Goldstone: Si yo hubiera sabido entonces lo que sé ahora …

Comunicado del 3 de abril de 2011
Artículo traducido de HonestReporting, escrito por Alex Margolin

El juez Richard Goldstone, jefe de la célebre comisión de la ONU que ha emitido el informe Goldstone en 2009, se retractó el viernes de sus más graves acusaciones.

El Informe Goldstone había acusado a Israel y Hamás de “las acciones que constituyen crímenes de guerra, posiblemente crímenes contra la humanidad” durante la guerra de 2008 de Gaza.

El cambio rotundo de Goldstone incluye una revocación en la acusación que Israel dirigió sus ataques intencionalmente contra civiles palestinos.

Las investigaciones sobre unos 400 incidentes de la guerra, citadas por otro reciente informe de la ONU, “indican que los civiles no fueron blancos intencionales como una cuestión política”, escribió Goldstone, en un artículo de opinión publicado en el Washington Post:

“Lamento que nuestra misión de investigación no haya tenido tales pruebas que explican las circunstancias en las que dijimos que los civiles en Gaza fueron blancos, ya que probablemente hubieran influenciado en nuestros resultados sobre intencionalidad y crímenes de guerra”.

Goldstone crudamente admitió: “Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, el Informe Goldstone habría sido un documento diferente.”

A pesar del mea culpa, Goldstone repitió su excusa de que su trabajo se vio obstaculizado por la negativa de Israel a cooperar con su investigación, admitiendo sin embargo, que el Consejo de Derechos Humanos, que patrocinó su informe, tiene una historia “de parcialidad contra Israel [que] no puede ponerse en duda. ”

Pero según el editor del Jerusalem Post, David Horovitz, comentando sobre las últimas revelaciones de Goldstone, Goldstone no se debería haber sorprendido por la decisión de Israel de no cooperar con su misión:

El someterse formalmente  a examinación de su comité y el sesgo institucional del Consejo de Derechos Humanos de la ONU que formó  – un sesgo que Goldstone ahora reconoce en su artículo – le generaría supuesta mayor credibilidad a su trabajo.

A pesar de la falta de cooperación formal, sin embargo, la verdad sobre lo sucedido en Gaza en diciembre de 2008 y enero de 2009 – la verdad que ahora Goldstone falsamente afirma haber descubierto sólo después de que presentó su acusación maliciosa contra las FDI y contra Israel – estuvo fácilmente disponible para él en aquel momento.


Israel hizo informalmente que la información necesaria estuviera disponible para su comité en la forma de informes detallados sobre lo que se había desarrollado. Y de fuentes abiertas, honestamente evaluadas, no dejó ninguna duda de que Hamas fue el provocador, que Hamas estaba deliberadamente poniendo en peligro a los palestinos, de que Hamás estaba mintiendo acerca de la proporción de combatientes entre los muertos de Gaza.

De hecho, en HonestReporting y ReporteHonesto se informó sobre las falacias y falsas acusaciones del informe Goldstone en septiembre de 2009 con información disponible al público. HonestReporting también proporcionó una larga lista de recursos para la lucha contra el informe, que se basó en fuentes públicas.

Junto con las acusaciones de crímenes de guerra, la editorial de Goldstone también pone fin a la controversia sobre las cifras de víctimas.

Mientras que el Informe Goldstone cita el número de bajas civiles obtenidos de Hamas, que fueron considerablemente mayores que las cifras de la FDI, Goldstone admite ahora que “los números de los militares israelíes han resultado ser similares a los recientemente facilitados por Hamás” añadiendo, sin embargo , ahora que Hamas podría estar exagerando el número de terroristas muertos por las FDI.

En pocas palabras, las cifras de las FDI eran correctas desde el principio.

Pero queda por ver si los medios de comunicación reconocen que el número comúnmente citado de “1.400 muertos, entre ellos en su mayoría civiles” – detallado por el Informe Goldstone – es inexacto. El epígrafe de la imagen siguiente, extraída de la cobertura de la BBC de las revelaciones de Goldstone, muestra que la BBC debe asimilar la nueva información.

En un comentario exclusivo para HonestReporting, Hillel Neuer, director ejecutivo de UN Watch, instó a la ONU a que tome medidas decisivas a la luz de las revelaciones de Goldstone.

Ahora que la conclusión principal del Informe Goldstone ha sido desacreditada por su autor, las normas del derecho internacional, la ética y la moral requieren que el juez Goldstone solicite con urgencia al Consejo de Derechos Humanos de la ONU que convoque a una sesión extraordinaria para repudiar oficialmente el informe y detenga sus procedimientos en curso para su implementación.


Un artículo de opinión no es suficiente. Goldstone debe oficialmente informar a todos los demás órganos que recibieron su reporte falso: el Consejo de Seguridad de la ONU, la Asamblea General de la ONU, la Corte Penal Internacional, y todos los 192 estados miembros de la ONU que – sobre la base de sus recomendaciones – recibieron solicitudes oficiales por el organismo mundial para abrir procesos penales contra los líderes israelíes y funcionarios.


Goldstone también debe escribir al gobierno de Suiza para retirar su esfuerzo, con base en el Informe Goldstone, de convocar una conferencia internacional de los firmantes de la Convención de Ginebra para condenar a Israel. Goldstone, nunca será capaz de deshacer el libelo venenoso anti-Israel que se extendió por todo el mundo, pero como un juez hacemos un llamado a que haga lo mínimo que la ética jurídica y el sentido común exigen.

Aunque la mayoría de los medios de comunicación han cubierto la historia, dos de los principales partidarios de Goldstone, The Guardian y The Independent deben informar sobre la retracción. En particular, a lo largo de The Guardian, la presentación de informes de Israel – como lo expresa este mapa producido por British Views of the World (lea más información de fondo y significados) – corresponde que el periódico continúe adelante.

El comentario de Goldstone fue publicado el viernes, y sin embargo a medida que consultamos los periódicos, ninguno ha cubierto la historia.

Es imposible saber con exactitud lo que impulsó a Goldstone para revertir sus posiciones en este momento. Pero una cosa es cierta: no hubiera sido posible sin las muchas personas que se negaron a aceptar falsas conclusiones del Informe Goldstone y continuaron luchando en la arena pública. Todos los que hablaron en contra del informe merecen una participación en el crédito por llevar la verdad a la superficie, a pesar del retraso.

La lucha, sin embargo, está lejos de terminar. El Informe Goldstone ha causado grandes daños desde su publicación hace casi dos años. Corresponde ahora a los medios de comunicación el promover la verdad sobre la guerra de Gaza con la misma intensidad que promovieron las conclusiones del Informe Goldstone. Y es responsabilidad de todos nosotros el observar a los medios de comunicación para garantizar que la verdad sea revelada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *