Titulares Confundidos de los Medios: Equiparando Terroristas con Víctimas

Comunicado del 24 de Noviembre del 2015 

Artículo traducido por ReporteHonesto de HonestReporting.

Ya han pasado dos meses desde que comenzó la actual ola de terror y los medios de comunicación todavía están confundidos entre las víctimas y los terroristas.

El domingo, tres terroristas palestinos intentaron apuñalar israelíes en ataques aislados, matando a una mujer. Los terroristas resultaron muertos, en defensa propia. El titular inicial del New York Times (posteriormente cambiado): 1 israelí y 3 palestinos muertos en ataques en Cisjordania.

Ese título implica que la violencia fue del mismo valor moral, que todos fueron sólo “ataques” – palestinos atacaron a israelíes e israelíes atacaron palestinos. De hecho, el título implica que los ataques israelíes fueron peores porque más palestinos murieron.

El fracaso moral, sin embargo, no es exclusivamente del New York Times. Otros periódicos también proporcionaron titulares obtusos equiparando a las víctimas con los terroristas. El Irish Times ofreció esta barbaridad de titular engañoso: 

Tres palestinos, un israelí murieron en incidentes en Cisjordania

Leyendo esto, uno ni siquiera sabe que se llevaron a cabo ataques terroristas. Un “incidente” podría ser un accidente de auto o incluso una avalancha. Curiosamente, la cobertura fue suministrada por Reuters, que tenía un titular diferente – Israelí fatalmente apuñalado, tres atacantes palestinos muertos en Cisjordania: policía – que hubiese proporcionado información más precisa. Eso significa que el Irish Times cambió activamente el titular al anterior.

El Sydney Morning Herald no se queda atrás, publicando este titular:

Mueren cuatro en nuevos ataques con cuchillo en Cisjordania.            

El New York Times, al menos, cambió su título. Pero la cobertura por detrás permanece igualmente inclinada y simpatiza con los terroristas más que con las víctimas. Tomemos, por ejemplo, los dos primeros párrafos del artículo:

Tres palestinos, quienes atacaron a judíos israelíes en episodios aislados en el territorio ocupado de Cisjordania el domingo, fueron muertos a tiros por civiles israelíes y soldados, dijeron funcionarios y testigos. Mataron a una mujer israelí en los ataques.

El padre de uno de los atacantes palestinos, una joven de 16 años de edad, dijo que había estado preparándose para el martirio y le pidió donar sus órganos. 

El destino de los atacantes se menciona prominentemente, junto con una lista de los implicados en sus muertes. La verdadera víctima de la violencia – la mujer israelí – está escondida al final sin información real. Eso debería venir en el segundo párrafo, pero no. En cambio, el lector obtiene una cita del padre de un terrorista sobre su deseo de donar órganos. Esa es la manera en que uno habla de una persona humanitaria y víctima, no de un terrorista.

Esto contrasta con los primeros párrafos de la cobertura de la Associated Press:

Una joven mujer israelí murió apuñalada por un palestino que posteriormente resultó muerto junto a otros dos, quienes participaron también de ataques aislados el domingo, dijeron fuerzas de seguridad israelí, con el más reciente brote de violencia, antes de una visita a la región por parte del Secretario de Estado John Kerry.

La mujer israelí de 21 años de edad, resultó gravemente herida cuando un palestino la atacó con un cuchillo en Cisjordania el domingo por la tarde, antes de resultar muerto a tiros por soldados, dijo el ejército. 

La AP prioriza a la víctima y ofrece detalles del crimen cometido contra ella. No contiene ninguna frase emocional de las familias de los terroristas, y ninguna seña de que la acción israelí no fuese en defensa propia. Eso se llama tener la versión correcta y es algo que el New York Times debería considerar de añadir a su cobertura sobre Israel y los palestinos.

Estos titulares y la cobertura del New York Times, simplemente tergiversan la realidad. Hacen que sea imposible para los lectores dar sentido a lo que está ocurriendo en el Medio Oriente. Cuando los terroristas son tratados con igual o incluso superior deferencia a sus víctimas, los periodistas tienen que revisar sus brújulas morales.

Imagen: CC BY-SA HonestReporting.com, Elena via flickr

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *