Rompiendo el Silencio: un intermediario para las fuentes anónimas

Comunicado del 5 de Mayo del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting, escrito por Simon Plosker.

Demasiado a menudo, cuando se trata de informar sobre Israel y los palestinos, el uso de “testigos presenciales” sin verificar o fuentes anónimas son una característica de las historias de los medios, especialmente aquellos que tienen un impacto negativo en Israel.

Y así es con una historia relativa a la organización Breaking the Silence (Rompiendo el Silencio), que ha publicado una colección de testimonios de los soldados de la guerra de Gaza del año pasado. Está siendo cubierta ampliamente por los medios de comunicación internacionales, como CNN, BBC, NPR, The Guardian, Daily Telegraph, Sydney Morning Herald, The Independent (enlaces uno y dos), Financial Times (haga clic a través de Google News), y el London Review of Books (por el izquierdista radical profesor israelí Neve Gordon).  Reuters, por ejemplo, escribe:

Israel infligió “daño masivo y sin precedentes” a los civiles palestinos en la guerra de 2014 en Gaza con fuego indiscriminado y reglas laxas de compromiso, dijo un informe el lunes, citando testimonio dado por decenas de soldados anónimamente.

El informe de 237 páginas realizado por el grupo de defensa israelí Breaking the Silence describió cómo las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) dejaron franjas de devastación después de que invadieron Gaza en julio pasado con el objetivo declarado de detener el lanzamiento de cohetes de Hamás fuera del enclave.

“Estábamos disparando sin propósito durante todo el día. Hamas no estaba a la vista “, según fue citado un sargento del tanque.

El grupo dijo que su hallazgo echa “serias dudas sobre la ética de la FDI”.

Pero ¿qué pasa con la ética periodística deformada detrás de la notificación de esta historia? Es evidente que la historia de Rompiendo el Silencio se basa totalmente en testimonios anónimos. En esencia, los medios de comunicación están utilizando a Rompiendo el Silencio como un intermediario para evitar la debida diligencia en las fuentes.

El informe de Rompiendo el Silencio no cumple con los estándares aceptados que los propios periodistas aplican a sus propios informes.

Y qué decir sobre las motivaciones de Rompiendo el Silencio? Como el periodista Jake Wallis Simons relató en 2013 cuando él llevó a cabo entrevistas con el personal de esta organización:

Fue sólo una corazonada al principio. Pero más tarde, el sesgo de la organización se hizo más claro. Durante un descanso entre las entrevistas, le pregunté a Yehuda Shaul, uno de los fundadores de la organización, cómo se financia el grupo. Fue con cierta sorpresa que me enteré de que el 45 por ciento de ella es donado por los países europeos, entre ellos Noruega y España y la Unión Europea. Otros donantes incluyen UNICEF, Christian Aid y Oxfam GB. Para mí esto parecía potencialmente problemático.

Como es el caso en todas las democracias, las FDI es un órgano del Estado, no un ‘tomador de decisiones’ político. Si el objetivo de Rompiendo el Silencio era simplemente limpiar al ejército israelí, no sería tan problemático. En cambio, el objetivo es “poner fin a la ocupación” y sobre esta base se aseguró su financiación.

Parecía, pues, que estos ex soldados, algunos de los cuales reciben sueldos de Rompiendo el Silencio, fueron motivados por las preocupaciones financieras y políticas para promover una agenda pro-palestina. No estaban simplemente diciendo la verdad acerca de sus experiencias. Estaban bajo presión para obrar.

De hecho, más tarde descubrí que ha habido muchas denuncias en el pasado sobre que los miembros de la organización fabricaron o exageraron sus testimonios.

La ONG Monitor también toma nota de las donaciones de gobiernos y ONGs extrajeras que financian la última publicación de Rompiendo el Silencio, y expone:

Contrariamente a la afirmación de Rompiendo el Silencio que “el contenido y las opiniones en este folleto no expresan la posición de los proveedores de fondos,” la investigación de la ONG Monitor revela que una serie de proveedores de fondos hizo sus subvenciones condicionadas a la organización para la obtención de un número mínimo de “testimonios” negativos. Esto contradice las declaraciones de Rompiendo el Silencio y por lo tanto lo convierte en una organización que representa el interés de sus donantes extranjeros, dañando gravemente la fiabilidad de la ONG y su capacidad para analizar situaciones de combate complicadas.

Usted puede leer el análisis inicial de la ONG Monitor sobre la publicación de Rompiendo el Silencio aquí, el cual expone algunos defectos graves.

Pero esto no ha impedido que los medios confíen en testimonios anónimos para afirmar la culpabilidad israelí. Como HonestReporting previamente ha señalado en relación con fuentes anónimas, la falta de transparencia plantea dudas acerca de la calidad del periodismo y la confianza en el periodista. Es un acto de fe.

En este último caso, la ética periodística parece ser secundaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *