Opinión: Turquía Obstinada en Enterrar el Informe Palmer

Comunicado del 14 de septiembre del 2011
Artículo traducido por ReporteHonesto, de HonestReporting, escrito por Simon Plosker

 

Apenas unas semanas después de su exposición, el Informe de Palmer sobre el incidente de la flotilla de Gaza del 2010, parece haber sido relegado al basurero de la historia.

A pesar de la nivelación de las críticas hacia Israel por uso de “fuerza excesiva”, el informe podría y debería haber sido un importante premio para la diplomacia pública de Israel. ¿Con qué frecuencia, y especialmente en un momento de muy pocos regalos, una investigación realizada por la ONU defiende la legitimidad del bloqueo naval de Israel, así como destaca el peligro de Hamas desde Gaza?

Atrapados entre la espada y la pared, el gobierno de Israel falló al no enunciar un mensaje contundente aprovechando los aspectos positivos del informe Palmer para evitar la escalada de tensiones con Turquía.

El premier turco Erdogan, sin embargo, lo aprovechó al máximo, utilizando las horas previas a la publicación del informe para secuestrar el ciclo de noticias y replantear la historia, con la ayuda de unos complacientes medios de  comunicación internacional.

Incluso sin la ayuda de Erdogan, algunos medios deliberadamente se centraron en la crítica de Palmer hacia Israel, haciendo caso omiso de la justificación para el bloqueo israelí y la responsabilidad de Turquía por el incidente de la flotilla. Los principales titulares en los días siguientes, sin embargo, pertenecían a los ataques cada vez más virulentos de Erdogan hacia Israel.

A pesar de la recomendación del Informe de Palmer de que Israel exprese su pesar por el incidente del Mavi Marmara, la historia se transformó en el alegato de que Israel se niega a pedir disculpas y esta fue la razón de la ira de Turquía y la brecha cada vez mayor entre los dos países.

Más exactamente, la demanda turca de una disculpa y el lenguaje en escalada de Erdogan deberían haber sido destacados como los motivo de la ruptura diplomática.

La fórmula es simple: cuando la ONU publica un informe contradiciendo sus cargos públicos, simplemente desvíe la conversación dando rienda suelta a un ataque contra Israel. Y los medios de comunicación estarán más que dispuestos a complacerlo, permitiendo que Ud. controle por completo el giro. Por supuesto, sólo funciona si su ataque a Israel cumple con la narrativa básica de los medios de que Israel es un agresor y que es responsable de todos los problemas de la región.

Y Erdogan ha seguido utilizando los medios de comunicación, diciendo: “El ataque que tuvo lugar en aguas internacionales no cumple con las leyes internacionales. De hecho, fue razón para la guerra. “

Aunque muy felices de transmitir la retórica inflamatoria turca, los medios de comunicación parecieron no estar preparados para revisar el Informe Palmer como un punto de referencia. Pese a las afirmaciones de Erdogan de que Israel había violado la ley internacional, el Informe Palmer concluyó exactamente lo contrario, afirmando que Israel tenía todo el derecho para abordar la flotilla en aguas internacionales.

Observe la forma en la que dos investigaciones diferentes de las Naciones Unidas se han presentado. El duro y unilateral Informe Goldstone recibió atención masiva por parte de los medios de comunicación. Desde entonces, con mucho menos ruido, el propio juez Goldstone se ha distanciado de los resultados, diciendo que si él hubiese sabido lo que sabe ahora, las conclusiones habrían sido muy diferentes.

El informe de Palmer, al igual que la retracción de Goldstone, ha sido sistemáticamente ignorado o manipulado de forma deliberada por los medio que no pueden desviarse de la aceptada narrativa  de Israel como el único chico malo del barrio.

Pero no es sólo la ira turca la que ha sido reenmarcada en los medios de comunicación. Luego del ataque a la Embajada de Israel en El Cairo, los medios de comunicación se apresuraron a saltar sobre el sentimiento anti-Israel de la calle egipcia.

En particular, la muerte accidental de los soldados egipcios por fuerzas israelíes perseguiendo a los terroristas palestinos responsables del ataque mortal cerca de la ciudad sureña de Eilat, fue presentada como una razón inmediata.

Aún, incluso el ataque terrorista palestino fue reenmarcado por algunos medios. Un analista egipcio citado por Sky News afirmaba:

Esta acción muestra el estado de ira y frustración que los revolucionarios jóvenes egipcios sienten contra de Israel, especialmente después de los recientes ataques israelíes en la frontera egipcia que llevaron a la matanza de soldados egipcios. [Énfasis añadido].

En The Guardian, Peter Preston indica en el mismo sentido:

A ella [a la calle egipcia] no le gusta que cinco guardias fronterizos egipcios fueran muertos a tiros como el desafortunado subproducto de una nueva incursión de represalia israelí. [Énfasis añadido].

Por lo tanto, un ataque terrorista mortal en suelo israelí se transforma en un “incursión de represalia” o “ataque israelí” en Egipto, eliminando todo contexto y presentando a Israel como el agresor. Al igual que el Informe Palmer, cualquier cosa que pueda provocar comprensión o incluso simpatía por Israel, en este caso un ataque terrorista, es enterrado por los medios.

Además, el reclamo de la muerte de soldados egipcios como el origen para el ataque a la embajada de Israel, falla al no enfrentar décadas de sanciones de Estado en incidentes anti Israel y antisemitismo en los medios egipcios. Para no mencionar el status de bestseller de los Protocolos de los Sabios de Sión y Mein Kampf, disponibles en las librerías de El Cairo.

Al final, todo se reduce a una simple línea promulgada por los medios- las acciones de Israel son las responsables de los sentimientos anti-Israel del Primer Ministro Erdogan y de la masa egipcia.

Cualquier cosa que desafíe esta narración simplista es eliminada, rechazada o reenmarcada para adaptarse al dominante espíritu anti-Israel. Indudablemente, los esfuerzos de Israel para hacer frente a la próxima votación en la ONU de un estado palestino también se enmarcará falsamente como “anti-paz”.

Israel será capaz de recuperar la narrativa en las próximas semanas? A juzgar por los acontecimientos recientes, el optimismo escasea.


Lea nuestro análisis sobre el Informe Palmer y compártalo con otras personas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *