El New York Times reconoce que Hamás controla a los medios de comunicación

Comunicado del 26 de Agosto del 2014 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.

En su informe sobre el asesinato selectivo israelí del oficial de finanzas de Hamás y financiador del terror,  Muhammad al-Ghoul, el New York Times incluye un pequeño pero importante reconocimiento del control de Hamás sobre lo que los medios pueden informar:  

El testigo, que llegó al lugar minutos después del ataque aéreo, dijo que los hombres de seguridad vestidos de civil impidieron a los fotógrafos tomar fotografías allí, mantuvieron alejados a los espectadores, recogieron el dinero y buscaron más efectivo en lo que quedaba del automóvil. El testigo habló bajo la condición de guardar el anonimato por temor a represalias

Es seguro asumir que los “hombres de seguridad vestidos de civil” son miembros de Hamás. Que ellos están vestidos como civiles nos lleva a la pregunta de cuántos terroristas han sido clasificados como civiles simplemente porque no llevaban uniformes militares. 

A esos fotógrafos y curiosos se les impidió documentar la escena y que un castigo tema hablar dice mucho de la realidad del control de Hamas en la Franja de Gaza y por qué gran parte de la historia no ha salido a la luz en los medios de comunicación internacionales. 

Tal vez no es una sorpresa que la jefa de la oficina del New York Times en Jerusalén, Jodi Rudoren no sea la responsable de escribir esta última historia. Después de todo, ella rechazó la condena hecha por la Asociación de Prensa Extranjera sobre la intimidación de Hamas, que calificó de “tonterías”.



Análisis de Medios: El Comercio de Perú

Comunicado del 8 de Agosto del 2014
En el día de hoy hemos realizado un análisis de medios, a El Comercio de Perú.
Visto y considerando que se está desarrollando una operación en Medio Oriente, de las características de Margen Protector, y el hecho de que Israel siempre está en el lente de los medios, podría no sorprender que en lo que va del mes de Agosto (al 8 y al cierre de esta publicación), El Comercio haya publicado un total de 64 artículos sobre el tema.
Encontramos que 32 artículos podrían considerarse neutrales, ya que no demuestran tendencias.
Vale la pena aclarar que a pesar de no mostrar sesgos a simple vista, sí poseen errores graves.
Por ejemplo en el de hoy, “Gaza: Israel y Hamas reanudan ataques tras la tregua” no hace mención a que la tregua fue rota por Hamás y  falla al no informar que Hamás disparó antes de cumplirse el lapso acordado de tregua:

En las primeras horas del día los palestinos dispararon 33 cohetes, mientras que los israelíes atacaron “por todo Gaza”
Israel y milicianos en Gaza reanudaron sus ataques transfronterizos el viernes, después de que una tregua de tres días expiró y las negociaciones en El Cairo sobre un nuevo acuerdo fronterizo para la bloqueada Gaza alcanzaron un punto muerto.
En estos 32 artículos, exactamente la mitad de los analizados, Hamás recibe el nombre de milicianos, brazo armado del movimiento islamistaIslamistas palestinos, o simplemente, palestinos, omitiendo el uso correcto del término ‘terroristas’.
Dos artículos pueden considerarse realmente objetivos.
Esta es la única oportunidad donde el Movimiento de Resistencia Islámico es llamado Terrorista.
Explica la opresión que mantiene Hamás sobre el pueblo palestino y las estrategias que utiliza (escudos humanos y los túneles de terror)
Y concluye:
La guerra es un infierno y la muerte de niños debe parar de inmediato, pero la única salida posible es destruir a Hamas. Por eso, tengamos el valor de decir la verdad, no seamos cómplices y expliquemos cómo el fundamentalismo islámico es peor que el nazismo hitleriano.
La autora analiza la guerra de información y las coberturas mediáticas, y afirma acertadamente:
Sin embargo, hoy las cosas se han complejizado enormemente con la aparición de las redes sociales y la sobreabundancia de información. Si tomamos el complejo caso de Gaza e Israel, no encontramos análisis profundos y críticos en televisión, radio, revistas o periódicos. Las apariciones duran con suerte unos pocos minutos y se repiten sin cesar perdiendo “aura de realidad”. Se apela al dolor y a la emoción (quién los puede contener viendo niños agonizar), pero nos es imposible tomar distancia crítica para escuchar las voces disidentes y pensantes que nos permitan con imaginación llegar a una salida a tremenda crisis.
Sobre los 30 artículos que restan contabilizar, el 47%, se puede leer justamente lo que afirmaba Kogan. Se apela al dolor, a la empatía y a victimizar al pueblo palestino.

El golpeado enclave palestino tiene una de las poblaciones más jóvenes del mundo. Más del 40% tiene 14 años o menos
El voluntario Nisreen Shawa, 25, centro, conduce una sesión de juegos con niños palestinos desplazados en una escuela de las Naciones Unidas en donde familias enteras han encontrado refugio en medio de la guerra en la ciudad de Gaza aprovechando del temporal alto el fuego. 
Mahmoud al-Ghol, de 10 años, perdió a nueve miembros de su familia en un bombardeo israelí que destruyó su casa en el sur de Gaza.
Si se comparara la demografía de Gaza con la de EE.UU., sería como si 200.000 niños hubieran muerto en este último país
 
Unas 10.600 casas han sufrido las consecuencias de los bombardeos, de las que 1.724 han quedado completamente destruidas
Los niños de Gaza están muertos y me basta con ver a mi hijo, para imaginarme lo insoportable que sería encontrarlo herido.
Otro recurso detectado es el de demonizar a Israel:
El Comité de los Derechos del Niño de la ONU fue más allá, acusando de forma reciente a Israel de emplear a niños palestinos como escudos humanos (y quienes citan fuentes de la ONU cuando acusan a Hamas de súbito desconfían de ellas cuando estas acusan a Israel).
[…]
Se suele afirmar por ejemplo que, en ocasiones, el ejército israelí se comunica con quienes se encuentran dentro de un hospital o de una vivienda para advertirles de un ataque. Lo cual solo confirma que sabían con certeza que se trataba de un objetivo civil: no importa cuántas comunicaciones hayan enviado, bajo el derecho internacional humanitario esos no constituyen blancos legítimos para un ataque militar.
Disfrazada de excusas como “derecho a la defensa”, “ataque disuasivo” “guerra en nombre del Señor”, “defensa del territorio”, la historia de nuestro país y la del mundo nos ofrece miles de razones para justificar el aniquilamiento entre seres humanos. Lo de Gaza es, definitivamente, un espectáculo dantesco de lo que la brutalidad humana es capaz de hacer y de lo que el resto del mundo se está acostumbrando a tolerar.

El Uso de Imágenes

En cuanto a las imágenes publicadas, podemos afirmar que hemos encontrado algunas que muestran a Hamás como grupo terrorista armado.
Pero también debemos reportar que la abrumadora mayoría muestran sufrimiento, muertos y crudeza.

Saquemos Conclusiones

A la luz de lo expuesto, y a razón del simple cálculo matemático que sobre los 64 artículos analizados detectamos que el 47% muestra sesgos contra Israel,  lo invitamos a Ud. respetado lector a sacar su propia conclusión sobre si El Comercio de Perú está cumpliendo con su rol de informar objetivamente o trasmite tendencias.

BBC y NYT Admiten que las estadísticas de muertes civiles por parte de Gaza no son creíbles

Comunicado del 8 de Agosto del 2014 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting.
Desde que comenzó el conflicto en Gaza, muchos en los medios de comunicación se han mostrado obsesionados con la publicación de “Body Count” (conteo de cuerpos), estadísticas de fallecidos, sobre todo mostrando el número de víctimas civiles de Gaza. Estos datos se han utilizado para apoyar a los que acusan a Israel de cometer “crímenes de guerra”. Dicen que la gran cantidad de muertes “civiles” demuestran que Israel está siendo indiscriminada en sus operaciones militares. 
Ahora, tanto la BBC y el New York Times (que ha estado particularmente obsesionado con las estadísticas diarias de bajas) están admitiendo que hay serios problemas con estos números. 
La cabeza de la BBC de estadísticas Anthony Reuben, pregunta: 
Si los ataques israelíes han sido “indiscriminados”, como dice el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, es difícil averiguar por qué han matado a tantos civiles hombres más que a mujeres … 
… En conclusión, todavía no sabemos a ciencia cierta cuántos de los muertos en Gaza eran civiles y cuántos eran combatientes. Esto no es en ningún sentido culpa de los empleados de la ONU que recogen las cifras – sus estadísticas están acompañadas de advertencias y descritas como preliminares y sujetas a revisión.
Pero sí quiere decir que algunas de las conclusiones que se extraen de ellos puede ser prematuras. 
El The New York Times hizo su propio análisis. 
El análisis del Times, mirando a 1.431 nombres, demuestra que la población con más probabilidades de ser militantes, hombres de entre 20 y 29, es también la más sobrerrepresentada en el número de muertos. 
Sólo uno de los problemas citado por el Times es que: 
Grupos de derechos humanos reconocen que las personas asesinadas por Hamas como colaboradores y gente que murió de forma natural, o tal vez a través de la violencia doméstica, muy probablemente también se cuentan dentro de el grupo de ‘civiles’. 
Pero, ¿cuántas personas que han estado siguiendo el conflicto en el Times y viendo todos los días las cifras de víctimas civiles de Gaza son conscientes de que éstas incluyen los asesinados por Hamas? 
Durante el último conflicto en Gaza, Israel fue acusado de crímenes de guerra. En ese momento, las estadísticas habían mostrado un número desproporcionado de víctimas civiles. Pero el análisis realizado después de los hechos demostró que estas estadísticas no eran correctos. Por lo menos con historias en la BBC y Times, los medios de comunicación ya son conscientes de que en estas estadísticas no se debe confiar. 
Ahora tenemos que ver si sus propios reporteros creen lo que sus empleadores han escrito.

Las fotos del New York Times sólo cuentan una parte de la historia

Comunicado del 4 de Agosto del 2014 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Alex Margolin .
Hay algo que falta en la forma en que el conflicto de Gaza está siendo retratado en imágenes en los medios convencionales. Hay una escasez notable de fotos de los combatientes de Hamas y lanzadores de cohetes. 
Hay un montón de fotografías de edificios derrumbados en Gaza, las personas afectadas por el dolor de la guerra, e incluso fotos y videos de misiles interceptados por la Cúpula de Hierro, que dispararon contra cohetes de Hamás que se aproximan. Pero prácticamente no hay fotos de Hamás en la ofensiva. 
Y ya que las imágenes de los medios tienen un tremendo poder para moldear la opinión pública, la ausencia de imágenes que muestran a Hamas como agresivo y peligroso podrían tener un impacto en qué cantidad de responsabilidad la gente le atribuye al grupo terrorista. 
Un periodista que se dio cuenta del desequilibrio en las fotos fue JTA de Uriel Heilman, que ha publicado una investigación general sobre el tema la semana pasada:  
¿Por qué no hemos visto fotografías periodísticas de combatientes de Hamás en Gaza? 
Sabemos que Hamás no quiere que el mundo vea las imágenes de los combatientes palestinos que lanzan cohetes o utilizan paraísos civiles, como hospitales como bases de operación. Pero sí somos capaces de ver las imágenes de ambos lados de prácticamente cualquier otra guerra – en Siria, en Ucrania, en Irak – por qué Gaza es una excepción? 
The New York Times respondió a Heilman, señalando que simplemente no tienen fotos de combatientes de Hamas en acción. 
Esto es lo que Eileen Murphy, vicepresidente del Times para las comunicaciones corporativas, dice: 
Nuestro editor de fotos pasó por todas nuestras fotos recientemente y de muchos cientos, se encontró con 2 imágenes de calidad pobre, muy distantes que fueron subtituladas combatientes de Hamás por nuestro fotógrafo de campo. Es muy difícil identificar a Hamás porque no tienen uniformes o cualquier insignia visible; nuestro fotógrafo ni siquiera ha visto a alguien llevando un arma. 
Yo añadiría que no retendríamos las fotos de los militantes de Hamas. Estamos ansiosamente buscando fotografías de ambos lados del conflicto, pero estamos limitados a lo que nuestros fotógrafos tienen acceso. 
Heilman señaló que ni los periodistas ni fotógrafos han indicado que su capacidad para operar se ha visto limitada por Hamás. Sin embargo, publicaciones como Tablet expresaron sus dudas de qué se trataba en realidad el caso: 
Lo que el Times y otros medios noticiosos dominantes parecen decididos a esconder de sus lectores es que a sus fotógrafos y periodistas apenas se les permite vagar libremente. De hecho, están trabajando en condiciones terriblemente difíciles bajo el control efectivo de una organización terrorista que-como la guerra misma indica-no dudó en mutilar, secuestrar y matar a la gente que no le gustaba. 
¿Cómo es que depender de Hamás para su acceso diario –sin mencionar sus vidas- potencialmente impactaría en la cobertura? Bueno, el hecho de que el Times tiene sólo dos distantes y granulosas, inutilizables imágenes de hombres armados de Hamas de Tyler Hicks dice todo lo que necesitas saber, ¿no es así?. 
El problema más grande es que una publicación tan influyente como el New York Times está dispuesto a publicar imágenes ostensiblemente desde ambos lados, pero que en realidad deja de contar la historia real. Mientras que es probablemente cierto que el medio simplemente no tenga ninguna imagen de los combatientes de Hamás para publicar, no es aceptable simplemente dejarlo allí. 
Lo correcto y responsable sería decirle a los lectores que las imágenes que ha estado presentando sólo cuentan parte de la historia y que indican claramente que el medio no ha logrado capturar el resto de la historia. Eso podría no ser suficiente para restaurar el equilibrio en las imágenes, pero sería por lo menos más honesto que simplemente ignorar que parte del conflicto no ha logrado ser fotografiado.

Venezuela: Correo del Orinoco expone sus tendencias contra Israel

Comunicado del 1 de Agosto del 2014 
En oportunidades anteriores ya hemos publicado artículos sobre Correo de Orinoco donde analizábamos su subjetividad anti Israel.
Sólo en el día de hoy han publicado 10 artículos virulentos, agresivos y demonizantes contra Israel.
Plenos de mentiras, manipulaciones, falsas acusaciones y prestando plataforma para campañas pro palestinas disfrazadas de noticias.
Compartimos algunos,
También han publicado, falsamente, que Israel ha sido quien ha roto la tregua establecida para hoy, cuando en realidad fueron las acciones de Hamás las que la han violado.
Les pedimos su ayuda para exigir que este medio informativo respete las normas de objetividad.
Por favor, escriba a Correo del Orinoco debajo de cada artículo, o en su cuenta de Facebook.
Por favor, comparta este artículo entre sus contactos para que más personas accedan a la información veraz.

Educación para el Odio: a quién se refiere TeleSur?

Comunicado del 26 de Julio del 2014 
“Podemos perdonar que los árabes maten a nuestros hijos, pero jamás les perdonaremos que nos obliguen a matar a los suyos”.  
Golda Meir
Un muy desafortunado artículo ha publicado el medio venezolano, TeleSur.
Afirmando que los niños de Israel son educados para odiar a los árabes y especialmente a los palestinos.
Titulado “Los hijos del Odio” presenta una serie de acusaciones graves y fuera de contexto.
La utilización de este video para acusar al Estado de Israel exactamente de aquello que es el mayor ejemplo de adoctrinamiento asesino del pueblo palestino hacia sus propios niños parece casi irónico.
Estas imágenes que son transmitidas en el video transcurren en un MUSEO al que determinados padres deciden voluntariamente llevar a sus hijos.
Si bien son desafortunadas las preguntas del entrevistador, y ciertamente condenables, al igual que las respuestas; dista mucho de ser un modelo o consecuencia de una educación sistemática para el odio a la que los niños palestinos sí son expuestos en sus escuelas o en programas televisivos infantiles diariamente, aun cuando los padres puedan no estar de acuerdo. 
Los niños israelíes NO SON educados bajo la pauta de limpieza étnica en el no reconocimiento del otro a vivir; no así como los niños palestinos quienes a través de la manipulación de sus pensamientos desde la edad mas temprana, viven para matar y sueñan con inmolarse y convertirse en mártires.
Les compartimos algunos videos que muestran exactamente lo contrario a lo que afirma TeleSur.

 

Le solicitamos que comparta este artículo entre sus conocidos y le deje saber a TeleSur sus respetuosas opiniones respecto al artículo publicado escribiendo aquí.

Editorial del New York Times culpa a Israel por la Violencia de Hamas

Comunicado del 18 de Julio del 2014 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.
Hay una escuela de pensamiento que ve a los palestinos como víctimas perennes, libre de responsabilidad por cualquier acción o decisión que puedan tomar. Para los defensores de esta forma de pensar, siempre es Israel quien tiene la culpa. 
No sorprende entonces que el New York Times ha dado espacio editorial a Nathan Thrall del Grupo Internacional de Crisis cuyo análisis de la situación actual resulta inverosímil: 
Mientras Hamas dispara cohetes contra ciudades israelíes e Israel da seguimiento a sus extensos ataques aéreos con una operación terrestre en la Franja de Gaza, la causa más inmediata de esta última guerra ha sido ignorada: Israel y gran parte de la comunidad internacional colocan un conjunto prohibitivo de obstáculos en el camino del gobierno de “consenso nacional” palestino  que se formó a principios de junio. 

Estos obstáculos incluyendo el impedir el pago de salarios a  funcionarios nombrados de Hamas y no reducir las restricciones fronterizas de Gaza. El propio Hamás está convenientemente lavándose las manos ya que el gobierno de unidad palestino “se comprometió a cumplir con las tres condiciones de la Ayuda Occidental exigidas por Estados Unidos y sus aliados europeos: la no violencia, la adhesión a los acuerdos anteriores y el reconocimiento de Israel.” 

Thrall no puede ni siquiera contemplar que el propio Hamas, todavía arraigado en la Franja de Gaza, no ha cambiado sus políticas violentas y de rechazo hacia Israel. ¿Y qué de los miles de cohetes que han sido lanzados desde Gaza contra civiles israelíes, incluso antes de esta reciente escalada? Para Thrall, ni siquiera son dignos de mención. 
Lo mismo ocurre con el secuestro de tres adolescentes israelíes por terroristas afiliados a Hamas. En lugar de ello, de acuerdo con Thrall: 
Hamas busca ahora a través de la violencia lo que no pudo obtener a través de una transferencia pacífica de responsabilidades. 
¿Por qué Israel es responsable por el pago o, mejor dicho, la falta de pago, de los sueldos de Hamas? Esta manzana de la discordia fue una de las principales causas de la ruptura del gobierno de unidad palestino debido a la falta de voluntad de la Autoridad Palestina o la imposibilidad de pagar, más que con Israel, que no tenía ningún papel que desempeñar. 
Es comprensible que los EE.UU. no estaba dispuesto a ser parte de una transferencia de fondos a una organización terrorista: 
En declaraciones a The Times of Israel bajo condición de anonimato, un funcionario de seguridad israelí dijo que los fondos no fueron transferidos a Hamas “debido a las sanciones internacionales” impuestas al movimiento, pero no brindó detalles. A la decisión de Hamas de romper el alto el fuego de 20 meses la semana pasada con el lanzamiento de cohetes contra Israel,  él la llama como “una cuestión interna palestina que se ha lanzado sobre Israel.” 
¿Por qué entonces el lanzar misiles contra Israel sería una reacción aceptable para una cuestión interna entre Hamás y Fatah?
En cuanto al gobierno de unidad,  acaso Thrall esperaba realmente que Israel premie a Hamas por lo que fue un cambio apenas estético? Estaba Hamas realmente tratando de seguir un camino pacífico, pero fue bloqueado en todo momento por parte de Israel? De acuerdo con Thrall, la respuesta es un inequívoco sí: 
La actual escalada en Gaza es un resultado directo de la elección por parte de Israel y Occidente de obstruir la aplicación del acuerdo de reconciliación palestina de Abril del 2014. El camino para salir de la crisis es un cambio de esa política. 
Nos queda preguntarnos exactamente en qué mundo vive Nathan Thrall y, de hecho, qué llevó al New York Times a publicar esta editorial. Pero en realidad, el New York Times no esta más que siguiendo un patrón de culpar a Israel por el terrorismo palestino. 
En última instancia, Thrall no puede notar la diferencia entre causa y efecto. Fue la violencia de Hamas la que llevó a Israel a bloquear la Franja de Gaza, no fueron las acciones de Israel las que causaron la intensificación de la escalada actual con la incursión terrestre de su ejército.

Puede enviar sus considerados comentarios al New York Times – letters@nytimes.com – recuerde incluir su dirección postal y número de teléfono para tener la oportunidad de la publicación.

New York Times deja caer la pelota sobre los escudos humanos de Hamas

Comunicado del 9/07/14
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker
¿Por qué la política de Israel de evitar víctimas civiles es “polémica”? El New York Times informa que supuestamente sobre las medidas israelíes para advertir a la población civil de Gaza de los ataques inminentes de las FDI: 
La llamada llegó al teléfono celular de la esposa de su hermano, Salah Kaware dijo el martes. El sr. Kaware vive en Khan Younis, en el sureste de Gaza, y la persona que llamó dijo que todos deben abandonar la casa en cinco minutos, ya que iba a ser bombardeada. 
Otra advertencia llegó mientras los ocupantes se iban, él dijo en una entrevista telefónica, cuando un avión israelí no tripulado disparó aparentemente una bengala en el techo de la casa de tres pisos. “Nuestros vecinos se convirtieron en escudos humanos“, dijo, con algunos que incluso iban a las azoteas para tratar de evitar un ataque. Otros estaban en la escalera cuando la casa fue bombardeada no mucho tiempo después. 
Pero frente a una confesión tal de que los palestinos están utilizando las advertencias de las FDI con el fin de actuar como escudos humanos, Steve Erlanger y Fares Akram dejar caer la bola. En lugar de centrarse en la política de Hamas de colocar deliberadamente a los civiles en peligro, el New York Times marca a las medidas de Israel para evitar víctimas civiles como “polémicas”: 
Pero los acontecimientos del martes fueron otro ejemplo de una política israelí polémica en la que los ocupantes de un edificio a punto de ser bombardeado reciben una breve advertencia en árabe para evacuar. Los israelíes han utilizado este tipo de llamadas telefónicas y panfletos desde hace años, en un esfuerzo declarado de reducir las bajas civiles y evitar acusaciones de asesinatos indiscriminados, o incluso de los crímenes contra las reglas de la guerra. 
¿Qué es tan polémico acerca de evitar víctimas civiles? ¿No debería se política polémica la de Hamas? 
Como dijo el ex comandante de las fuerzas británicas en Afganistán, coronel Richard Kemp de las operaciones anteriores de Israel en Gaza: “las Fuerzas de Defensa de Israel hicieron más para salvaguardar los derechos de los civiles en zona de combate que cualquier otro ejército en la historia de la guerra.” A pesar de medidas extraordinarias de las FDI para evitar víctimas civiles, el New York Times menosprecia estos esfuerzos y los califica como ineficaces o irrelevantes, como se ve a través de los ojos deformados de los llamados derechos humanos de organizaciones no gubernamentales que acusan a Israel de “crímenes de guerra” en todos y cada uno de los casos. 
Los crímenes de guerra reales son los lanzamientos de cohetes indiscriminados de Hamás que se dirigen deliberadamente a civiles y la incorporación de los terroristas dentro de la propia población civil. A diferencia de Israel, Hamas no da ninguna advertencia y  a diferencia de Israel, que hace todo lo posible por defender a su población a través de medidas como las sirenas de alerta, los refugios de bombas y el sistema Cúpula de Hierro. 
El New York Times debería echar un vistazo más de cerca al blog de las Fuerzas de Defensa de Israel, que detalla el uso de escudos humanos de Hamas en Gaza. Además de documentar el lanzamiento de cohetes desde zonas civiles, el ejército israelí muestra al verdadero ejemplo de escudos humanos en las azoteas que el New York Times describe. 
En esta foto del 8 de julio, la población civil se reúne en el techo de la casa de un terrorista de Hamas que fue atacado por el ejército israelí. Lo hicieron con el fin de actuar como escudos humanos y disuadir un ataque inminente de las FDI. 
Hamas utiliza gráficos, tales como el que publicamos a continuación, con el fin de asegurarles a los palestinos de Gaza que pueden convertirse en héroes al actuar como escudos humanos. 
“Un pueblo fuerte”, escrito en árabe. Un juego de palabras con el nombre hebreo de la Operación de Margen Protector- alienta a los palestino en Gaza a pararse en los techo de sus casas para actuar como escudos humanos.
El CEO de HonestReporting, Joe Hyams dijo: 
Este es otro ejemplo de un patrón de conducta por parte de The New York Times. Tal es la ceguera moral del periódico cuando se trata de Israel, sus reporteros no pueden ver la maldad de Hamas, incluso cuando se les sirve en bandeja. En lo que se refiere a The Times, Israel simplemente no puede hacer nada bien. 
Puede enviar sus comentarios considerados al New York Times – letters@nytimes.com – recuerde incluir su dirección y número de teléfono para ser considerado para su publicación.

Prensa Libre De Guatemala Minimiza El Holocausto Mediante Desafortunada Comparación

Comunicado del 1 de Julio del 2014 
En el día de hoy, en el periódico Prensa Libre de Guatemala, se ha publicado en En clave de Fo una caricatura titulada “La Solución Final”
en la que se puede ver en un cuadro a un Adolfo Hitler enviando a niños judíos hacia los trenes que los llevarían a los campos de exterminio. 
En el otro cuadro, a modo comparativo, se puede ver a Barack Obama enviando a niños hacia un avión, alusión a la problemática sobre los inmigrantes ilegales y la revocación de los EEUU a la reforma migratoria.
Más allá de tratarse de una comparación falaz que denota falta de conocimiento histórico, la caricatura constituye una ofensa para los parientes de las personas perecidas en el holocausto, así como para los sobrevivientes y sus familiares. 

El millón y medio de niños que el régimen nazi asesinó por medio de un plan de exterminio organizado y sistemático, por su condición de judíos, sin importar su nacionalidad; no puede ser comparable con la decisión del gobierno de los Estados Unidos de no permitir la permanencia de personas extranjeras en su territorio. 

Le solicitamos que tome acción, para manifestarle a Prensa Libre y a Fo, su caricaturista, su inconformidad con la caricatura y el mensaje que pretende enviar.

Por favor, escriba a las siguiente direcciones:
ojodellector@prensalibre.com.gt
opiniones@prensalibre.com.gt
webmaster@prensalibre.com.gt

Análisis en Profundidad: The New York Times, Washington Post y Los Angeles Times

Comunicado del 26 de Marzo del 2014 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl.
Por muchos años, hemos publicado análisis en profundidad que muestran el sesgo anti-Israel consistente y generalizado del New York Times. 
Hemos documentado cómo la gran mayoría de los artículos y editoriales en el New York Times presentar a Israel en una manera desfavorable y a menudo errónea. Sin embargo, el New York Times podría argumentar que su cobertura es negativa porque las acciones y políticas de Israel justifican dicha cobertura. En otras palabras, sería pretender simplemente el informar las noticias en lugar de presentar un punto de vista sesgado.
Así que decidimos comparar la cobertura del NY Times con la del Washington Post y Los Angeles Times. Si la cobertura de Israel de estos tres medios es parecida, entonces tal vez el argumento del NY Times tendría mérito.
Por otro lado, si el New York Times muestra una imagen diferente de Israel de la que muestras los otros periódicos, se sumaría a la evidencia de que sus informes representan una perspectiva sesgada anti-Israel. ¿De qué otra forma se podía explicar que el NYTimes cubra a Israel en forma diferente a otros medios ante los mismos eventos?
Entonces, ¿qué encontramos?
En cada categoría evaluada, la cobertura de Israel por parte del New York Times era mucho peor que la de Los Angeles Times y el Washington Post. De nuevo, esto es analizando la cobertura de los mismos hechos en el mismo período de tiempo (enero-febrero de 2014). Analizamos cuatro categorías de sesgo: Equidad, Contexto, Terminología y Selección de Fuentes. Algunos de los prejuicios eran muy sutiles, pero cuando los lectores absorben la noticia como está escrita en una forma tendenciosa, impacta la forma en que se comprenden los acontecimientos.
Sólo un ejemplo pinta el cuadro. Nos fijamos en lo que nos referimos como “equidad”. Con eso queremos decir qué porcentaje de los artículos contienen temáticas que reflejan negativamente a Israel .
Mientras que sólo una cuarta parte de los artículos del Washington Post y un tercio de los del LA Times reflejó negativamente a Israel, un abrumador 67% de los artículos en el New York Times lo hicieron.
Otros indicadores que medimos mostraron discrepancias similares.
Explicación de los hallazgos:

Equidad:

Porcentaje de artículos que expresaron críticas a Israel o que las acciones israelíes  fueron representadas negativamente.
 (Nota: The Washington Post también publicó historias de Associated Press que tienden a ofrecer una visión más negativa de Israel. No están incluidos en este estudio.  Hemos utilizado sólo los artículos de propios reporteros del Post).
En los informes de cualquier medio de comunicación en Israel, habrá algunas historias negativas y críticas. Eso es de esperarse ya que Israel, como todos los países occidentales, no es perfecto. Sin embargo, no hay razón de por qué historias negativas deben aplastar todo otra cobertura. No sucede en LA Times o el Washington Post. Sin embargo, la presentación de informes sobre los mismos hechos y los mismos sucesos, el New York Times encuentra una manera de informar negativamente sobre Israel dos terceras partes del tiempo.
Por ejemplo el 10 de enero el New York Times publicó “Golpe a los esfuerzos de paz, Israel publica los planes para las nuevas viviendas en los asentamientos“. No sólo el anuncio israelí es etiquetado como un “golpe a los esfuerzos de paz” en el título, sino el artículo abre al referirse a “una medida que el jefe negociador palestino condenó como una” bofetada” a la intensa presión del Secretario de Estado John Kerry para un acuerdo de paz en Oriente Medio”. Antes de que el lector pueda realmente llegar a los detalles, el anuncio israelí ha sido calificado entre el titular y el primer párrafo.
El mismo día, el Los Angeles Times publicó un artículo sobre el mismo tema con el titular simplemente afirmando que “Israel anuncia mayor construcción de asentamientos“. El artículo inicia y describe cómo el anuncio fue criticado como era de esperarse. El Washington Post tenía un titular similarmente neutral. El Post mencionó la referencia a la “bofetada” , pero sólo en el quinto párrafo. Fue sólo el New York Times quien eleva la cita de Saeb Erekat a la primera descripción de la política israelí. La forma en que el New York Times informó sobre el anuncio de Israel estaba lejos de ser un estudio objetivo de los hechos – condenó a Israel usando una opinión sobre los asentamientos como fuente de análisis.
Luego está la cuestión de los artículos de opinión o editoriales. En el New York Times, el 88% de los artículos de opinión son críticos para con Israel. La mayoría de los artículos de opinión en el Los Angeles Times y el Washington Post eran neutrales o positivos. Ejemplos de artículos de opinión críticos de Israel, acciones o políticos israelíes incluyen “Israel tiene que aprender algunos modales“, “Cómo Israel está perdiendo la guerra de la propaganda” y “La tercera Intifada” ( justificando el movimiento de boicot). El New York Times emplea regularmente columnistas como Tom Friedman, quien tiene historial en artículos tendenciosos críticos hacia Israel y su apoyo por la Autoridad Palestina.

Contexto:

Porcentaje de historias que carecen de contexto importante que pueda explicar las acciones israelíes.
La situación en el Oriente Medio es complicada. Cuando contexto importante se queda fuera los lectores pueden obtener una visión sesgada de lo que está pasando y lo que está haciendo Israel. En un artículo que menciona a Jerusalén  declarando “que Israel conquistó en 1967 ” no es suficiente. Esto deja de mencionar miles de años de historia judía de la ciudad o cualquier contexto de la guerra de 1967- una guerra de defensa que terminó con Israel en control de Jerusalén . Dar a entender que Israel es un “conquistador ” carece de tal contexto.
Los asentamientos no deben limitarse a ser etiquetados como “ilegal bajo el derecho internacional”, sin el reconocimiento de que existe una amplia gama de opiniones sobre esta cuestión.
Del mismo modo, al informar sobre el sistema educativo palestino, el dejar de mencionar los casos concretos documentados de la incitación y la glorificación de terroristas en las escuelas palestinas contra Israel sería dejar de lado el contexto crítico. Algunas escuelas palestinas aún llevan los nombres de los terroristas y hay murales en honor al terror a los que los niños palestinos están expuestos todos los días.
Sin embargo, en “Para los árabes en Israel, Elección curricular es un cargo político” , el New York Times pasa por alto esta información y en su lugar utiliza citas de los árabes que indican lo importante que es para ellos que la “narrativa palestina” se enseñe en la escuela. Ellos convirtieron la historia de que Israel provee fondos para que las escuelas utilicen un curriculum de estudios estándar en una conspiración. Una persona entrevistada dice:
“Yo no quiero que mi hijo tenga miedo de decir que es Palestino”.
Otro palestino dice:
“Las autoridades israelíes no sólo quieren ocupar la tierra, quieren ocupar las mentes de la gente – como un lavado de cerebro”.
No hay manera de que los lectores pudieran entender el debate curricular cuando se presenta solamente con este tipo de opinión sin hacer referencia a la historia de la incitación anti-israelí en las escuelas palestinas.
En “Abbas, Hablando con estudiantes israelíes de paz, encuentra un público receptivo“, Mahmoud Abbas es tratado como un líder moderado dispuesto a hacer compromisos serios en nombre de la paz . Si bien ha sido bien documentado que Abbas ha hecho encendidos discursos en árabe que contradicen la imagen que el New York Times pinta, el artículo se limita a observar:
Alejando las acusaciones de algunos israelíes que afirman que él dice una cosa en árabe y otra en Inglés, Abbas dijo, “Yo hablo el mismo idioma con todos. ” (El Sr. Abbas se dirigió a los estudiantes en árabe con traducción simultánea en hebreo y en Inglés.)
Pero esta afirmación se ha demostrado que es falsa. Nuevamente, ¿por qué el New York Times la deja reposar sin respuesta?

Terminología:

Porcentaje de artículos en los que se utilizan términos inexactos en perjuicio de Israel.

Cuando los terroristas de Hamas son etiquetados “militantes” su verdadera naturaleza está oculta. Cuando términos como “de derecha”, “línea dura” y “nacionalista” se aplican al gobierno de Israel y no a la Autoridad Palestina de Abbas (que ha mostrado mucho menos flexibilidad en el proceso de paz) , da la impresión de que la falta de progreso se debe principalmente a la composición del gobierno de Israel.
El uso de estas etiquetas engañosas es tan común que muchos lectores no ven nada malo con titulares como “Israel ordena ataque aéreo contra militantes de Gaza”. Pero ciertamente un titular y el artículo que describen un ataque en contra de un “terrorista ” (y eso es lo que son los lanzadores de misiles contra civiles) tendría un impacto muy diferente.
Por desgracia, esta es un área donde el Post y Los Angeles Times también tienen trabajo que hacer. Por alguna razón, cuando se trata de Israel, los periodistas no van a hacer nada para evitar el uso de la temida palabra “T”. Por lo menos el Post menciona los ataques con cohetes en el titular “Israel dispara misiles a motociclista en Gaza que dicen fue responsable de los ataques con cohetes“.  A pesar de que las palabras clave están entre comillas, el LA Times utiliza “Israel mata a dos en ataque a Gaza apuntando a ‘operativa terrorista’ “. Cabe señalar, sin embargo, que el LA Times publicó el artículo con una imagen completamente inadecuada de la madre del terrorista llorando en su funeral.

Fuentes:

Porcentaje de artículos que utilizan citas directas críticas de Israel que son de dudosa procedencia o que son de hecho sospechosas.

Mientras que una cita directa puede traer claridad y comprensión para un artículo, hay muchas maneras de que las citas puedan distorsionar un artículo entero. Si la cita es inexacta o de una fuente que es sesgada o tiene un historial de difundir información falsa, entonces se hace más para confundir la cuestión. Incluso cuando una oferta se equilibra con otro punto de vista más adelante, si se exhibe de manera más prominente en el artículo, también conducirá al lector hacia una sola perspectiva. Esto es especialmente preocupante cuando se trata de personas que viven en una situación en la que el decir cosas incorrectas en público puede conducir a un daño para ellos y sus familias.
Xavier Abu Eid de la unidad de negociaciones de la Organización para la Liberación Palestina dijo que Israel estaba “bajo la obligación de poner fin a todas las actividades de asentamientos, no por uno o dos días, sino para siempre.”
Pero esto no es cierto . Así que incluso si un funcionario de alto rango lo dijera, el New York Times no tiene ninguna obligación de publicarlo.
En el artículo “En los Asentamientos  en Cisjordania, los trabajos israelíes son espada de doble filo”, el New York Times cita a un trabajador palestino que dice:
“Siento que no soy un ser humano – estamos sirviendo a la ocupación”, dijo el Sr. Jalaita , de 47 años, padre de cinco , dos de ellos estudiantes universitarios. “Estoy obligado a trabajar aquí porque tengo una casa, tengo una familia. Mañana, si hay otro lugar para trabajar, si hay trabajo en Palestina, lo haré .
Pero fue esta cita honesta y veraz? Para la Autoridad Palestina alguien puede ser señalado por decir algo equivocado. ¿Podemos tomar esta fuente como válida?
Mientras que el LA Times anotó muy bien en el uso de citas, lo mismo no puede decirse de The Washington Post en el que el uso de citas tendenciosas resultó casi tan malo como en el New York Times. En el artículo “Israel dice que la ‘incitación’ palestina podría socavar las conversaciones de paz”, Hanan Ashrawi responde a la demanda de Israel de que los palestinos detengan la incitación al decir:
Creo que Netanyahu está desesperado por encontrar una manera de sabotear las conversaciones y culpar a los palestinos, incluyendo agarrar un clavo ardiendo y proveer fabricaciones.” 
Sin embargo, la incitación es un problema real y ha sido muy documentado. ¿Por qué debe el Post publicar a Ashrawi (que tiene un historial bastante consistente de proporcionar citas tendenciosas e inexactas a los medios de comunicación)?

Conclusiones:

La forma en que el New York Times cubre a Israel muestra un claro sesgo. Hemos analizado la cobertura por sus propios méritos y en comparación con otros periódicos estadounidenses líderes – que no son conocidos por ser pro-Israel. En todos nuestros estudios que se remontan desde hace muchos años, se ha mostrado una tendencia constante, informando negativamente sobre Israel y las acciones israelíes. Las historias negativas abruman mayoritariamente a las positivas, contexto importante es deficiente,  se utiliza la terminología en forma engañosa y las citas muestran subjetividad influyendo en los lectores a tener una mala impresión de Israel.
Tenemos la intención de seguir sobre el New York Times, así como el Washington Post y Los Angeles Times durante todo el año para ver si mejora la cobertura.
Pregunte a la Editora Pública del NY Times, Margaret Sullivan por qué la cobertura es tan sesgada en contra de Israel en comparación con otras fuentes de noticias de buena reputación. Su correo electrónico a public@nytimes.com.