La batalla por el Informe Goldstone continúa

Comunicado del 7 de Abril de 2011
Artículo traducido de HonestReporting, escrito por Alex Margolin 

La carta editorial del juez Richard Goldstone en el Washington Post admitiendo que estaba equivocado acerca de los elementos clave en su famoso Informe Goldstone sobre la guerra en Gaza desató un torrente de cobertura de los medios durante la semana pasada.

En su informe original, Goldstone escribió que Israel y Hamas eran culpables de crímenes de guerra y posiblemente crímenes contra la humanidad en la guerra de Gaza. Uno de los cargos más graves formulados contra Israel fue que dirigió sus ataques contra civiles palestinos. Acusación, tal como Goldstone escribió la semana pasada, que estaba equivocada. Mientras Goldstone no repudia totalmente su informe, reconoció que hubo fallas.

Aunque la historia nunca alcanzó la escala que hubo al momento de la publicación del Informe Goldstone en 2009, prácticamente todos los medios de comunicación cubrieron la retractación de Goldstone , aunque menos dramáticamente.

Una parte de la prensa, sin embargo, sigue inmersa en la cuestión de lo que significan las reconsideraciones de Goldstone  para el destino del informe Goldstone. Después de todo, si información relevante ha surgido, que no fue considerada cuando el informe fue publicado, sería razonable esperar que sus autores revisen el material y hagan los ajustes necesarios.

El Chicago Tribune, por ejemplo, escribió:

La ONU debe retractarse formalmente el informe Goldstone. Pero no puede acabar ahí. La ONU debe reconocer que no ha sido un intermediario honesto en el Medio Oriente. Se debe reconocer que su panel de derechos humanos sigue siendo una vergüenza que en gran medida socava la posición del organismo mundial.

Sería razonable si el objetivo de un informe de la ONU fuera la verdad. No es razonable en absoluto, sin embargo, si el objetivo es difamar a Israel y utilizar el Informe Goldstone para promover una agenda de deslegitimación de Israel.

Lamentablemente, algunos de los más grandes animadores del informe antes de que Goldstone declarara su reconsideraciones, se han convertido en sus mayores defensores hoy.

El ex relator especial de la ONU John Dugard, un viejo crítico de Israel, que ha menudo invoca la carga del apartheid contra Israel, afirmó que Goldstone no presentó ningún hecho nuevo en el debate que sería necesario una revisión en la ONU. Escribiendo para el New Statesman, se pregunta cómo Goldstone podría incluso dudar de que Israel emprendió su campaña para dañar deliberadamente a civiles palestinos. 

En su artículo de opinión, Goldstone declara que los lanzamientos indiscriminados de Hamás de cohetes contra Israel, que provocaron la muerte de cuatro civiles, fueron un objetivo “intencional” contra la población civil y por lo tanto un crimen de guerra. Pero es un misterio cómo puede sugerir que el bombardeo indiscriminado y los disparos a los palestinos en Gaza por el ejército israelí, que dio lugar a casi un millar de muertes de civiles, no fue “intencional”.

También es un misterio cómo Dugard llegó a su total de casi un millar de muertes de civiles. Irónicamente, el propio Goldstone, en el mismo artículo de opinión, señaló que incluso Hamas ha reconocido que la cifra de víctimas se encontraban en orden con los totales de las FDI

Dugard también ignora la cuestión de los escudos humanos, o los terroristas de Hamas disparando detrás de civiles palestinos. El siguiente video tomado durante la Operación Plomo Fundido demuestra cómo Hamás utiliza la puesta en peligro de la vida de los niños palestinos, usándolos como escudos humanos.

 

Lo que pudieron haber reportado en el Informe Goldstone, como el bombardeo indiscriminado puede, de hecho, resultar ser completamente diferentes.

El ex coronel del ejército británico Richard Kemp, quien había declarado ante la Comisión Goldstone para disputar los cargos de crímenes de guerra contra Israel, señaló recientemente que la omisión del informe de Goldstone para abordar adecuadamente el uso de escudos humanos por parte de Hamás ha justificado la misma táctica en Libia.

Traducción del comentario en Twitter:

“Las fuerzas de Gaddafi usando escudos humanos en áreas urbanas”. Si, y aquellos que apoyaron a Goldstone validan esas tácticas.

Dugard no estaba solo al rechazar la retractaciónn de Goldstone como irrelevante para el trasfondo del informe Goldstone. En una editorial, The Guardian también señaló que las intenciones de Israel hacia los civiles palestinos estaban fuera de lugar.

El informe no demanda  que Israel se propuso deliberadamente el asesinato de  civiles. Dijo que la Operación Plomo Fundido fue “deliberadamente desproporcionada” e intentó “castigar, humillar y aterrorizar”. Ese cargo se encuentra sin respuesta. Tiros de guerra indiscriminados en oposición al asesinato deliberado, fue sin duda política estatal.

Esta acusación por The Guardian fue abordada por el editor de HonestReporting,  Yarden Frankl en Backspin, blog diario

Uno podría pensar que tal reconocimiento por parte del autor principal del informe haría que el Guardián reevaluara su posición. Pero no, en vez de culpar a Israel por el asesinato intencional de civiles como una cuestión de política, ahora se culpa a Israel por la matanza indiscriminada de civiles como una cuestión de política.

Sin embargo, el Guardian no ofrece nuevas pruebas para esta acusación, se limita a señalar de nuevo el informe original defectuoso y desacreditado. La editorial presenta una lista de acusaciones como hechos. Sin embargo, estas acusaciones carecen de credibilidad y contexto. Un tratamiento completo de cada una de las acusaciones basadas en una investigación de Israel ha sido publicado en línea. En algunos casos, las investigaciones encontraron que soldados puntuales habían actuado en contra de las órdenes. Pero en la gran mayoría de los incidentes se encontró que se realizaron sobre la base de necesidad militar y el hecho de una manera de limitar víctimas civiles y daños en la medida de lo posible.

Mientras que la credibilidad del Informe Goldstone ha sido cuestionada por la retractación de Goldstone, el informe sigue siendo un documento central en el esfuerzo por desafiar la autoridad moral de Israel y su legitimidad. La incansable presión pública ayudó a impulsar a que Goldstone reconsiderara sus conclusiones. Es de vital importancia mantener la presión para presionar a  Goldstone para que de el siguiente paso y demande que el Informe Goldstone sea anulado o modificado, para reflejar la verdad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *