Crímenes de Guerra y Periodismo de Mala Calidad

Comunicado del 25 de Marzo del 2009

Artículo traducido de HonestReporting

Las acusaciones de crímenes de Guerra  de Ha’aretz y The Guardian, desmentidas.

Navegar por la prensa israelí puede ofrecer un panorama más amplio y más informado de los acontecimientos en Israel que la más estrecha y en ocasiones sesgada cobertura de medios internacionales.  De hecho, la prensa de Israel no es rígida, posee una variedad de narraciones en competencia política y una tendencia a la autocrítica, tanto es así que muchas de las historias más negativas que aparecen en la prensa internacional han sido primero quebradas en los periódicos israelíes.
Lamentablemente, los periodistas israelíes, al igual que sus homólogos occidentales, tienen también sus propios prejuicios y sus errores periodísticos. Tal es el caso de una historia de Ha’aretz basada en “crímenes de guerra y graves fallas éticas por parte de las Fuerzas de Defensa de Israel en Gaza.  Como era de esperar, muchos medios de comunicación internacionales, incluyendo el New York Times, The Guardian y The Independent, para nombrar sólo unos pocos, repitieron las acusaciones, sin molestarse en hacer todas las comprobaciones correspondientes.

Independientemente de Ha’aretz, pero sólo unos pocos días después, The Guardian publicó sus propios reclamos de las pruebas de los supuestos  “crímenes de guerra” israelíes (repetidos en el australiano The Age) .  Vídeos en línea y artículos de acompañamiento acusan a las fuerzas de Israel de usar escudos humanos, disparar deliberadamente al personal médico palestino y de las matanzas indiscriminadas de civiles palestinos con vehículos aéreos no tripulados, así como los reclamos de que Israel había utilizado una gran variedad de armas en “métodos ilegales.
Ambos, Ha’aretz y The Guardian son culpables de periodismo de mala calidad. Pero la prensa internacional es apenas mejor.  En lugar de comprobar los hechos en un tema tan sumamente polémico, las publicaciones se limitaron a repetir las acusaciones.  Si  hubieran hecho un mínimo de investigación, hubiesen descubierto numerosas fallas. Melanie Phillips, por ejemplo, examina las piezas Ha’aretz:

Son precisamente dos cargos de asesinato gratuito de civiles palestinos supuestamente bajo las órdenes explícitas para hacerlo.  Uno es el que, incluso Ha’aretz, declaró como muerte accidental, cuando dos mujeres entendiendo mal la ruta de evacuación que los soldados israelíes les habían dado,  entraron en visores de un francotirador.  Por otro lado, el soldado que declaró posteriormente, admitiendo que no había visto el incidente – que ni siquiera estaba en Gaza en el momento –  sólo había informado sobre rumores.
 La segunda acusación se basa en un incidente real en el que, supuestamente, cuando una anciana se acercó a una unidad de las Fuerzas de Defensa de Israel, un oficial ordenó matarla, porque ella se aproximaba a la línea y podría haber sido una terrorista suicida.  El soldado, relatando esta historia, no aclara dónde la mujer fue asesinada. Es más, al momento que dice: “de la descripción de lo ocurrido” da a entender que, una vez más, se trataba de rumores y habladurías.

Escribiendo en The Jerusalem Post, Herb Keinon señala:

 Es importante notar que ninguno de los testimonios es acerca de lo que los mismos soldados hicieron. Sino de lo que oyeron o vieron que otros soldados hicieron. También es importante que lo que se informó parece caer dentro del ámbito de las aberraciones de individuos durante la guerra, contra un cruel enemigo oculto detrás de civiles, no una pérdida sistemática del ejército por su alcance moral.

 

La segunda pieza de contexto es Dani Zamir, jefe del programa, que tuvo palabras de los soldados transcritas y publicadas.  Una historia en Haaretz dijo el jueves que en 1990 Zamir, entonces comandante de la compañía de paracaidistas de reserva, fue juzgado y condenado a prisión por negarse a custodiar una ceremonia en la que “derechistas” llevaron rollos de la Torá a la tumba de José en Nablus.

Las denuncias fueron refutadas por otros soldados de las Fuerzas de Ddefensa de Israel entrevistados por Ynet News:

Un soldado de la Brigada de Paracaidistas, que también participó en la guerra llamada reclamos “sin sentido”.  Hablando en condición de anonimato, dijo: “Es cierto que la moral de guerra puede ser interpretada de muchas maneras diferentes, y siempre hay algunos idiotas que actúan de forma inadecuada, pero la mayoría de los soldados representó a Israel con honor y con un alto grado de la moralidad.
 “Por ejemplo, en tres ocasiones distintas, mi comandante de compañía revisó el equipaje de los soldados en busca de bienes robados. Los que robaron las cosas más pequeñas, como dulces, fueron severamente castigados”, dijo.
 “Nos tenían prohibido dormir en camas de los palestinos, incluso cuando no teníamos alojamiento alternativo, y no tocamos ninguno de sus alimentos, incluso después de que no habíamos tenido suficiente para comer durante dos días.”

Muchos otros testimonios similares de soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel fueron publicados, no sólo por Ynet, sino también en otros periódicos israelíes, e incluso blogs personales de los propios soldados.  Sin embargo, estos fueron ignorados por ambos, Ha’aretz y The Guardian.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *