de la frontera oriental de Gaza, que fue casi destruida en los combates. 

El adolescente, Ahmed Jamal Abu Raida, dijo que los soldados asumieron que estaba conectado a Hamás, el grupo militante islámico que domina Gaza, lo insultaron a él y a Allah y amenazaron a azuzar a un perro en él. 

“Mi vida estaba en peligro”, dijo Ahmed, 17 años, dijo en una de dos largas entrevistas el jueves y viernes. Cómo soldados lo hicieron caminar delante de ellos por el barrio y revisar casas en busca de túneles, añadió, “En cada segundo, iba a lo desconocido.” 

Sus afirmaciones de acciones que violarían tanto el derecho internacional y una sentencia del Tribunal Supremo de Israel de 2005, no pudieron ser corroboradas de forma independiente; el padre de Ahmed, Jamal Abu Raida, quien ocupó un alto cargo en el Ministerio de Turismo de Gaza bajo el gobierno controlado por Hamás, dijo que la familia se olvidó de tomar fotografías que documentan los abusos en su alegría por el regreso del joven, y se despojó de la ropa que se le dio al ser puesto en libertad. 

Hasta ahora, nos suenan varias alarmas:

  1. La historia no puede ser corroborada de forma independiente. 
  2. El padre de la presunta víctima es un funcionario de alto rango de Hamás. 
  3. No hay evidencia física, ya sea fotográfica o en el cuerpo del adolescente, para demostrar que ha sido víctima de abuso. 

Pero estas no son las únicas señales de advertencia sobre el New York Times. De acuerdo con el artículo: “El caso fue publicitado el jueves por la Defensa de los Niños Internacional-Palestina (DCI-PS por sus siglas en inglés), una organización cuyos informes sobre abusos de jóvenes palestinos en cárceles militares de Cisjordania han sido cuestionados por las autoridades israelíes.” 

De acuerdo con la ONG Monitor, DCI-PS:

Además, DCI-PS en los conflictos anteriores en Gaza, ha clasificado falsamente a los combatientes como niños.

Pero esto es sólo otro ejemplo de la relación simbiótica entre los medios de comunicación y las organizaciones no gubernamentales (ONGs), donde estas ONG politizadas reciben un nivel de credibilidad puramente en virtud de sus pretensiones de apoyar los derechos humanos, en lo que se conoce como el “efecto de halo”. 

Teniendo en cuenta todas estas cuestiones, ¿por qué entonces el New York Times si quiera considera esta historia como digna de su atención? 

Como David Bernstein escribe en el Washington Post: 

Si los reporteros del Times en realidad podrían corroborar la historia, más poder para ellos en publicarla. Pero en este momento, sólo están repitiendo acusaciones no confirmadas de una fuente dudosa, en otras palabras, haciendo pasar propagandas de guerra como noticias.

Richard Behar señaló recientemente que el co-autor de la historia, Fares Akram , el corresponsal Gaza, difícilmente es apenas un observador objetivo, que felizmente también trabaja para Al Jazeera y toman su línea pro-Hamas. Pero ¿por qué la jefa de la oficina de Jerusalén, Jodi Rudoren pone su nombre en esta drek, y cómo consiguió traspasar a los editores del Times?