Columnista de Guardian Justifica el Terror

Comunicado del 6 de Mayo del 2009

Artículo traducido de HonestReporting

Jonathan Steele afirma que los estados tienen derecho a apoyar el terrorismo palestino.

Como se señaló en comunicados  anteriores en  HonestReporting , el columnista de The Guardian, Jonathan Steele tiene historia en minimizar el terrorismo palestino.
Cuando Hamas ganó las elecciones palestinas de 2006, Steele llamó “la mejor noticia del Medio Oriente en mucho tiempo”, y señaló que “Europa no debe quedar atascado en los temas equivocados, como la resistencia armada”.

En un nuevo artículo publicado esta semana, Steele ofrece asesoramiento al presidente Barack Obama antes de su primera reunión con el Primer Ministro Benjamín Netanyahu. Al mismo tiempo que instó a Obama a  adoptar una línea dura con Israel en cuestiones como los asentamientos, y el presunto arsenal nuclear de Israel, Steele está menos preocupado por la amenaza de la violencia contra Israel.

De hecho, Steele no sólo justifica la violencia palestina, sino que también ofrece un apoyo tácito a los líderes extranjeros que le den respaldo:

Hasta que Israel se retire de las fronteras de 1967, dar o tomar algún intercambio de territorio, en virtud de un acuerdo internacional, la resistencia palestina seguirá – y otros estados tendrán derecho a apoyarla.

Por supuesto, Steele podía razonablemente haber concluido que no puede haber una retirada israelí de las fronteras de 1967, siempre que la “resistencia” – un término para el terrorismo palestino – continúe. Pero eso significaría reconocer que el terrorismo existe. En cambio, Steele blanquea el registro de Hamas como una organización terrorista. “Ahora que Hamas es independiente, fuerte y popular“, escribe, “Israel lo ve como el nuevo objetivo”.

En otras palabras, los actos de Israel contra Hamas son porque es popular, no por los lanzamientos de cohetes contra civiles israelíes, contrabando de armas hacia la Franja de Gaza, o la amenaza de destruir el Estado Judío. Asimismo, omite mencionar que la retirada israelí de Gaza en 2005 – una retirada de las fronteras de 1967 en esa zona – obtuvo como resultado más violencia contra Israel, socavando su afirmación implícita de que la violencia sólo se detendría si Israel se retiraría.

Aún más desconcertante que la justificación de Steele de terror,  es su renuencia a presionar a Irán por violar los términos de la No Proliferación de Armas Nucleares (NPT). En una extraña inversión de la lógica, Steele afirma que la comunidad internacional debe ejercer una presión igual en países como Israel, que no han firmado el NPT, como lo hace en los países que han firmado el acuerdo y violan sus términos:

Si Irán, país signatario del NPT, es correctamente presionado para adherirse a la exigencia de transparencia, es una  hipocresía  no presionar a los no signatarios a ser tan honestos. Argumentar que los países que no han firmado están exentos de las normas puede ser legalmente correcto, pero políticamente es un absurdo.

Absurdo es correcto. Alguien que públicamente se compromete a respetar un conjunto de normas tiene una mayor responsabilidad a adherirse a dichas normas. De lo contrario, ¿cuál es la diferencia entre  firmar o no firmar el acuerdo? Steele es bienvenido a hacer un llamamiento a Israel a firmar el tratado. Pero sugerir que Israel debe estar sujeto a los términos del acuerdo, independientemente de que ha firmado o no, es ridículo.

 Por favor envíe sus comentarios en inglés a The Guardian en letters@guardian.co.uk

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *