Observadores de los Derechos Humanos Reporta Destrucción Ilegal en Gaza

17 Mayo 2010
Nombre del medio: Human Rights Watch País: Estados Unidos
Comunicado del 17 de Mayo 2010
Artículo traducido de NGO-Monitor

El 13 de mayo de 2010, Human Rights Watch (HRW) publicó su séptimo informe sobre la guerra de Gaza,  “Lo perdí todo”.  El informe de 116 páginas se centra en la presunta destrucción de bienes civiles de las FDI, usando esto para promover el informe Goldstone y renovar las llamadas de boicot contra Israel.


Mientras algunos de los medios de comunicación más importantes, como el New York Times y servicios de noticias han ignorado el informe, el que refleja el sesgo de HRW y la pérdida de credibilidad, otros repitieron las acusaciones sin previa verificación independiente. Titulares basados en el reporte reflejan esto - por ejemplo, "Human Rights Watch acusa “ilegal” destrucción en Gaza" (BBC) y "las FDI han destruido viviendas sin motivo durante la guerra de Gaza" (Ha'aretz). Un artículo de su sede en Beirut  por Michael Jansen ("Israel destruido bienes de Gaza, ilegalmente"), que tiende a reflejar la narrativa palestina, se publicó en el Irish Times.

El comunicado de prensa de HRW sobre el informe acusa a Israel de "castigo colectivo" y "destrucción sistemática" en Gaza, y recomienda procesar a funcionarios israelíes por crímenes de guerra, en sintonía con la campaña de Goldstone. De los casi 4.000 incidentes denunciados, el informe señala que sólo 12  “presentan evidencia que indica que no hay justificación legal para la destrucción de bienes civiles." Las acusaciones hechas en estos 12 incidentes son jurídica y legalmente infundadas.

Con otra publicación sobre la guerra de Gaza, de los cuales cinco apuntaban hacia  Israel, HRW destacó la observación de un miembro de la junta de que, "Buscamos el centro de atención-que es parte de lo que hacemos. Y así, algo asi como una especie de Israel de frutos que cuelgan bajos. “  En comparación, HRW ha emitido sólo dos informes sobre Irán desde enero de 2009 (informe único de HRW sobre la crisis iraní, después de las elecciones que es tan sólo 19 páginas, frente a un total de 351 páginas condenando a Israel por la guerra de Gaza). “Lo perdí todo" demuestra una vez más los problemas de HRW. Aunque el informe fue escrito hace más de un año, la decisión de publicarlo ahora sugiere que el objetivo era desviar la atención de escándalos y críticas.

Ejemplos específicos de parcialidad y falta de credibilidad:

  • Enfoque desproporcionado: Cinco de los siete informes que Human Rights Watch ha publicado sobre la guerra de Gaza se han centrado en Israel.
  • HRW afirma que " 3.540 casas, 268 fábricas y almacenes ... fueron destruidas y 2.870 casas fueron dañadas severamente.” Sin embargo, los autores intentan documentar sólo sobre 12 casos de supuesta “destrucción ilegal.”
  • Soporte para boicots: En la conferencia de prensa para anunciar el informe, la directora de MENA, Sarah Leah Whitson, renovó su llamamiento para el boicot a las excavadoras, que forma parte de una campaña mundial para aislar internacionalmente a Israel, de BDS. En el informe, HRW pide al Gobierno de EE.UU.  "[s] uspender el traslado a Israel bajo el Programa de Ventas Militares al Extranjero de excavadoras D-9" y [u]sar el impulso que viene de la masiva ayuda militar de EE.UU. para ... presionar a Israel.” HRW hace demandas similares a la UE.
  • Garlasco: el papel de Marc Garlasco en la investigación y redacción de este informe no es claro. En el momento que HRW afirma haber hecho la "investigación" (abril 2009), Garlasco, cuya credibilidad es tema de controversia, era el "analista militar senior” de HRW (hasta septiembre de 2009). Muchas de las acusaciones parecen reflejar el lenguaje “forense” técnico militar de Garlasco.
  • La utilizaciónn de fuentes no confirmadas por parte de organizaciones no gubernamentales: el informe reconoce la ayuda del Centro Al-Mezan para los Derechos Humanos, Rompiendo el Silencio, B'Tselem, Gisha, y el Centro Palestino para los Derechos Humanos. Gran parte del informe de HRW se basa en informes de estas organizaciones no gubernamentales altamente politizadas. En varios casos, HRW señaló que no pudo verificar de manera independiente estas afirmaciones de las ONG, pero sin embargo, las incluyeron.
  •  Lenguaje tendencioso: Por ejemplo, en el comunicado de prensa que acompañaba el informe, Whitson dijo: "... las fuerzas israelíes destruyeron gratuitamente las casas de las personas y los medios de subsistencia. Si el gobierno israelí no investigara y sancionara a los responsables, sería efectivamente favorable sobre el sufrimiento que han padecido estos civiles. "
  • Fallos metodológicos: La mayoría del informe se basa en "narraciones de testigos" que no pueden ser justificados. Por ejemplo, en las denuncias relacionadas con la fábrica de cemento de Al-Qonouz y el hogar de al-Dalon, HRW se basó en un testigo para afirmar que "no eran conscientes de cualquier información o reclamos de que los grupos armados palestinos utilizaran estas estructuras o que su destrucción fue militarmente necesaria.” Sin embargo, incluso CPDH (que groseramente exageró las víctimas civiles) informó de intensos combates en la zona de la fábrica y el hogar con varias defunciones de militantes registradas. Mostrando la falta posterior de las pruebas a sus afirmaciones, HRW señala que su testigo no estaba presente en la zona en el momento de la supuesta destrucción. HRW también admite que en la casa de al-Dalon se "observan los fragmentos de las dos minas antitanque en los escombros". Notablemente, HRW no identifica estos fragmentos como israelíes, que pudieron provenir de Hamas que era conocido por la posesión de armamento anti-tanque.
  • Promoción y Alertas: El informe hace recomendaciones a los gobiernos de Israel y Estados Unidos, a la Unión Europea, y a cuatro órganos de las Naciones Unidas, pero ninguna a la Autoridad Palestina. HRW también recomienda que el Consejo de Seguridad de la ONU "refiera al conflicto al fiscal de la Corte Penal Internacional" en la ausencia de lo que ellos denominan "una investigación exhaustiva e imparcial a las normas internacionales",
  • Apropiándose de Goldstone: HRW ha sido muy activo en la promoción del Informe Goldstone (Goldstone, fue un miembro de la junta y es cercano del Ejecutivo, Kenneth Roth). Este informe vuelve a instar al Gobierno israelí a "poner en práctica las conclusiones y recomendaciones del informe final elaborado por la misión de investigación sobre el conflicto de Gaza de las Naciones Unidas." (En 2009, HRW produjo 34 documentos sobre el Informe Goldstone, más que el número publicado con respecto a la mayoría de los países de la región MENA.)
  • La fachada de la habilidad jurídica: El informe lleva como subtítulo "Destrucción ilegítima de Israel de la propiedad durante la Operación Plomo Fundido", y afirma que HRW encontró  "voluntad de destruir propiedad sin justificación militar suficiente o que causó pérdida de civiles desproporcionadas." Sin embargo, HRW ( y sus testigos) no poseen la información ni la capacidad para evaluar la "justificación militar" y la "pérdida desproporcionada." Factores para hacer esto incluyen información de inteligencia sobre la posición de Hamas, la ubicación de las armas, túneles y trampas explosivas, las evaluaciones de objetivos de Israel. Además, HRW afirma erróneamente que las instalaciones tales como fábricas de cemento no pueden ser consideradas legalmente como objetivos militares, independientemente de la presencia de los combatientes en el lugar.
  • La ilusión de equilibrio: El comunicado de prensa que acompañaba el informe sólo menciona brevemente al soldado secuestrado Gilad Shalit, la responsabilidad compartida de Egipto para el "castigo colectivo", los ataques de cohetes desde Gaza, y los daños materiales causados por los grupos armados palestinos.




Archivo de noticias en ReporteHonesto.com