La Foto que inició todo

El mismo día en que la Entifada estalló, Tuvia Grossman viajaba en un taxi para visitar el Muro Occidental. Fue, sin quererlo, introducido en el plano internacional - y casi muerto en el proceso.

Actualización 2002

El 30 de septiembre de 2000, The New York Times, Associated Press y otros grandes medios de comunicación, publicaron una foto de un hombre joven - ensangrentado y maltratado – en cuclillas, debajo de una macana que empuña un policía israelí. El título lo identificó como un palestino víctima de los recientes disturbios - con la clara implicación de que el soldado israelí es el que lo golpeó.

La verdadera identidad de la víctima fue revelada cuando Dr. Aaron Grossman de Chicago envió la siguiente carta al Times:

En cuanto a su imagen en la página A5 del soldado israelí y el palestino en el Monte del Templo - ese palestino es en realidad mi hijo, Tuvia Grossman, un estudiante judío de Chicago. Él y dos de sus amigos, fueron extraídos de su taxi mientras viajaban en Jerusalén, por una turba de los árabes palestinos, y fueron severamente golpeados y apuñalados.

Esa foto no podría haber sido tomada en el Monte del Templo porque no hay estaciones de gasolina en el Monte del Templo y, ciertamente, ninguna con letras en hebreo, como la que se observa claramente detrás del soldado israelí tratando de proteger a mi hijo de la turba.

En respuesta, el New York Times publicó una tímida corrección que identifica a Tuvia Grossman como "un estudiante americano en Israel" - no como un judío que fue golpeado por los árabes. La "corrección" también señaló que "el Sr. Grossman fue herido" en "la Ciudad Vieja de Jerusalén" - a pesar de que la golpiza se produjo en el barrio árabe de Wadi Joz, no en la Ciudad Vieja.

En respuesta a la indignación pública por el error y la falta de corrección, el New York Times, reimprimió la foto de Tuvia Grossman- esta vez con el buen pie - a lo largo de todo el artículo con una descripción detallada de su casi linchamiento a manos de manifestantes palestinos.

Para leer en profundidad sobre Tuvia Grossman, donde cuenta su penosa experiencia, titulada Víctimas de la Guerra de los Medios de Comunicación. www.aish.com/jewishissues/israeldiary/

La foto de un ensangrentado Tuvia Grossman se convirtió en un símbolo en la lucha para asegurar que Israel reciba una cobertura de los medios de comunicación justa, la que cada nación merece.

En abril de 2002, un Tribunal de Distrito de París ordenó al diario francés "Liberación" y la Associated Press que pagaran daños y perjuicios a Grossman por la cantidad de 4.500 euros.

El Tribunal condenó a la Associated Press por “presentar erróneamente a Grossman como miembro de la comunidad palestina", mientras que el tribunal censuró a "Liberación" por "la publicación de la imagen del litigio con un comentario editado de manera defectuosa, dando a la imagen un significado y un contexto que no puede tener ".

EL ABUSO ÁRABE

Aún más notable es que grupos árabes han adoptado la foto de Grossman para usar en sus propias campañas de propaganda, utilizando cínicamente un judío ensangrentado como un símbolo de la lucha palestina.

El sitio web oficial del gobierno egipcio está usando la foto de Grossman en su "galería de fotos".

Y el Centro de Información palestino, www.islam.net, ha incorporado la foto de Tuvia en su página principal, (La gráfica fue recientemente retirada del sitio, pero se reproduce aquí:

Además, algunos grupos árabes han pedido un boicot de Coca-Cola, por hacer negocios con Israel, y han distribuido una serie de carteles para exponer su caso. Un cartel muestra la cara ensangrentada de Grossman yuxtapuesta con el logotipo de Coca-Cola, y la frase: "Al apoyar a los productos americanos, usted esta apoyando a Israel".

Snopes.com informa que, irónicamente, Ramalla es el hogar de una embotelladora de Coca-Cola; instalación que emplea a alrededor de 400 residentes locales (e indirectamente genera empleo para cientos más), y las industrias Coca-Cola en todo el Oriente Medio funcionan como empresas locales, cualquier boicot a Coca-Cola en los países del Medio Oriente es probable que causen más daños monetarios a los árabes y los palestinos que a los estadounidenses o a los israelíes.

Snopes.com observa otra ironía: Pepsi también está en la lista de boicot árabe, afirma que el nombre de "Pepsi" es el acrónimo de “pago cada centavo para salvar a Israel” o “paga cada centavo para el Estado de Israel”. Como la Associated Press, una vez señaló, “Llamar a Pepsi un ´producto judío´ es irónico, ya que Pepsi fue una de las muchas multinacionales que no hicieron negocios con Israel durante los 40 años de boicot comercial árabe al Estado Judío."

Y, por supuesto, la mayor ironía de todas es que la imagen en el cartel elegido para representar el sufrimiento palestino no fue otra que la de Tuvia Grossman que casi fue muerto a golpes por una turba palestina.