Notoriamente sesgado: Informe de la ONU sobre los Crímenes de Guerra de Israel y Gaza

Comunicado del 24 de Junio del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto  de Breaking Israel News.

El Consejo de Derechos Humanos de la ONU (UNHRC por sus siglas en inglés) publicó su informe sobre el conflicto del verano del 2014 entre Israel y Hamas el lunes último. El informe se dirige a todas las partes del conflicto, pero se centró mucho más en particular sobre las acciones israelíes.

Aunque no va tan lejos como para hacer acusaciones directas de crímenes de guerra contra Israel, el informe concluyó que ambas partes en el conflicto “pudieron haber cometido crímenes de guerra”. El informe atrajo críticas por tendencias implícitas y estructurales.

El informe de Mary McGowan Davis fue criticado inmediatamente por oficiales israelíes y observadores del controversial panel, poniendo en duda el mandato de la comisión y el sesgo inherente al UNHRC.

Según el UNHRC, la comisión esta encargada de investigar “todas las violaciones del derecho internacional humanitario y del derecho internacional de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén oriental, en particular en la Franja de Gaza, en el contexto de las operaciones militares llevadas a cabo desde el 13 de junio del 2014, ya sea antes, durante o después “.

“Este informe nació en pecado”, dijo el Fiscal Yifa Segal, directora del Foro Internacional Jurídico, a la Agencia de Noticias Tazpit. “Desde su creación, el propio tenor del mandato presupone culpabilidad israelí y dirige la investigación para centrarse en la acción de Israel y no en las acciones de Hamas.”

“Sin mencionar que es fácticamente engañoso, ya que la franja de Gaza no ha estado bajo ocupación israelí desde el verano del 2005”, añadió Segal.

Haciéndose eco de este sentimiento, el comunicado de prensa oficial realizado por el Ministerio israelí de Asuntos Exteriores (MFA por sus siglas en inglés), señala que todo el proceso que condujo a la elaboración del informe fue motivado políticamente y erróneo moralmente. El MFA declaró: “Este informe fue encargado por una institución notoriamente tendenciosa, dando un reporte obviamente sesgado, e inicialmente encabezado por un presidente sumamente parcial, William Schabas.”

Segal se explayó sobre el asunto. “A pesar de que este informe actual ya no lleva el nombre Schabas en él, es importante entender que encabezó la comisión a través de todo el progreso de trabajo crítico antes de ser forzado a renunciar debido a un conflicto de intereses. Por lo tanto, el resultado del informe todavía lleva sus huellas digitales en él y está contaminado por su parcialidad “.

“El Foro Internacional Jurídico, así como muchas otras organizaciones no gubernamentales han denunciado la clara parcialidad de Schabas y sus tendencias ante la UNHRC. Escribimos y solicitamos a la ONU sobre el problema moral y la ilegitimidad y falta del debido proceso de tal comisión” dijo Segal. “Sin embargo, el UNHRC ni siquiera tomó en cuenta nuestras solicitudes,  sin impedir las acciones de Schabas.”

Uno de los problemas planteados por los críticos del informe es el rechazo por parte de la comisión de diferenciar grupos nombrados como civiles en lugar de terroristas. Utilizando el vago término “Grupos Armados Palestinos”, la comisión los separa de facto de la Autoridad Palestina y de Hamás, la organización designada internacionalmente como terrorista, que gobierna en Gaza, y les quita responsabilidad y culpabilidad a las acciones cometidas por esos grupos bajo su supervisión y control.

En una sección del informe, la comisión nombra a uno de estos “grupos” como responsable de ataques deliberados contra civiles israelíes, por su propia admisión. Sin embargo, el informe falla al no reiterar y explicar que dicho grupo, las Brigadas Al-Qassam, son un órgano oficial de Hamas.

Uno de los puntos principales que el informe hace contra Israel cuestiona la legalidad de los ataques por parte de las FDI contra edificios residenciales. Ignorando por completo las circunstancias atenuantes, ya que aquellos edificios eran utilizados por los líderes militares de Hamas y por los grupos armados como puntos de lanzamiento en contra de civiles, el informe minimiza extremadamente el papel que Hamas jugó en la prevención a que los civiles abandonen estos objetivos, a pesar de las múltiples advertencias israelíes.

“El informe absuelve implícitamente a Hamas de terrorismo, al tiempo que asienta todo el peso únicamente en Israel. ¿Cómo es que no tendencioso? ” pregunta Segal.

“Israel se está siendo evaluado a un nivel mucho mas alto que cualquier otro país en el mundo, un nivel imposible. Un estándar que ni siquiera está en conformidad con las exigencias del derecho internacional y su aplicación en cualquier otro conflicto armado en el mundo”, explicó.

El coronel Richard Kemp, ex comandante de las fuerzas británicas en Afganistán y reciente miembro de un grupo internacional de alto nivel de expertos en derechos militares e internacionales que llevaron a cabo una investigación independiente sobre las acciones de Israel durante Margen Protector, dijo anteriormente a la Agencia de Noticias Tazpit que los “gobiernos internacionales y organizaciones como la ONU fueron distorsionando intencionalmente la interpretación de las normas de conflicto armado con el fin de difamar a Israel. “

“[Los expertos militares] se sorprendieron entonces, al encontrar toda la extensión de la realidad – que Israel en realidad va más allá que la mayoría para atenerse a la ley internacional y proteger a los civiles no involucrados”, dijo Kemp.

El informe señaló positivamente las medidas adoptadas por Israel para investigar las presuntas violaciones del derecho de los conflictos armados por el ejército israelí durante la Operación Margen Protector y sobre lo que su sistema brindó en las investigaciones sobre el cumplimiento de las normas internacionales. Sin embargo, el informe señala que las fallas en el sistema de Israel permanecen.

Por otro lado la comisión llegó a la conclusión de que las investigaciones de las autoridades palestinas son lamentablemente inadecuadas, a pesar de las denuncias de violaciones del derecho internacional humanitario por parte de los actores palestinos, dejando a las víctimas israelíes, sin un recurso efectivo. Con respecto a las autoridades locales en Gaza, ningunas medidas parecen haber sido adoptadas para garantizar investigaciones efectivas sobre las acciones de los grupos armados palestinos.

Además, la organización de derechos humanos, Amnistía Internacional, publicó sus propios informes sobre la operación Margen Protector, llegando a la conclusión de que las autoridades palestinas y los grupos armados en Gaza son responsables de más violaciones y negaciones de derechos humanos, incluyendo muerte extrajudicial, que Israel.

Mientras que la comisión estaba al tanto de los resultados de los informes, e incluso utilizó partes de los informes de Amnistía Internacional en su propia investigación, ignoró y no presentó las conclusiones de Amnistía en todo el ámbito de la culpabilidad palestina y la rendición de cuentas por las muertes de civiles palestinos y violaciones de los derechos humanos por parte de grupos Palestinos, principalmente Hamás y sus Brigadas Al-Qassam.

“Amnistía plantea una profunda cuestión humanitaria, en relación directa con el conflicto del verano del 2014. Sin embargo, su ausencia en el informe del UNHRC es clara y preocupante”, dijo Segal.

“El mandato sesgado y calumnioso, que presupone la culpabilidad de Israel, la imparcialidad y posterior expulsión de Schabas, todos ellos están conectados y son como un hilo conductor a través de la actividad de la comisión y su posterior informe”, dijo Segal. “Estos elementos contaminan la credibilidad y la parcialidad de cualquier informe que podría haberse publicado. Y el propio informe de hecho verifica estas afirmaciones por ser extremadamente parcializado”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *