Las fotos del New York Times sólo cuentan una parte de la historia

Comunicado del 4 de Agosto del 2014 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Alex Margolin .
Hay algo que falta en la forma en que el conflicto de Gaza está siendo retratado en imágenes en los medios convencionales. Hay una escasez notable de fotos de los combatientes de Hamas y lanzadores de cohetes. 
Hay un montón de fotografías de edificios derrumbados en Gaza, las personas afectadas por el dolor de la guerra, e incluso fotos y videos de misiles interceptados por la Cúpula de Hierro, que dispararon contra cohetes de Hamás que se aproximan. Pero prácticamente no hay fotos de Hamás en la ofensiva. 
Y ya que las imágenes de los medios tienen un tremendo poder para moldear la opinión pública, la ausencia de imágenes que muestran a Hamas como agresivo y peligroso podrían tener un impacto en qué cantidad de responsabilidad la gente le atribuye al grupo terrorista. 
Un periodista que se dio cuenta del desequilibrio en las fotos fue JTA de Uriel Heilman, que ha publicado una investigación general sobre el tema la semana pasada:  
¿Por qué no hemos visto fotografías periodísticas de combatientes de Hamás en Gaza? 
Sabemos que Hamás no quiere que el mundo vea las imágenes de los combatientes palestinos que lanzan cohetes o utilizan paraísos civiles, como hospitales como bases de operación. Pero sí somos capaces de ver las imágenes de ambos lados de prácticamente cualquier otra guerra – en Siria, en Ucrania, en Irak – por qué Gaza es una excepción? 
The New York Times respondió a Heilman, señalando que simplemente no tienen fotos de combatientes de Hamas en acción. 
Esto es lo que Eileen Murphy, vicepresidente del Times para las comunicaciones corporativas, dice: 
Nuestro editor de fotos pasó por todas nuestras fotos recientemente y de muchos cientos, se encontró con 2 imágenes de calidad pobre, muy distantes que fueron subtituladas combatientes de Hamás por nuestro fotógrafo de campo. Es muy difícil identificar a Hamás porque no tienen uniformes o cualquier insignia visible; nuestro fotógrafo ni siquiera ha visto a alguien llevando un arma. 
Yo añadiría que no retendríamos las fotos de los militantes de Hamas. Estamos ansiosamente buscando fotografías de ambos lados del conflicto, pero estamos limitados a lo que nuestros fotógrafos tienen acceso. 
Heilman señaló que ni los periodistas ni fotógrafos han indicado que su capacidad para operar se ha visto limitada por Hamás. Sin embargo, publicaciones como Tablet expresaron sus dudas de qué se trataba en realidad el caso: 
Lo que el Times y otros medios noticiosos dominantes parecen decididos a esconder de sus lectores es que a sus fotógrafos y periodistas apenas se les permite vagar libremente. De hecho, están trabajando en condiciones terriblemente difíciles bajo el control efectivo de una organización terrorista que-como la guerra misma indica-no dudó en mutilar, secuestrar y matar a la gente que no le gustaba. 
¿Cómo es que depender de Hamás para su acceso diario –sin mencionar sus vidas- potencialmente impactaría en la cobertura? Bueno, el hecho de que el Times tiene sólo dos distantes y granulosas, inutilizables imágenes de hombres armados de Hamas de Tyler Hicks dice todo lo que necesitas saber, ¿no es así?. 
El problema más grande es que una publicación tan influyente como el New York Times está dispuesto a publicar imágenes ostensiblemente desde ambos lados, pero que en realidad deja de contar la historia real. Mientras que es probablemente cierto que el medio simplemente no tenga ninguna imagen de los combatientes de Hamás para publicar, no es aceptable simplemente dejarlo allí. 
Lo correcto y responsable sería decirle a los lectores que las imágenes que ha estado presentando sólo cuentan parte de la historia y que indican claramente que el medio no ha logrado capturar el resto de la historia. Eso podría no ser suficiente para restaurar el equilibrio en las imágenes, pero sería por lo menos más honesto que simplemente ignorar que parte del conflicto no ha logrado ser fotografiado.

¿Cuales opiniones importan? Parten 3: Los Angeles Times

Comunicado del 24 de Julio del 2013 
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl
Esta es la tercera parte de nuestra serie de análisis sobre cómo las columnas de opinión de los periódicos más importantes de Estados Unidos brindan cobertura sobre Israel. En nuestros estudios anteriores llegamos a la conclusión de que el New York Times demostró una tendencia clara y consistente anti-Israel en la cantidad y contenido de sus artículos de opinión. También vimos que a pesar de los problemas que hemos documentado en la cobertura sobre Israel en el Washington Post, las columnas de opinión eran mucho más equilibradas cuando se trata de Israel; artículos de opinión y editoriales que reflejen la posición israelí se publicaron con frecuencia.
Pasamos ahora a Los Angeles Times. La última vez que informamos sobre el LA Times, notamos lo siguiente respecto a la cobertura general de Israel:

“Al pintar un cuadro del conflicto en el que Israel se representa negativamente y los palestinos son ignorados, el LA Times, inevitablemente, moldea la opinión pública sobre Israel y el conflicto.”

Esta serie está especialmente enfocada en artículos de opinión. Se trata de personal de la editorial y columnistas de opinión que, por definición, están escritos con una tendencia. Estos son, por naturaleza, subjetivos y aunque – a diferencia de la cobertura de las noticias- no esperamos objetividad en cada pieza, sí esperamos un equilibrio entre los que expresan una postura de apoyo hacia Israel y los que son críticos. Por lo tanto, hubo una amplia gama de opiniones sobre Israel representadas en las páginas de opinión de LA Times en el 2012?
Hemos encontrado que este no era el caso.
De hecho, de los 30 artículos de opinión que hemos analizado, 21 de ellos (70%) expresaron una opinión negativa sobre las políticas israelíes. Tres de ellos eran de apoyo hacia Israel (10%), mientras que seis (20%) podrían ser definidos como neutrales o equilibrados (crítico de ambas partes por igual.)

Editoriales del personal del periódico

El LA Times, sí explica lo que son las editoriales:
“¿Qué es exactamente una editorial? La respuesta es simple: un artículo sin firma que expresa la opinión del periódico sobre un asunto de interés público. Es el único lugar en el periódico que The Times le dice a Ud.  lo que piensa como institución.
Así que, qué piensa LA Times sobre Israel? De las editoriales en nuestro estudio, seis fueron críticas sobre las acciones israelíes, mientras que sólo dos podrían ser consideradas neutrales. La negativa que las editoriales argumentan principalmente es que los retrasos en el proceso de paz fueron, en su mayoría, responsabilidad única de Israel.
En Mitt Romney: complacencia en el escenario mundial, en la editorial dice (énfasis añadido):
“El afán de Romney por complacer a los votantes que percibe son pro-Israel abrumó su sentido común …… Los comentarios de Romney han enfurecido a palestinos porque se olvidó de señalar los efectos devastadores de las restricciones comerciales israelíes en Cisjordania y el bloqueo casi total impuesto a Gaza después de que Hamas tomó el poder.”
¿Por qué es complacencia si la culpa por el estancamiento del proceso de paz se atribuye a la negativa palestina para entrar en negociaciones de paz? Desde que la editorial planteó el tema de las restricciones al comercio y el bloqueo, no deberían haber puesto en contexto cada uno de estos temas? Por el contrario, la editorial está impulsando una opinión crítica de Romney, como también de las políticas israelíes.
En ¿Está muerta la solución de dos Estados?, se nos dice que (énfasis añadido):
“Son días oscuros para el proceso de paz. Las conversaciones están paralizadas. Varios huelguistas de hambre palestinos están deteriorando su salud después de más de dos meses sin comida. Israel legalizó retroactivamente tres controvertidos asentamientos de avanzada en Cisjordania.”

No se menciona nada sobre la incitación palestina, la corrupción y los ataques de cohetes palestinos contra Israel como razones para que la solución de dos estados podría estar muerta. Todos estos ejemplos reflejan mal y de manera unilateral a Israel. Las conversaciones están “paralizadas” porque la Autoridad Palestina se niega a hablar, no a causa de ningún huelguista de hambre.
En La paz en Medio Oriente recibe una paliza, los editores cínicamente preguntan:
“Bueno, perdónennos, pero a qué negociaciones y proceso de paz que se refieren? Para todos los efectos, el proceso ha estado muerto desde hace varios años. Los palestinos se niegan a participar en las conversaciones debido a la continua expansión de asentamientos. Los israelíes no desean comprometerse a una moratoria sobre la construcción de asentamientos …..
Pero a medida que responde (a los continuos ataques con cohetes), Israel debería recordar la brutal guerra que libró en Gaza hace cuatro años que mató a 1.200 palestinos sin lograr desalojar a Hamas o la paralización definitiva de los militantes y de sus cohetes. Israel fue condenado por todo el mundo por ese asalto desproporcionado y poco se benefició. Regresar por ese camino conocido sería catastrófico.”
Como hemos visto en muchos lugares, la cifra de 1.200 “palestinos” es citada sin notar que esto es de acuerdo a fuentes de Hamas y agrupa tanto a terroristas como a civiles. Aún más significativo, aunque la operación israelí no logró silenciar por completo los cohetes, la respuesta israelí expulsó a los líderes de Hamas y limitó los ataques continuos una vez. 
Una vez más los editores han elegido escribir en un estilo que muestra Israel a la luz menos favorable.

Columnas y artículos de opinión

Al explicar cuáles artículos de opinión se seleccionan para publicar, el Los Angeles Times dice:
“Nuestro mandato, tal como lo vemos, es sencillo: ofrecer provocación, comentarios reflexivos que se razonan aún obstinadamente en una amplia variedad de temas. La página en sí no tiene ninguna inclinación ideológica o agenda política, queremos ofrecer la más amplia gama posible de opiniones – de la izquierda, de la derecha y, esperamos, de los autores cuyas políticas son mucho más difíciles de encasillar.
A veces recibimos correos electrónicos quejándose de que las piezas que publicamos son parciales. A lo que contestamos: Por supuesto que lo son! A diferencia de los artículos en nuestras páginas de noticias (donde los reporteros tratan de ser objetivos), nuestros artículos son artículos de opinión, tendencias y puntos de vista son esperables.”
Con el peso del equipo editorial del periódico viene claramente hacia abajo contra Israel, uno esperaría diferentes opiniones en los artículos de opinión que el LA Times elige publicar. Sin embargo, este no fue el caso. La mayoría de los colaboradores externos seleccionados para su publicación comparten el sesgo del LA Times contra Israel. Dentro de veintidós artículos de opinión en nuestro estudio, quince (el 68%) fueron escritos con un sesgo anti-Israel.
El verdadero problema de Obama respecto de Israel – y no es Bibi, por Phyllis Bennis es una diatriba contra Israel. Aparece una lista entera de los abusos israelíes (sin crítica de la Autoridad Palestina) – se resume en:
“El problema no es el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu o su partido Likud, o incluso el actual gobierno de extrema derecha de Israel. La política fundamentalista de Israel hacia los palestinos es el problema, y que la política no ha cambiado, a pesar de la secuencia aparentemente diversa de partidos de izquierda, derecha y centro que han estado en el poder.”
Estrategia fallida de Israel por Daoud Kuttab, plantea la idea irracional de que las medidas de defensa israelíes para proteger a sus ciudadanos deben ser limitadas, ya que sólo “algunos” civiles han sido asesinados por los ataques con cohetes:
“Es cierto que los ataques de misiles de Gaza han matado a algunos civiles israelíes. Sin embargo, las recientes acciones militares de Israel han sido escandalosamente desproporcionadas, dirigidas a zonas densamente pobladas en las que la población civil de Gaza sitiada no tienen lugar para escapar de la potencia de fuego israelí abrumador y exagerado.”
Él deja de mencionar que el Ejército israelí realiza medidas extraordinarias para tratar de evitar víctimas civiles, a pesar de las dificultades que plantea la estrategia palestina de disparar desde zonas civiles densamente pobladas.
“Israelíes cínicamente se refieren a las rondas repetidas de violencia con los árabes como “felicidad”, como en ‘ésto es feliz hoy.’ Antes del cese al fuego, mientras que Hamas disparó 1.000 cohetes contra Israel, esto fue de hecho muy ‘feliz’.”
Es absurdo sugerir que alguien en Israel estuviera “feliz” por tener miles de cohetes disparados contra civiles casi a diario. Sin embargo, Frielich crea una imagen engañosa de Israel como provocador y que prefiere la guerra por sobre la paz.

Conclusión

Está consciente el LA Times que tanto las editoriales como los artículos de opinión se inclinan fuertemente en contra de Israel? La cuestión del equilibrio se aborda en “Explicación sobre Artículos de Opinión” que está vinculada a la página de opinión. Aquí está lo que dice (énfasis añadido):
“Las personas a menudo quieren saber si buscamos el equilibrio en la página. La respuesta, la mejor que puedo dar, es la siguiente: Queremos una página que sea equilibrada políticamente a través del tiempo – que no se incline demasiado hacia la izquierda o la derecha – pero nosotros no vigilamos esto día a día, o contamos demócratas  versus republicanos. Del mismo modo, buscamos la diversidad de pensamiento y la diversidad de los contribuyentes – queremos ideas provocativas de la gente de todas las razas, sexos, religiones, etc. – pero de nuevo, no tratamos de equilibrar el número de mujeres y hombres en cada página.”
Así, mientras que el LA Times afirma que espera mantener el equilibrio en el tiempo, esto no es algo que se ve día a día. Sin embargo, cuando el valor de los artículos de opinión de un año completo se inclina hacia un mismo lado, algo está mal.
Nuestra conclusión luego de analizar un año de artículos y columnas editoriales del Los Angeles Times es que la misma tendencia anti-Israel impregnada en su cobertura de noticias también se ve reflejada en sus artículos de opinión.
Puede escribir al LA Times aquí.
Este es el tercero de nuestros análisis sobre los grandes medios de comunicación.
Lea los previos:

Terminología de la BBC: Suavizando el Terror

Comunicado del 30 de Abril del 2013 
Artículo traducido y editado por ReporteHonesto, de HonestReporting, escrito por Simon Plosker  
Esta mañana, un israelí fue apuñalado hasta la muerte por un terrorista palestino en el cruce Tapuaj en Cisjordania. Según informa The Times of Israel:
El agresor apuñaló a la israelí, tomó su arma, y según algunos relatos le disparó a quemarropa. Luego le disparó a la policía fronteriza, quienes devolvieron el fuego y lograron apresarlo. La víctima, que se dice que tiene alrededor de 30 años, fue declarado muerto en el lugar después de que los esfuerzos de los paramédicos del Maguen David Adom de reanimarlo no tuvieron éxito. El atacante fue evacuado al Hospital Beilinson en Petaj Tikva en estado moderado.
Ahora mire cómo la BBC informa sobre el ataque:
Traducción: Colono israelí asesinado en Cisjordania.
El párrafo inicial:
Un colono israelí ha sido asesinado por un palestino en una parada de autobús en el norte de Cisjordania, según la policía.
En la versión en español podemos leer algo bastante similar:
Y el párrafo introductorio indica:
La policía de Israel afirma que un hombre palestino mató a un colono israelí en Cisjordania.
Observe cómo la víctima israelí se describe como un “colono”, tanto en el titular como en el artículo. Si la BBC está preparada para usar terminología politizada para describir a un civil israelí,  no debe también describir a los palestinos en términos similares para que exista coherencia?
Mientras que la BBC debería hacer referencia al palestino como terrorista, hay que destacar que el atacante ni siquiera es nombrado como “militante” o “activista”. Él no es más que un palestino. Sin embargo, al referirse al israelí como “colono”, la BBC ya está reconociendo que el palestino debe haber estado motivado por nacionalismo en lugar de razones criminales, para llevar a cabo el ataque.
Evidentemente, asesinar a alguien por razones nacionalistas no es un acto de terrorismo, ni de extremismo ni militancia.
La indiferencia de la BBC a las víctimas israelíes del terrorismo que resultan muertos o heridos por vivir en Cisjordania, llegó a su punto más bajo en marzo del 2011 cuando una madre, un padre y tres de sus hijos, entre ellos un bebé de tres meses, fueron apuñalados hasta la muerte por terroristas palestinos en el asentamiento cisjordano de Itamar. 
Parece que nada ha cambiado en la BBC desde entonces.
¿DÓNDE ESTÁ LA COHERENCIA?
En contraste con lo anterior, vemos una noticia cubierta por la BBC exactamente al mismo tiempo:


Traducción: Ciudad de Gaza: Ataque aéreo israelí mata militante palestino.
El informe dice:
Un militante palestino ha muerto en un ataque aéreo israelí en la ciudad de Gaza.
Funcionarios de Hamas, que gobierna la Franja de Gaza, dijo que la víctima era Haytham al-Misshal, un miembro de un grupo yihadista salafista.
Así, mientras que la BBC está dispuesta a reconocer la pertenencia a un grupo yihadista es suficiente para referirse a un “militante”, el acto de asesinato a un israelí en un ataque por motivos políticos no lo es.
Por favor, exija que la BBC reconozca el terrorismo, y trate a todas las víctimas israelíes de terrorismo como seres humanos. Envíe en inglés sus respetuosos comentarios a sitio: BBC Quejas – www.bbc.co.uk / complaints. Para obtener instrucciones detalladas sobre cómo navegar por el sitio web de BBC Quejas, haga clic aquí
Por favor, Tweetee, indique Me Gusta o vincule este artículo en su blog o sitio web. Este artículo sólo es eficaz si se llega a un gran número de lectores, especialmente a través del motor de búsqueda Google.

¿Cuáles opiniones importan? Parte 2: El Washington Post

Comunicado del 4 de Abril del 2013
Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl 
En la segunda parte de nuestro análisis del trato hacia Israel en los artículos de opinión de los principales medios de comunicación, echamos un vistazo al diario The Washington Post, uno de los periódicos más influyentes del mundo.
En comparación con el New York Times, nos encontramos con un enfoque mucho más equilibrado hacia Israel, incluyendo un número de editoriales, columnas y artículos de opinión que expresaron su simpatía por la posición de Israel o criticaron a Autoridad Palestina y a Mahmoud Abbas.
Menos es más
Mientras que el New York Times tenía 75 editoriales, columnas y artículos de opinión concernientes a Israel durante el 2012, el Washington Post sólo publicó alrededor de un tercio. Este número menor de artículos de opinión resulta mucho más representativo de diversos puntos de vista del conflicto que los que aparecieron en el Times. Diversos artículos de opinión, a diferencia de los del  New York Times,  expresan  apoyo o por lo menos la comprensión de la posición israelí. Varios de ellos eran incluso crítico sobre Mahmoud Abbas y la Autoridad Palestina.
Editoriales – ¿Qué piensa del Post?
Todos los editoriales del Washington Post publican la importante renuncia de responsabilidad:
Los Editoriales representan las opiniones del The Washington Post como institución, tal como se determina a través del debate entre los miembros del consejo editorial. Los periodistas y los editores no contribuyen a los debates del comité editorial, y los miembros del consejo editorial no tienen ninguna función en la cobertura de noticias.
Esta declaración le deja en claro al lector que hay una distinción entre las opiniones y lo que se supone que es información factual. También da licencia completa a los editores para escribir lo que realmente piensan. La clara separación podría explicar por qué, en general, las páginas editoriales parecen mucho más objetivas que la cobertura de noticias
Lo que surge es una visión muy pragmática de la situación, que no apunta a que toda la culpa por la falta de un proceso de paz se sitúa en Benjamín Netanyahu. De los doce editoriales centradas en Israel durante el año, siete analizan el proceso de paz. Y de esos siete, cinco fueron críticos contra la Autoridad Palestina, Hamas, o el enfoque desproporcionado en los asentamientos. Una culpó a ambos lados y sólo uno era abiertamente crítico de Israel.
Ejemplos de los editoriales que expresaron comprensión por las posiciones de Israel:
  • ¿Qué van a hacer los palestinos después de la votación en la ONU?: Aunque promocionado por el gobierno de Obama como un pacificador, el líder palestino no parece dispuesto a comprometerse a las concesiones que se necesitarían para un acuerdo con cualquier gobierno israelí.
  • ¿Un ‘reset’ en las relaciones Estados Unidos-Israel?: Obama trató de distanciarse públicamente de Israel al comienzo de su mandato, y se equivocó al centrar su esfuerzo para negociaciones palestino-israelíes como una cuestión secundaria – construcción de asentamientos israelíes en la Ribera Occidental y en Jerusalén.
  • La táctica de Mahmoud Abbas ante la ONU: Durante este tiempo el Sr. Abbas ha rechazado en su mayoría las negociaciones con Israel, alegando como pretexto la continuación de la construcción de los asentamientos israelíes en la Ribera Occidental. Israel ha ofrecido a la Autoridad Palestina una serie de concesiones a cambio de reanudar el proceso de paz, incluida la liberación de prisioneros y una concesión de gas natural potencialmente lucrativo. Pero Abbas no está de acuerdo.
Mientras que el Consejo de Redacción también fue crítico de Israel y del gobierno de Netanyahu, estas críticas se expresaron dentro de un contexto más amplio. Esto está en marcado contraste con el New York Times que en repetidas ocasiones ha dado a entender que si Israel haría más concesiones, un acuerdo de paz podría estar a la mano.
Columnas y artículos de opinión: En referencia al bebé muerto
También hubo veintiséis columnas y artículos de opinión que trataron sobre Israel durante los últimos trece meses. Estas opiniones variaron en todo el espectro. Algunos criticaron a Israel. Sin embargo, otros siguieron la línea editorial y profundizaron en la Autoridad Palestina. Uno en particular nos llamó la atención, porque se refiere a la labor de los defensores de la justa cobertura de los medios sobre Israel.
Este tipo de guerra aplasta el carácter de la gente decente, por lo que los palestinos se puedan alegrar cuando se enteran de cohetes dirigidos a las familias en Tel Aviv, o los partidarios de Israel pueden denunciar a periódicos por publicar una fotografía de un periodista palestino llorando acunando a su hijo muerto, o enviar mensajes de correo electrónico encabezados por “En referencia al bebé muerto.” – [haciendo clara referencia a un artículo que explicaba que el bebé no había sido muerto por el ejército de Israel, sino por Hamas]  
Pero esta es una comparación falsa y engañosa. Cuando HonestReporting y otros escriben sobre los números de bajas de palestinos no es en absoluto para tratar de disminuir o menospreciar el sufrimiento. Mejor dicho, cuando las fotos son escenificadas para hacer que Israel parezca culpable de atrocidades horribles, procuramos exponer la tendencia de los periodistas más que dispuestos a reportar las acusaciones infundadas en contra de Israel.
Al buscar en Google la frase que Ignatius usa, usted encontrará una entrada del blog de Atlas Shrugs que evidencia los detalles de la puesta en escena de fotos de niños muertos por parte de Hamas. Estas imágenes se utilizan para acusar a Israel, cuando en realidad los niños fueron asesinados por Hamas. Sin embargo, Ignatius quiere que en lugar de utilizar estas decepcionantes fotos como evidencia para desestimar la simpatía de quienes apoyan a Israel.
Comparar a aquellos que señalan falsedades en los medios de comunicación con los que alientan los ataques con misiles sobre Tel Aviv es absurdo. Una cosa es tener una opinión crítica de Israel. Es algo completamente distinto a escribir falsedades disfrazadas de meras opiniones.
Por otro lado, el Post tiene columnistas como Richard Cohen (que no debe confundirse con Roger Cohen del New York Times). Cohen ciertamente no siempre apoya las políticas israelíes. Pero él entiende la distinción entre Israel y sus enemigos, y es  más crítico que los que comparan a los dos. Aquí está un ejemplo:
Lo que varios escritores editoriales y otros parecen no entender es que el acuerdo de paz que acusan a Israel de boicotear es, de hecho, impedido por el uso de la violencia por parte de Hamas. ¿Quién quiere hacer la paz con extremistas? ¿Quién quiere renunciar a territorio por promesas ofrecidas por fanáticos que leen a Hitler como inspiración? Israel ya se retiró de Gaza una vez. Invernaderos que fueron reformados por los filántropos judíos en Estados Unidos quedaron abandonados. Los invernaderos fueron destrozados y con ellos lo que ahora parece optimismo ingenuo. Pronto, Hamas tomó el control y los cohetes comentaron a golpear contra Israel.
Un artículo de opinión en el Washington Post que también lleva a la tarea de los medios de comunicación por su equivalencia moral fue escrito por el embajador israelí para los Estados Unidos, Michael Oren.
Pero Hamas también tiene una estrategia mediática. Su propósito es retratar los esfuerzos sin precedentes de Israel para minimizar las bajas civiles en Gaza como los disparos indiscriminados contra las mujeres y los niños, para convertir las acciones de autodefensa a las que Israel tiene derecho en crímenes de guerra. Sus objetivos son para aislar a Israel a nivel internacional, para atar las manos y no devolver el golpe a aquellos que tratan de matar a nuestros ciudadanos y para deslegitimar al Estado judío. Hamas sabe que no puede destruirnos militarmente, pero cree que podría hacerlo a través de los medios de comunicación.
Y en una refutación directa a la afirmación de Ignatius:
Los medios naturalmente gravitan hacia historias dramáticas y altamente visuales. Informes de 5,5? millones de israelíes se reunieron todas las noches en refugios antibombas apenas compiten con el padre palestino entrevistado después de perder a su hijo. Ambos son, por supuesto, de interés periodístico, pero el primero narra una historia más completa, mientras que el segundo despierta emociones.
En general, de los dieciocho artículos de opinión y columnas que podrían identificarse ya sea como críticos o de apoyo a las acciones y políticas de Israel, hubo nueve en cada lado. Una buena parte de estos artículos de opinión trataron sobre si un ataque militar contra Irán sería eficaz o no. Es apropiado que en un asunto tan polémico, un amplio espectro de voces fueran publicadas. (A diferencia de un solo artículo de opinión argumentando a favor de un ataque militar del NY Times.)
Conclusión
Nuestra conclusión de relevamiento de todo un año de artículos de opinión del Washington Post es que al periódico se le debe reconocer que: 
a) Es evidente que separa la opinión de la cobertura de noticias; y
b) La presentación de una serie de opiniones y un gran número de artículos de opinión que proporcionan una visión equilibrada de las políticas israelíes.
El problema real es por qué la cobertura noticiosa del Post no refleja el mismo compromiso de proporcionar el contexto y el equilibrio como las páginas de opinión. Creemos que las mismas normas reflejadas en las páginas de opinión se deben aplicar a todos los informes.
Este es el segundo segmento en nuestra serie de análisis de las páginas de opinión de los medios de comunicación más importantes. El primer segmento, “¿Cuáles opiniones importan: una mirada al New York Times”  concluyó que el número abrumador de editoriales, columnas y artículos de opinión en el New York Times representan perspectivas anti Israel o en contra de políticas israelíes.
Manténgase atento. El siguiente segmento examinará Los Angeles Times.

¿Cuáles opiniones importan? Una mirada al New York Times

Comunicado del 20 de Febrero del 2013 
Artículo traducido por ReporteHonesto, de HonestReporting, escrito por Yarden Frankl.
¿El New York Times incluirá todas las opiniones que se consideren aptas para su publicación?
¿Está grandes medios de comunicación dando una indebida preferencia a las opiniones anti-Israel? ¿Existe alguna obligación de publicar piezas que representen los dos lados de los temas controversiales?
Típicamente nos enfocamos en cómo Israel es tratado en las secciones de noticias de los principales medios de comunicación, pero las páginas de opinión también influyen en gran medida sobre la percepción de Israel.
Este es el primero de una serie de informes que examinarán cuáles de las opiniones serán dignas de publicación para varias organizaciones de noticias. Comenzamos con el New York Times, donde encontramos que la inmensa mayoría de los editoriales, columnas y artículos de opinión representan perspectivas que se oponen a Israel o a las políticas israelíes. Cualquier lector expuesto a estos puntos de vista, casi exclusivamente, en el transcurso de doce meses, constituirá sin duda una perspectiva sesgada con una tendencia en contra de Israel.
El Rol de las Opiniones en el Periodismo
Publicación de opiniones – ya sea la propia o de expertos externos – permite a los medios de comunicación exponer al público a las diferentes formas de ver y entender los acontecimientos actuales. Mientras que es claro para el lector que se trata más de una opinión que de un hecho, los editoriales, columnas y artículos de opinión tienen un papel importante que cumplir en la publicación de las noticias.
Con esto en mente, hemos revisado todo un año de artículos de opinión del New York Times. Se analizaron casi 100 editoriales, columnas y artículos de opinión. Cualquier artículo de opinión que hablara sobre Israel o el proceso diplomático, fue estudiado. Si bien se puede argumentar si existe algún nivel de impacto en un solo artículo crítico en contra de Israel, no hay duda de que un año de material de una variedad de fuentes diferentes tendrá un impacto real.
Nuestra conclusión? The New York Times publica muchas más opiniones en contra de Israel que las que apoyan a Israel o son críticas hacia la Autoridad Palestina.
Editoriales
Editoriales, escritas por el propio editor de una organización de noticias, revelan las opiniones de las mismas personas responsables de la supervisión de la cobertura de noticias. En el 2012, el New York Times publicó 20 editoriales que tratan directamente sobre Israel o sobre política israelí. Todas menos 6 de estas (80%) eran críticas. La gran mayoría fueron atacando la posición de Israel sobre los asentamientos o ridiculizando cualquier sugerencia de la acción militar israelí contra Irán.
Algunas de estas editoriales:
  • Error estratégico del Sr. Netanyahu: Israel comete un error al retener los ingresos fiscales de la Autoridad Palestina, y avanzar en nuevos asentamientos en lugar de tratar de revivir las conversaciones de paz.
  • Mal momento para nuevos asentamientos: Las afirmaciones de que las conclusiones de la Comisión Levy sobre la legalidad de los asentamientos atentan contra la posibilidad de un acuerdo de paz.
  • La democracia Israel bajo ataque: Marca el punto de que la salida del Partido Kadima de la coalición de gobierno pone en peligro la democracia de Israel.
Si bien estas opiniones pueden tener un lugar apropiado en las páginas editoriales del Times, ellas apenas reflejan todo el espectro de perspectivas. ¿No debería haber también editoriales que se ocupen de la falta de voluntad palestina para continuar con las negociaciones? ¿No debería el New York Times señalar que el mandato de Mahmoud Abbas expiró hace años, y no hay evidencia de un compromiso hacia los valores democráticos dentro de la Autoridad Palestina? El Times no parece dispuesto a exponer a sus lectores a estos puntos de vista.
Columnas y Artículos de Opinión
De acuerdo con las editoriales publicadas en el New York Times, los editores creen que la política de Israel sobre los asentamientos es la responsable de la falta de avances en el proceso de paz. También creen que un ataque militar contra Irán sería contraproducente. La sección de artículos de opinión, que son opiniones escritas por otros, no ofrece puntos de vista discrepantes sobre estos temas. De las 63 columnas y artículos de opinión que el Times publicó, unos 43 eran directamente crítico hacia Israel, ya sea en general, en lo que respecta a los asentamientos, o con respecto a Irán.
Apuntalando la perspectiva de los editores del Times de que los asentamientos son el principal obstáculo para la paz, fueron los “expertos externos” los que en sus artículos de opinión repetían los argumentos de las editoriales. Por ejemplo, en la “Fallida política palestina de Estados Unidos”, Yousef Munayyer dice:
La paciencia de los palestinos adelgazó mientras el número de colonos israelíes se triplicaron entre el comienzo del “proceso de paz” en 1991 y hoy. Los palestinos aprendieron que el mensaje que inicialmente tuvieron sobre un proceso de paz que conlleva a la condición de Estado fue hecho ya sea de mala fe o una mentira.
El autor se identifica como el Director Ejecutivo del Fondo de Jerusalém. Los lectores no pueden saber que la misión de esta organización de defensa es la de “darle voz a la perspectiva palestina”. Munayyer es un autor prolífico, con una historia bien documentada de prejuicios anti-israelíes.
Un ejemplo de un artículo de opinión que también es compatible con la perspectiva de las editores de que un ataque militar contra las instalaciones nucleares iraníes sería un terrible error es “Previniendo un Irán Nuclear, Pacíficamente”. Escrito por los académicos Shibley Telhami y Steven Kull, el artículo sostiene que:
Atacar Irán podría retroceder su programa nuclear unos años, pero lo más probable es que alentaría a Irán a buscar agresivamente – y probablemente desarrollar – armas nucleares.
Por supuesto, este punto de vista no sería una sorpresa para los lectores de The New York Times, ya que es una de las opiniones más repetidas que aparecen regularmente en las páginas de opinión.
Y no es como si hubieran columnistas regulares trabajando en el Times que aclaren la perspectiva de Israel a los lectores. Richard Cohen y Tom Friedman, los columnistas que escriben con más frecuencia acerca de Israel, son claramente críticos del gobierno de Netanyahu y sus políticas. Esto se expone a través de la combinación de 22 columnas los dos escribieron en el 2012.
El Times no previene completamente opiniones discrepantes en las páginas de opinión. Dos artículos mostraron apoyo de la política israelí. Uno defendía la legalidad de los asentamientos, mientras que el segundo exponía su desacuerdo con aquellos que han dicho que un ataque militar contra Irán no sería eficaz. Sin embargo, estos dos artículos difícilmente constituyen  un “equilibrio”.
En general, el 68 por ciento de los artículos de opinión en el New York Times en el 2012 fueron críticos hacia Israel, mientras que poco más del 2 por ciento fueron de apoyo.
Puntos de estilo
No son sólo las cifras brutas las que pintan un cuadro anti-Israel. Puesto que se trata, por definición, de artículos subjetivos, el lenguaje es por lo general mucho más exagerado. Un artículo de opinión (Siete años de escasez de establecimiento de la paz) dice:
.. los años desde 2005 al 2012 han sido decididamente siete magros para establecer la paz y la retirada y siete glotonamente grasas para afianzar la ocupación israelí y los asentamientos en Cisjordania y Jerusalén Este.
Un editorial (Israel e Irán) en contra de las opciones militares contra Irán dice:
Los líderes israelíes vuelven a hablar de una posible acción militar contra Irán. Esto es, en el mejor de los casos, perjudicial y, en el peor de los casos, irresponsable, especialmente cuando la diplomacia tiene tiempo para correr.
Un artículo de opinión (La solución de dos estados en la línea) a favor de los palestinos, (exitosamente) propone que se eleve el estatus a un estado sin derecho a voto en las Naciones Unidas, advirte que:
Si esta resolución falla, probablemente marcará la muerte de la solución de dos estados y nos acerca más al resultado del surgimiento de un solo Estado, con consecuencias inciertas y potencialmente catastróficos para los israelíes y los palestinos.
Si los lectores están siendo inundados con artículos que combinan conclusiones y estilo en una orientación muy crítica anti-Israel, no hay duda de que terminaremos con una visión retorcida del conflicto.
Por ejemplo, al pensar en los pros y los contras de un ataque militar israelí contra Irán, los lectores del Times han estado expuestos a una gran variedad de voces disidentes, mientras que sólo una pieza única en todo el año propuso un caso sólido a favor del ataque. Asimismo en el tema de los asentamientos, es poco probable que un lector sabría que en realidad hay opiniones encontradas acerca de la legalidad de los asentamientos. 
Después de un goteo continuo de artículos que reflejan negativamente al gobierno de Israel, el Times estaría informando al pública las obvias diferencias entre la democracia israelí y el gobierno autocrático de la Autoridad Palestina?
Nosotros no pedimos que New York Times se abstenga de publicar artículos críticos hacia Israel. Pero sí exigimos que reconozcan su obligación periodística y provean a los lectores legítimos puntos de vista de ambas partes de las historia, incluyendo aquellas que apoyan las políticas israelíes.
Póngase en contacto con el Times y pregunte dónde están los editoriales, columnas y artículos de opinión que expresan la perspectiva de Israel. Puede escribir haciendo clic aquí.  
Prontamente estaremos publicando la segunda parte de esta serie, que analiza lo publicado en el Washington Post.

Argentina: La Nación muestra tendencia?

Comunicado del 20 de Noviembre del 2012 
Hasta el momento de esta publicación 7 fueron los artículos relacionados con Israel y Gaza del medio La Nación, sólo el día de hoy.
Tres de ellos tratan del tema de lograr una tregua.
Otro informa que Israel advierte a los pobladores de Gaza mediante panfletos que deben evacuar sus casas. Y dentro del texto encontramos que Hamás volvío a disparar este mediodía un misil sobre Jerusalén, el segundo en tres días.
Pero los tres restantes sorprenden sobre manera.
Se trata de un artículo de opinión publicado originalmente en el New York Times, por Roger Cohen.
Luego de vincular la operación Pilar de Defensa con las próximas elecciones en Israel, y de citar al hijo del ex Primer Ministro Ariel Sharon diciendo que había que derribar toda Gaza; Cohen afirma que Netanyahu tomó la decisión de asesinar a Al Jabari el pasado 14 de Noviembre y así se inició todo.
Durante toda su extensa crítica hacia Netanyahu, Cohen no menciona ni una vez los misiles lanzados desde Gaza hacia el territorio de Israel.

Sorprende que el prestigioso medio argentino se brinde como plataforma para este tipo de artículos.
Pero eso no es todo:
Un relato desgarrador de “una enviada especial” tal cual cita, en primera persona, reunida con Yamal, sobreviviente de un bombardeo de Israel en un barrio de Gaza.
Nos cuenta sobre los dolientes, sobre las víctimas, sobre que el bombardeo “hizo trizas todos los vidrios de su departamento. 
Y concluye con la siguiente frase: 
“Anoche dormimos todos juntos en un cuarto, porque sin vidrios en la casa hace frío”, dice Hala [vecina de Yamal], con ojos llenos de terror.”
Siendo este el segundo artículo del día, nos seguimos sorprendiendo. Buscamos entonces si La Nación habría publicado algo similar que exponga lo que viven miles de ciudadanos al Sur de Israel a diario. Y el artículo que encontramos se titula “El drama de los argentinos que viven cerca de Gaza”
Como hemos reiterado en tantas oportunidades, los lectores en su mayoría se quedan con el título de la noticia, y son los menos los que ingresan a leerla en forma completa. 
Dudamos si es comprensible a simple vista para cualquier lector que “los que viven cerca de Gaza” viven en Israel. Y consideramos que no es comparable este título con “¿Qué tipo de victoria es matar chicos?”.
Pero eso no es todo:
Esta vez, con nombre y apellido, la corresponsal desde Gaza nos relata sobre el humo, los ruidos de bombardeos y el olor a pólvora.
“No es vida lo que hay en Gaza, un enclave de miseria y extremismo donde 1,6 millones de palestinos viven hacinados.”
Rescatamos la frase aclaratoria: “Desde el miércoles pasado está bajo fuego, a merced de la Operación Pilar Defensivo lanzada por las fuerzas de Israel, que le dijo basta al lanzamiento de misiles contra su territorio.”
Durante el artículo la corresponsal relata desde la acreditación al paso fronterizo desde Israel hacia Gaza.
Y cita al ministro de Salud, Moheed Mukhalatt que decía en su conferencia de prensa: 
“¡Los israelíes bombardean a mujeres y chicos que están en su casa, el mundo está viendo esta catástrofe y no hace nada!”, clama. “¡Pero la comunidad internacional no toma medidas contra Israel! ¿Para qué vienen las delegaciones internacionales a Gaza? Traen su ayuda y su dinero, pero eso no sirve, queremos que Israel deje de atacar a inocentes”, grita.
Concluye su nota con la frase del que fue su guía: “No nos fuimos porque esta vez toda Gaza es un blanco, pero si Alá quiere, sobreviviremos.”
Nos queda una sensación extraña.
Al igual que en el artículo anteriormente citado, expresa el sentimiento de primera mano, pero solamente de los palestinos.
Distinto hubiera sido si Elisabetta Piqué, antes de pasar el cruce fronterizo hubiera realizado esta misma experiencia en Sderot, o en Kiriat Malaji, o en Ashkelón, o en el Consejo Regional Eshkol, en lugar de habérselo preguntado a un residente de Tel Aviv
Nos limitamos a presentarles los hechos. De 7 artículos sobre Israel que publica hoy La Nación, 3 de ellos sorprenden por su narrativa y por exponer sólo un lado de la historia.
Si lo considera, lo invitamos a ingresar a cada una de las noticias a las que hacemos mención y hacer sus respetuosos comentarios.
Por favor, comparta este artículo.

Caen los cohetes, y dónde está la cobertura?

Comunicado del 10 de Septiembre del 2012.

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.
“Si un árbol cae en un bosque y no hay nadie alrededor para escucharlo, ¿hace ruido?”
Esta pregunta filosófica bien podría aplicarse al tratamiento de los medios, o la falta de él, en relación con la última andanada de cohetes lanzados desde Gaza contra centros de población israelíes.
  • Tres cohetes Grad explotaron en el sur de Israel la noche del sábado y la madrugada del domingo, lo que provocó que los alcaldes Beersheba y Ashdod suspendieran las clases el domingo.
  • Tres personas resultaron heridas al correr en busca de refugio y cuatro fueron tratados por shock.
  • Una casa de Netivot sufrió considerables daños  pero, sorprendentemente, un residente, solo en casa en el momento del golpe, quedó ileso.

Pero a menos que usted sea israelí o siga la prensa israelí, la probabilidad de que usted haya oído hablar de los acontecimientos del fin de semana es casi nula. A pesar de que los medios de comunicación internacionales están alrededor para escuchar el árbol cae en el bosque, aún no emitieron ningún sonido, ya que ninguno de los principales medios de comunicación se molestó en informar sobre el mismo.
No fue el New York Times, que prefirió centrarse en gran detalle sobre la pobreza de Gaza, omitiendo cualquier mención a los ataques con cohetes. Tampoco The Times de Londres (sólo con suscripción), que publicó un artículo insultante, trivial e irrelevante sobre una israelí ultra-ortodoxos que adoptó a Kate Middleton, la duquesa de Cambridge, como un icono de la moda.
Tampoco los principales medios mundiales como BBC, CNN, Los Angeles Times o el Washington Post.
También sorprende que las pequeñas agencias de noticias no se dieron cuenta de los acontecimientos del fin de semana teniendo en cuenta que el servicio de Associated Press, cable que alimenta las historias de un gran número de otros medios de comunicación, dio la historia en tan sólo cinco frases.
Usted puede apostar, sin embargo, que cualquier gran operación militar israelí en defensa de sus ciudadanos para poner fin al lanzamiento de cohetes, que se traduce en la pérdida de la vida de los palestinos, terroristas o no, generará grandes titulares.
¿Por qué esto es importante? A los ojos del público en general, se percibe a Israel como el agresor, relacionando a los palestinos de Gaza con poca provocación. ¿No lo verían de manera diferente si los medios de comunicación se molestaran en informar sobre el hecho de que en lo que va del 2012, los terroristas en Gaza han disparado al menos 557 explosivos contra blancos civiles israelíes?
De hecho, desde 2001, Hamas y otros grupos terroristas han lanzado más de 13.000 cohetes y morteros contra ciudades israelíes, matando a decenas de civiles.
El hecho de que esto ha estado ocurriendo durante mucho tiempo, no exime a los medios de comunicación de reconocer lo que está sucediendo. Porque sin la cobertura, el contexto detrás de la próxima historia se desvanece.
El resultado probable será otro artículo donde, según los medios de comunicación, todo comenzó cuando Israel contraatacó. En lugar de dar una cronología precisa de los acontecimientos y una evaluación realista de causa y efecto, la historia comienza con un ataque israelí contra Gaza.
O la historia se distorsiona hasta que se convierte en parte de un Ciclo de violencia mediante el cual se describen el terrorismo palestino y la autodefensa israelí como violencia “ojo por ojo”  sin diferenciación moral entre las partes.
Si ha olvidado la gravedad de la amenaza que representan los cohetes desde Gaza, aquí hay algo para recordar.
Fuente: Portavoz del ejército israelí
 
Si su medio local no ha informado sobre cohetes desde Gaza, escríbales para preguntarles el por qué.
Por favor, considere Compartirlo en su cuenta de redes sociales, Retweetiar, indicar Me Gusta a este artículo, o vincularlo en su blog o página web. Este artículo sólo es eficaz si se llega a un gran número de lectores, especialmente a través del motor de búsqueda de Google. Crear un enlace a esta página con el texto “Caen los cohetes, y dónde está la cobertura?” ayuda a alcanzar este artículo los resultados de la primera página de búsqueda para el término.

Los Medios Cruzan la Línea

Comunicado del 23 de Junio de 2011
Artículo traducido de HonestReporting, escrito por Simon Plosker 

Este artículo de opinión, escrito por el Jefe de Editores de Honest Reporting, fue publicado originalmente en YNet News el 22 de Junio de 2011.

“Estamos en una batalla, y más de la mitad de ella, se desarrolla en el campo de batalla de los medios de comunicación.” Así dijo Ayman al-Zawahiri, el nuevo líder de Al-Qaeda en noviembre de 2005. Pero qué sucede cuando los medios de comunicación intentan definir el campo de batalla físico, convirtiéndose en participantes activos en la historia?

Todos debemos estar sumamente preocupados por el anuncio de que entre los que navegan en la inminente flotilla hacia Gaza hay periodistas de medios de comunicación, incluyendo el New York Times y camarógrafos de CNN y CBS.

Este es un claro ejemplo de la relación simbiótica entre los medios de comunicación y los agitadores anti-Israel, como los que están detrás de la flotilla. Después de todo, no fue la acción violenta de los pasajeros a bordo del Mavi Mármara lo que causó tanto daño a Israel – fue la tormenta en las relaciones diplomáticas y públicas por un incidente que ocupó la prensa internacional durante varios días después del evento.

El “martirio” de los nueve pasajeros turcos constituyó un éxito de relaciones públicas para la organización IHH y sus cohortes. Es evidente, entonces, que la única razón por la cual los medios de comunicación decidirían subir a bordo de la próxima flotilla sería por la posibilidad de capturar una repetición de las actuaciones. Asimismo, los organizadores de la flotilla cuentan con los medios de comunicación para publicar una historia cuyo relato ya se ha escrito – es decir, que algunos valientes “activistas por la paz”  intentan romper el brutal e ilegal bloqueo naval de los pobres palestinos en su prisión al aire libre.

Imagine que  la Marina israelí, aborde los barcos de la flotilla, uno por uno, obligando a los buques a desembarcar sin incidentes para su inspección, en un puerto israelí. Este sería el fracaso final por parte de los organizadores, de crear un incidente grave, así como para los medios de comunicación a bordo y que esperan estar en la escena reportando sobre la historia más grande de las noticias del día.

“Idiotas útiles”

Una vez establecido que tanto los participantes de la flotilla como los acompañantes de los medios de comunicación se necesitan unos a otros, ¿podemos honestamente contar con que el New York Times, CNN y CBS, así como otros periodistas “insertados” informen sobre la situación con objetividad, aunque la historia no llegue a ser tan dramática como ellos esperan?

¿O será que la mera presencia de los medios de comunicación actúan como una invitación a la confrontación y la violencia potencial, como los llamados “activistas” actúen para las cámaras? Y qué decir de los propios periodistas? Mientras que en los últimos años, algunos reporteros han sido inadvertidamente muertos o heridos por el ejército israelí, no podemos esperar que soldados entrando en una potencial zona de guerra, como lo fue el Mavi Mármara, manejen la carga adicional de evitar al personal de los medios de comunicación, que a propósito se han posicionado en la línea de fuego. Esto no sólo pone en riesgo la vida de los periodistas, sino también las de los soldados de Israel.

El gobierno israelí cerró el acceso a la Franja de Gaza a los periodistas durante la Operación Plomo Fundido, aparentemente por su propia seguridad y para evitar que las tropas de las FDI se ocuparan de otro factor fuera de su control en el campo de batalla. Hubo un argumento válido de que esta decisión le jugó en contra a los intereses de Israel. Los medios de comunicación, acampados en una colina con vista a Gaza, fueron contrariados y vengativos, mientras que las imágenes de Gaza estaban dominadas por al-Jazeera y por otras fuentes menos objetivas.

Esta vez, Israel haría bien en recordarle a los periodistas a bordo de la flotilla que serán participantes activos en un intento ilegal de romper lo que es un bloqueo naval legal según el derecho internacional.

Sólo podemos esperar que los medios de comunicación no se verán influidos por los ideólogos y los “idiotas útiles” que forman los grupos dispares a bordo, cuyo espíritu dominante es el odio a Israel en lugar del amor de los derechos humanos universales. Tendremos que confiar en la profesionalidad de los periodistas para capturar la realidad de lo que ocurra, libres del prejuicio que colorea tanto los reportes sobre Israel.

Basándose en experiencias anteriores, sin embargo, no debemos tener grandes expectativas. Esta flotilla ha zarpado. Israel quedará flotando, se ahogará en un mar de publicidad negativa o será ésta una expedición de pesca en aguas tranquilas?

La flotilla está navegando. Es hora de cerrar las escotillas, una vez más.